Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 18 octubre |
San Lucas
Aleteia logo
home iconCultura e Historia
line break icon

Aprender deleitándose con el Conde Lucanor

© Allan Harris CC

chevalier

Manuel Ballester - publicado el 13/07/20

Tantísimas cosas que nos enseñan los grandes clásicos

En plena Edad Media en España, el infante Don Juan Manuel (1282-1348) usando esa lengua de frontera que era ya el castellano, acomete la escritura de diversos tratados de fondo didáctico y ejemplarizante. Entre ellos es especialmente célebre El conde Lucanor (1335) o, más precisamente, Libro de los enxiemplos del conde Lucanor et de Patronio.

Juan Manuel fue miembro de la casa real, sobrino del rey Alfonso X, el sabio y, entre otros títulos ostentó el de adelantado mayor de Murcia (de lo cual deja constancia en el prólogo de esta obra), lugar donde compuso El conde Lucanor entre los años 1331 y 1335, concretamente en el castillo de la localidad de Molina Seca (actual Molina del Segura).

Su objetivo explícito es enseñar deleitando, “al modo de los médicos que, cuando quieren preparar una medicina para el hígado, como al hígado agrada lo dulce, ponen en la medicina un poco de azúcar o miel, u otra cosa que resulte dulce, pues por el gusto que siente el hígado a lo dulce, lo atrae para sí, y con ello a la medicina que tanto le beneficiará”.

La obra consta de cinco partes de desigual estructura y dimensiones. La más conocida y extensa es la primera, que se desarrolla “imaginando las conversaciones entre un gran señor, el Conde Lucanor y su consejero, llamado Patronio” quien ejerce de maestro y mentor que orienta a su señor ante las diversas dificultades que éste va planteándole. Esta primera parte consta de una serie de enxiemplos, ejemplos o relatos morales en forma de historias breves que Petronio cuenta con el fin de ilustrar algún problema de índole moral que Lucanor le había propuesto.

Cada historia es independiente del resto y sólo la trama argumental los sitúa junto al resto. Al final de cada cuento toman nuevamente la palabra Petronio y el conde y se cierra con unos versos que ayuden a fijar la enseñanza. Se trata, en definitiva, de una historia con moraleja explícita.

El lector interesado encontrará fácilmente ediciones con lenguaje actual, aunque quien sea capaz de leer en castellano antiguo también podrá hacerlo. Veamos la moraleja del exemplo V en ambas versiones:

Los cuentos reflejan el universo medieval pero lo transcienden en cuanto alcanzan lo humano y universal. Buena parte de los relatos ha servido de inspiración a obras posteriores; se trata de historias que, para quien no conozca El conde Lucanor, le habrán llegado por otras fuentes; así, por ejemplo, el cuento de la lechera o La fierecilla domada de Schakespeare, que se inspira en el enxiemplo 40.

Tras los cincuenta y un enxiemplos da comienzo la segunda parte. Ahí cuenta que Don Jaime, señor de Jérica, le había pedido que los siguientes libros no fuesen tan “llanos y declarados” como los enxiemplos. Siguiendo el consejo de Don Jaime, la escritura de los siguientes es “más oscura”.

Si la primera parte consta de cincuenta y una historias de extensión breve pero variable (oscilan entre dos y 20 páginas), en las partes segunda a cuarta nos encontramos con dichos breves, “proverbios” o refranes sobre los más variados asuntos del estilo siguiente: “Quien tiene amigos sólo por lo que les da, poco le durarán”. De manera que, afirma Patronio, “cualquier hombre que todos estos proverbios y ensiemplos supiese y los guardase y se aprovechase de ellos tendría suficiente para salvar el alma y guardar su hacienda y su fama y su honra y su estado”.

La quinta y última parte es muy distinta de las anteriores: se trata de una especie de tratado para indicar qué hay que hacer para ganar la gloria del Paraíso.

Escrito en la madurez personal de su autor, se trata de una obra clásica de literatura sapiencial. Desde la altura de su experiencia y su visión de la vida, intenta transmitir al lector las enseñanzas adquiridas a lo largo del tiempo. La gran diversidad de historias y proverbios logran una obra de lectura entretenida, amena, y que invita a la reflexión.

Qui te alaba con lo que non es en ti

sabe que quiere levar lo que as de ti

Quien te encuentra bellezas que no tienes,

siempre busca quitarte algunos bienes

Tags:
aprendizajeculturahistorialeyenda
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
3
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
4
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
5
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
6
CARLO ACUTIS, CIAŁO
Gelsomino del Guercio
«Cerró los ojos sonriendo»: así murió Carlo Acutis
7
Felipe Aquino
¿Hay pecados tan graves que no puedan ser perdonados?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.