Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 04 diciembre |
San Juan Damasceno
home iconContenido de partner
line break icon

Cosas que no están en los libros de Medicina

La Dra. Jacqueline Delmont se encarga de optimizar servicios en la red de médicos SOMOS. Su trabajo, aparentemente centrado en los números, tiene una fuerte dimensión humanizadora de la Medicina.

Jacqueline Delmont es directora médica de SOMOS Innovation, una rama de la red SOMOS, que agrupa a más de 2.500 médicos del estado de Nueva York. Sus pacientes son, en la mayoría de los casos, personas de escasos recursos y de origen inmigrante.

Controlar el gasto y dar mejores servicios a los pacientes

La tarea profesional de la Dra. Delmont se centra en la optimización de los recursos económicos: “Me estoy encargando de supervisar –afirma- el costo de los servicios que se están proveyendo a los pacientes para eliminar el exceso de gastos”.

“También me estoy concentrando en que el servicio que se dé a los pacientes sea de alta calidad”, añade.

Delmont ha trabajado muchos años como doctora de atención primaria en su consulta. Ahora, en cambio, su trabajo es más de gestión: “Trato de apoyar a los médicos en la transformación de la forma en que se provee el servicio médico para que este sea de mayor calidad y menor costo, para que se pueda asignar ese excedente de manera que alcance a más pacientes y mejore el servicio que les damos”.

¿Qué barreras encuentran los inmigrantes a los que atienden?

Los pacientes de la red de médicos SOMOS son, en la gran mayoría de casos, de origen inmigrante. Es crucial tener en cuenta factores como su cultura, sus creencias o su idioma para poder ejercer la Medicina de forma más eficaz, explica Delmont.

“Son múltiples las barreras que pueden tener”, explica. “Puede ser el entendimiento de su condición médica, por ejemplo, porque el paciente tenga una limitación en su nivel de educación. O puede ser un problema de idioma.”

Sin olvidar cuestiones tan importantes como la falta de ayuda que detecta en algunos casos, y que genera “un problema de acceso por transportación.”

Sin nadie que les acompañe a recibir el tratamiento

Delmont añade: “Puede ser que nosotros les estemos recetando tratamientos que requieren de un ambiente, de una condición en su hogar que desafortunadamente ellos no pueden conseguir por sí solos. Puede que necesiten de alguien que los acompañey no puede tenerlo porque sus familiares son gente que trabaja y no puede faltar porque no les pagan cuando faltan al trabajo.”

La doctora Delmont, de origen venezolano, conoce bien la situación de estas personas y de ahí que su trabajo tenga un fuerte componente gestor pero unido a la voluntad de humanizar la Medicina, que está en la raíz de SOMOS.

“Son cosas que quizás no están en los libros de Medicina pero que son de la cotidianidad del paciente y que verdaderamente limitan su acceso”. Con su trabajo trata de minimizar las adversidades y superar barreras para llevar mejor la atención sanitaria a las personas de Nueva York que acuden a esta red de doctores primarios.