Aleteia

¿Personalizarías tu mascarilla con un motivo católico?

HANDCRAFT
Shutterstock | NatalyaBond
Comparte

Puede ser una manera de expresar tu fe y brindar un mensaje de esperanza

La mascarilla no es un accesorio de moda, es una herramienta que -bien usada- disminuye las probabilidades de esparcimiento de la Covid-19. Sin embargo, llevar la mitad del rostro cubierto es un verdadero reto (que sí, se asume porque las consecuencias de no hacerlo son mucho peores), no sólo por la incomodidad o falta de costumbre, sino también por un tema de identidad.

 

Nos cuesta reconocer a los demás, nos extraña nuestra propia imagen y, si recordamos hace un par de meses atrás donde no había tanta variedad de modelos, había una especie de homogeneización en un mar de mascarillas azules y blancas de hospital.

 

Pero ahora hay mascarillas de todo tipo y estilos: con estampados florales, de los equipos deportivos, de rayas, de puntos, imitando bocas humanas, de banderas y pare usted de contar.

Y no me cabe la menor duda que esta variada oferta tiene que ver con una demanda que pide opciones para expresar algo de individualidad.

masks
Logra | Shutterstock


Es lo mismo que ocurre con la ropa cuando se utiliza como medio de expresión. Como decía Jean Cocteau: “El estilo es una manera simple de decir cosas complicadas”.

Y una mascarilla ahora también puede ser el canvas perfecto para expresar una idea, una creencia, un sentimiento o hasta algo de tu personalidad sin tener que decir ni una palabra.

MASK
Adriana Bello

Las mascarillas son necesarias por temas de salud, pero eso no quita el impacto que tienen en la manera de relacionarnos y de comunicarnos. Sí, podemos verlas como una barrera, pero también podemos convertirlas en un implemento de expresión no verbal.

 

Por supuesto, con los motivos religiosos hay que tener mucho más cuidado para no caer en la falta de respeto, no sólo a nivel estético, sino hay que analizar lo que significa llevar a Jesús, la Virgen o un Santo precisamente en la boca, por donde salen muchas de nuestras ofensas.

Sin embargo, creo que es una excelente oportunidad para los católicos, sobre todo ahora que muchos todavía no pueden acudir a misa, para expresar su fe y, por qué no, hasta transmitir un mensaje de esperanza en estos tiempos difíciles.

 

¿Y si la haces tú?

Aunque ya hay personas que se dedican a crear mascarillas con telas de estampados católicos (cruces, virgencitas, ángeles y hasta impresiones de la Capilla Sixtina), si no conoces a nadie que las haga o una tienda donde las vendan, también puedes hacer de esto un proyecto artístico en casa con la familia.

Puedes comprar una de color blanco y tú mismo intervenirla con pintura, optar por los colores litúrgicos, pegarle una pequeña cruz de lado o bordarle un discreto símbolo cristiano o una palabra simbólica (como “fe”, por ejemplo) con algunas simples puntadas.

 

 

Eso sí, recuerda que cuando se trata de mascarillas de tela es importante que sean al menos dos capas y dejes una ranura para colocarle un filtro intermedio que puedas cambiar (el filtro puede ser de los de las cafeteras) cada cierto tiempo.

Lo sé, llevar mascarilla o tapabocas puede ser tedioso, especialmente en verano, pero es un acto de responsabilidad y solidaridad hacia los demás, especialmente hacia el personal médico que arriesga su vida cada día.

MASK
Shutterstock | JN-999

Así que anímate a buscar o crear una mascarilla con la que te identifiques, que te dé fuerzas, que transmita un valor o una idea, que “diga” algo de ti… puede reconfortarte a ti y hasta a alguien más con sólo verla.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.