Aleteia

¿Cómo actuar con los que fastidian? Papa Francisco responde

PRUDENCE
Dmytro Zinkevych - Shutterstock
Comparte

Al rezar el Ángelus muestra su cercanía con los que sufren en el Cáucaso y en cualquier lugar donde la pandemia se une a un conflicto

En la familia, en el trabajo, en el barrio, el país, el mundo y el propio corazón: siempre hay elementos que rompen la armonía y hacen que las cosas vayan mal. ¿Cómo actuar ante ellos?

Aquí algunos tips que el papa Francisco ofreció este domingo 19 de julio de 2020 al rezar el Ángelus desde su ventana en la plaza de San Pedro del Vaticano, basados en la parábola del trigo y la cizaña:

1.
Paciencia

«Los malvados son personas con las que hay que usar la paciencia», dijo Francisco. «Hay que saber aprender, porque soportar las hostilidades forma parte de la vocación cristiana».

2.
La solución no es quitar de en medio a los conflictivos

Si Jesús ha venido a buscar a los pecadores antes que a los justos, a curar a los enfermos antes que a los sanos, la acción de sus seguidores debe dirigirse «no a suprimir a los malvados sino a salvarlos».

En la parábola del Evangelio de este domingo aparece un campo con su propietario y los peones. Los siervos ven el problema: la cizaña está perjudicando al trigo. El propietario ve más allá: se fija en el grano y lo sabe custodiar. Así crece el reino de los cielos.

3.
Ver lo bueno

«No colabora  con Dios quien se enfoca en los  límites y en los defectos  de los demás», constató el Papa. Es más constructivo «reconocer el bien que crece silenciosamente, en el campo de la Iglesia y de la historia, cultivándolo hasta la maduración».

4.
Amar

Finalmente, invita a imitar a María, a tener esa mirada de Dios que ama como padre y no quiere que ninguno de sus hijos se pierda.

En su comentario de la parábola del trigo y la cizaña, el papa Francisco aprovechó para alertar que actualmente se ponen tantos herbicidas en los campos que acaban perjudicando la tierra y a la salud.

También dijo que el adversario al que se refiere Jesús en esta parábola, quien esparce la cizaña que hace daño al campo, quien siembre en la persona el deseo de destruir a los demás, es el diablo.

Cercanía al Cáucaso y a todos los que sufren

Después de rezar la oración mariana, el Papa mostró su cercanía a quienes están afrontando la enfermedad del coronavirus y sus consecuencias económicas y sociales, especialmente las poblaciones que además sufren un conflicto.

Concretamente mostró su preocupación por la situación en la región del Cáucaso, Armenia y Azerbaiyán y aseguró su oración por las familias de los que han fallecido en el conflicto.

Finalmente volvió a apoyar la resolución del consejo de seguridad de la ONU del pasado 1 de julio para un alto al fuego mundial que permita la paz y la seguridad indispensable para proporcionar la asistencia humanitaria necesaria.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.