Aleteia

¿Por qué las flores son tan importantes en la misa?

ALTAR
Comparte

El uso de las flores contiene múltiples niveles de simbolismo espiritual que no deben ser olvidados

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

En muchas iglesias católicas, las flores son las decoraciones más utilizadas. Se pueden encontrar rodeando el altar en la misa, o frente a estatuas y otras obras de arte prominentes.

Si bien pueden parecer una «idea de último momento», la Iglesia en realidad tiene reglas y regulaciones distintas con respecto a las flores y las utiliza para simbolismo espiritual específico.

Por ejemplo, la Instrucción General del Misal Romano explica:

«Los arreglos florales sean siempre moderados, y colóquense más bien cerca de él, que sobre la mesa del altar» (305).

web2-flowers-church-shutterstock_1087019840.jpg
Shutterstock I ChiccoDodiFC

Y más cosas:

“Durante el tiempo de Adviento el altar puede adornarse con flores, con tal moderación, que convenga a la índole de este tiempo, pero sin que se anticipe a la alegría plena del Nacimiento del Señor. Durante el tiempo de Cuaresma se prohíbe adornar el altar con flores. Se exceptúan, sin embargo, el Domingo Laetare (IV de Cuaresma), las solemnidades y las fiestas».

En este aspecto, las flores están destinadas a expresar alegría, y es por eso que están restringidas durante las sombrías estaciones de Adviento y Cuaresma.

Además, las flores sirven para recordarnos la creación de Dios y la belleza de su obra. Nikolaus Gihr en su libro, El Santo Sacrificio de la Misa, desarrolla este significado espiritual.

Un santo religioso, el capuchino Francis Borgia, solía decir: «Dios nos ha dejado del Paraíso tres cosas: las estrellas, las flores y los ojos de un niño». De hecho, las flores tienen en la creación de Dios un lugar completamente propio; son en el globo terráqueo lo que son las estrellas en el dosel del cielo: huellas sin rostro de un mundo anterior, el Paraíso terrenal, el menos afectado por la maldición del pecado. En el esplendor de sus colores, en su fragancia, son revelaciones de la belleza y la bondad de Dios, emblemas de su benevolencia, imágenes de sus primeros y verdaderos designios (Isaías 25, 1).

Las flores también nos recuerdan la vida espiritual y las virtudes que debemos adquirir dentro de nuestros corazones.

Las flores también simbolizan esas prerrogativas, gracias y virtudes sobrenaturales con las que el alma debe ser adornada; porque los santos florecen como el lirio y están en la presencia de Dios como el olor del bálsamo. Las flores, en razón de su frescura y belleza que reciben del sol y hacia las cuales se vuelven hacia ella, son emblemas de esa inocencia y santidad que derivamos de Cristo, el Sol de Justicia, y con las cuales nuevamente lo glorificamos como el Sol de Nuestra vida espiritual. – Las flores en el altar significan, además, que las flores de la gracia, la oración y la virtud se desarrollan en la luz sobrenatural y en el calor celestial que irradia el sol del sacrificio eucarístico.

NARCISSUS
Public domain

La próxima vez que asistas a misa y veas flores que adornan el santuario, recuerda los múltiples niveles de simbolismo y levanta tu corazón hacia Dios al entrar en la celebración de la Eucaristía.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.