Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 26 noviembre |
San Juan Berchmans
home iconActualidad
line break icon

Venezuela: El 59,60% de los docentes no pudieron enseñar a distancia

education venezuela

Federico PARRA / AFP

Macky Arenas - publicado el 19/07/20

Si indagamos en la provincia, los datos pueden ser mucho más impresionantes, con toda la carga perjudicial que ello significa para una sociedad

Mientras el Parlamento Europeo alerta sobre el agravamiento de la crisis en Venezuela, las cifras divulgadas por el Gobierno sobre el avance del coronavirus este jueves 16 de julio, aún cuando poco confiables, parecen dar la razón a los eurodiputados.

Se reportaron 426 nuevos casos (345 comunitarios y 81 importados) para elevar el total de enfermos por Covid-19 a 10.854 (2.482 más que la semana anterior, cuando se registraron 8.372). Además, el número de fallecidos alcanzó los 104 (24 decesos más en solo 7 días).

Zulia es la entidad con más contagios (2.377), seguida por Apure (1.525) y Distrito Capital (1.211), donde se registró en la última semana un incremento de 70 % en el número de casos reportados, razón por la cual Nicolás Maduro anunció que Caracas entraría en cuarentena radical (junto con Miranda y otros estados), pese a la flexibilización que correspondía para esta semana.

Retroceso petrolero sin precedentes

Todo esto, en momentos en que la producción petrolera de Venezuela retrocede a niveles de 1934. Son cifras aportadas por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

Baste señalar que el número de plataformas de crudo activas de Venezuela cayó a cero en junio, según el conteo mensual de la firma estadounidense Baker Hughes, frente a 22 operativas en igual mes un año atrás. Estamos ante una caída es dramática para un país con ingresos altamente dependientes del crudo.

Y un dato aportado por un reconocido experto pretrolero: hace 20 años en Venezuela operaban 200 taladros. Hoy se cuentan con los dedos de una mano los que permanecen activos.

La muy distante Educación a distancia

Pero tal vez lo más serio para el país está sucediendo en el sector educativo. Los planes que asoma el gobierno de Maduro es mantener cerradas las escuelas hasta enero del próximo año. Si ello fuera realmente imperativo, aún sería patético dada la realidad que ha puesto de relieve el más reciente estudio del Sindicato Venezolano de Maestros en Caracas a través del cual se evaluó el año escolar on-line que acaba de finalizar.

La encuesta se aplicó a 598 docentes y los resultados son: el 59,60 % expresó no contar con recursos tecnológicos para el trabajo online. Solo 26,32 % tiene teléfono inteligente, computadora o laptop.

El presidente del organismo gremial, Edgar Machado, presentó los resultados de una encuesta aplicada a docentes en el Distrito Capital entre el 25 de junio al 10 de julio. Sombría confirmación: el 56,12 % manifestó no estar incorporado al programa de educación a distancia. Están fuera, simplemente.

En cuanto al acceso a Internet, el 33,67 % de los encuestados no posee el servicio. Solo el 12,24 % tuvo Internet de forma permanente.

Ya lo había sentenciado el desaparecido presidente Chávez quien, en su momento, calificó la inversión pública en internet de «gasto suntuario».

“Cada familia una escuela”

El 13 de marzo las actividades escolares fueron suspendidas en el país por el COVID-19. Nicolás Maduro ordenó un plan de educación a distancia al cual llamó Cada Familia Una Escuela. El programa arrancó el 16 de marzo. Piensa extender la modalidad para el nuevo año escolar 2020-2021, según anunció el propio mandante el 9 de julio.

Ese mismo día, pidió mantener activo el Programa de Alimentación Escolar. Pero el estudio en cuestión reveló que 4 de cada 10 escuelas no recibieron alimentos para preparar las comidas. En algunos planteles los insumos fueron insuficientes, prevaleciendo los carbohidratos. “En su mayoría les daban a las personas granos con pasta o arroz, sin proteínas, ni vegetales”. Según testimoniaron los responsables.

Un «descarte» de 4.9 millones

Para nadie es un secreto que Venezuela es el país con el Internet más lento de América Latina. En el país 15 millones de personas no tienen acceso a Internet, a pesar de que es un derecho humano. Y son cifras oficiales, las últimas que publicó la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), en el primer trimestre de 2019.

Se trata de fallas estructurales de conectividad. El propio Maduro, el martes 21 de abril, reveló un dato: “El 44% de los estudiantes tiene acceso a los contenidos educativos por internet”. Tomando esa cifra como cierta, 4,9 millones de niños, niñas y adolescentes están excluidos de la posibilidad de recibir educación online a distancia. Es más de la mitad de la matrícula (56%) correspondiente a los niveles inicial, básica y diversificada, según los reportes de la Unesco.

Ni hablar de posibilidades para niños de zonas rurales o marginales del país. Lo que se pone de manifiesto es una mucho más marcada –si cabe- discriminación en el acceso a la Educación, que no solamente garantiza la Constitución Nacional sino que nos coloca de cara a un grave panorama que no se desdibuja como futuro lejano sino que interpela como un presente responsable de lo que viene y vendrá.

El internet más lento

Con esta realidad deben lidiar los maestros y padres que intentan, por todos los medios a su alcance, mantener la educación a distancia en medio de la cuarentena. Padres, maestros y alumnos han tenido que ser creativos para adaptarse al nuevo modelo.

No obstante, las urgencias cotidianas como arreglárselas con la necesidad de atender a los niños en casa, conseguir comida, cumplir las diligencias de cada hogar que hoy se ralentizan por la falta de gasolina y las dificultades de movilización que plantea el transporte público casi paralizado, hacen aún más cuesta arriba cumplir las exigencias de la educación online.

A todo ello se suman los inconvenientes para descargar los contenidos que se envían desde el colegio, lo cual puede demorar horas. «El colegio planteó una encuesta a ver cuántas personas tienen internet estable y cuántas no. En la encuesta son más las personas que tenían internet inestable, que las que disponían de un buen servicio”, confió la docente Cindy Madrigal a un medio digital.

Entre el reto y la odisea

Las brechas que deben salvar educadores y educandos en Venezuela para lograr que funcione la instrucción a distancia son muy grandes. Hay zonas en el interior del país que ni siquiera disponen de servicio telefónico. Y no estamos hablando de zonas apartadas o deprimidas.

En Machiques, por ejemplo, región productiva por excelencia en el país, en un estado petrolero como el Zulia, ubicada en la Costa Oriental del Lago de Maracaibo –para más señas- la empresa estatal de telecomunicaciones Cantv no presta servicio y la gente depende de los datos móviles de Movistar para ayudar a sus hijos a hacer las tareas en las horas en que tienen servicio eléctrico. Los apagones son frecuentes y todos los días se va la luz por seis horas.

El portal EfectoCocuyo cita el caso de una madre de familia del lugar quien afirma que las actividades educativas llegan a 75% de los representantes y el 25% restante queda por fuera porque no tiene teléfono inteligente ni Internet. La mayoría depende de datos móviles, sin mencionar el costo impagable de un sistema así para atender cursos que pueden durar horas.

Otra mamá dice que enseña “lo que pueda y como pueda” a sus dos hijos de 12 y 14 años.

Ya lo viene advirtiendo la ONU: “La suspensión de clases presenciales aumenta el riesgo de abandono escolar”.

En estas circunstancias, la pregunta es: “Cuánta deserción tendremos para el año siguiente y cuántos docentes se mantendrán en el sistema educativo? Sin importar la respuesta, la sola pertinencia de la pregunta ya es un riesgo que asusta y un retroceso considerable.-

Con información de Efectococuyo y el Boletín del Centro
Arquidiocesano Rafael Arias Blanco (Caracas)

Tags:
educaciónredes socialesvenezuela
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
WREATH
Maria Paola Daud
¿Has preparado ya tu corona de Adviento?
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.