Aleteia

Coronavirus: ¿Cantar o no cantar? Esa es la cuestión

NASHVILLE DOMINICANS
Comparte

Se plantean prohibir cantar en el interior de los templos

“El que canta, reza dos veces”, decía San Agustín. Sin embargo, la pandemia ha generado diversas prohibiciones de las autoridades sanitarias a los fieles, a los templos y a la práctica religiosa. Además de las mascarillas, el gel, los tapetes sanitarios, la distancia entre los que asisten al culto, ahora, en el Estado de California (Estados Unidos) se une la prohibición de cantar al interior de los templos.

El Departamento de Salud Pública de California emitió la prohibición temporal la semana pasada en un esfuerzo por frenar la propagación del coronavirus, atendiendo a las recomendaciones de organizaciones como la OMS y de personas, como el doctor Anthony Fauci, que el virus se contagia fácilmente por las pequeñas gotas de saliva que pueden recorrer una distancia muy grande cuando se expelen cantando.

Entre las nuevas pautas recomendadas en California se puede leer lo siguiente: «Los lugares de culto deben dejar de generar las actividades de canto y limitar la asistencia en interiores a 25 por ciento de la capacidad del edificio o un máximo de cien asistentes, lo que sea menor» (y es que hay templos en Estados Unidos que rebasan, con mucho, los mil fieles perfectamente acomodados).

Para los afroamericanos, una prohibición dolorosa

Quizá para muchos templos católicos o protestantes, la prohibición pudiera ser acatada con cierta facilidad. Pero no así para la cultura afroamericana. Cantar es la piedra angular de sus celebraciones religiosas como en el South Sacramento Christian Center cuyo pastor, Les Simmons, advierte que cantar en las iglesias tiene cuatro siglos de vigencia: “desde la esclavitud hasta ahora”.

En declaraciones a la emisora KCRA 3, el pastor afroamericano señaló que «en particular, para la cultura negra, cantar en las iglesias se remonta a cuatrocientos años hace, desde los tiempos de la esclavitud hasta ahora». Y fue el canto “lo que nos ayudó a superar» los momentos difíciles y a dar esperanza a los esclavos de su liberación.

California, como cerca de veinte estados de la Unión Americana que habían abierto sus actividades de manera paulatina, ha tenido que dar marcha atrás por el rebrote de la COVID-19. Simmons afirmó que, aunque duela, en su templo no queda otra sino restringir el canto: «Como lo haría cualquier buen líder o buen pastor, definitivamente vamos a priorizar la seguridad de quienes nos rodean».

La razón es la prudencia

El profesor de Ingeniería Química de la Universidad de California en Davis, Bill Ristenpart, dijo a la emisora KCRA 3 que está de acuerdo con la prohibición de cantar. «Creo que es una medida muy prudente», subrayó este estudioso de la emisión de aerosoles respiratorios, pequeñas partículas que no se pueden ver a simple vista y que transportan el virus.

“La gente no piensa en este riesgo porque no lo ven. Pero está ahí”, confirmó Ristenpart. «Y ahora hay mucha evidencia de que la COVID-19 se transmite a través de estas partículas muy pequeñas que no se pueden ver, pero que se emiten en una cantidad tremenda cuando cantan». Incluso si se usa mascarilla mientras se canta.

Ristenpart agregó que las partículas pequeñas (gotas de saliva) viajan por el aire de la misma manera que viaja un olor a humo o el olor a un perfume. Por lo tanto, puede ir más allá de tres metros ”. Incluso las partículas “pueden salir del borde de la máscara y esparcirse por la habitación y aún (con ella puesta) puedes infectar a otras personas».

No todos están de acuerdo

La medida ha causado –como es lógico—reacciones en contra. En la Crossroads Community Church de Yuba City, el pastor Jim Clark dijo que su congregación “no será silenciada”. Además de considerar la medida que prohíbe el canto en los templos como “ridícula”, Clark cree “que está pisando los derechos constitucionales de la Declaración de Derechos sobre las iglesias».

La comunidad que pastorea Clark abrió a la presencia de los fieles en mayo, antes de que fuera una medida aprobada por el Estado de California. Y ahora no piensa acatar el tema del canto: «Estaremos cantando y alabando al Señor, eso es parte de la adoración, creemos que está garantizado por nuestra Constitución», dijo el pastor de la comunidad de Yuba City.

El Departamento de Salud Pública de California sugirió que las iglesias hagan que sus miembros canten durante las transmisiones en vivo en línea desde sus propios hogares. Y ante la pregunta si la prohibición se aplica a las iglesias que están organizando transmisiones en vivo, sin miembros presentes, respondió: «No se permite cantar, ni cantar en persona en lugares de culto en este momento».

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.