Aleteia

12 citas bíblicas para vencer el miedo

SUNSET
Comparte

La Biblia contiene frases e historias que pueden ayudar a combatir el miedo. Toma nota para meditarlas cuando lo necesites

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

El miedo es una pasión humana que puede ser positiva cuando nos aparta de algún daño: el miedo a un perjuicio, a un mal… Pero muchas veces experimentamos el miedo ante situaciones que desconocemos o ante peligros que intuimos y que tal vez no sean exactamente peligros. Incluso puede ser un obstáculo para nuestra felicidad.

Para superar el miedo que nos atenaza, la Biblia contiene lecturas inspiradoras que nos ayudarán a encontrar la solución más indicada.

A continuación, en la galería fotográfica, se reúnen 12 citas en las que la Palabra de Dios hace referencia al miedo. Pertenecen tanto al Antiguo como al Nuevo Testamento:

También puedes leerlas a continuación:

«No se angustien por nada, y en cualquier circunstancia, recurran a la oración y a la súplica, acompañadas de acción de gracias, para presentar sus peticiones a Dios. Entonces la paz de Dios, que supera todo lo que podemos pensar, tomará bajo su cuidado los corazones y los pensamientos de ustedes en Cristo Jesús.» (Fil. 4, 6-7)

«Dios es nuestro refugio y fortaleza, una ayuda siempre pronta en los peligros. Por eso no tememos, aunque la tierra se conmueva y las montañas se desplomen hasta el fondo del mar.» (Sal. 46, 2-3)

«¿Acaso no soy yo el que te ordeno que seas fuerte y valiente? No temas ni te acobardes, porque el Señor, tu Dios, estará contigo dondequiera que vayas.» (Jos. 1, 9)

«El Señor irá delante de ti, él estará contigo y no te abandonará ni te dejará desamparado. No temas ni te acobardes.» (Dt. 31, 8)

«Les dejo la paz, les doy mi paz, pero no como la da el mundo. ¡No se inquieten ni teman!» (Jn. 14, 27)

«Pero los que esperan en el Señor renuevan sus fuerzas, despliegan alas como las águilas; corren y no se agotan, avanzan y no se fatigan.» (Is. 40, 31)

«Aunque cruce por oscuras quebradas, no temeré ningún mal, porque tú estás conmigo: tu vara y tu bastón me infunden confianza.» (Sal. 23, 4)

«No temas, porque yo estoy contigo, no te inquietes, porque yo soy tu Dios; yo te fortalezco y te ayudo, yo te sostengo con mi mano victoriosa.» (Is. 41, 10)

«Busqué al Señor: él me respondió y me libró de todos mis temores.» (Sal. 34, 4)

«El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién temeré? El Señor es el baluarte de mi vida, ¿ante quién temblaré? (…) Aunque acampe contra mí un ejército, mi corazón no temerá; aunque estalle una guerra contra mí, no perderé la confianza.» (Sal. 27, 1-3)

«Sí, él me cobijará en su tienda de campaña en el momento del peligro; me ocultará al amparo de su Carpa y me afirmará sobre una roca.» (Sal. 27, 5)

«Y ustedes no han recibido un espíritu de esclavos para volver a caer en el temor, sino el espíritu de hijos adoptivos, que nos hace llamar a Dios.» (Rom. 8, 15)

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.