Aleteia

Caso Esther, el asesinato de una niña en Bolivia que indigna a todos

VIOLENCE
By Mama Belle and the kids | Shutterstock
Comparte

Tenía 9 años y encontraron su cuerpo abandonado en una calle de la ciudad de El Alto. Lo acontecido con esta pequeña genera consternación y hasta generó un pronunciamiento de la Iglesia

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

“Justicia por Esther”. La frase que se transformó en clamor en Bolivia por estos días y en plena lucha contra la pandemia del coronavirus, enfermedad que incluso ha tenido de rehén a la propia presidenta interina Jeanine Áñez.

Es que en medio de la información predominante en cuanto a cifras y víctimas del coronavirus hubo un caso en los últimos días que golpeó a todos. Se trata del asesinato de Esther, una niña de 9 años, cuyo cuerpo fue encontrado abandonado el domingo 5 de julio en una calle de la localidad de El Alto –una de las más pobladas del país (cerca de un millón de habitantes), pero también una de las más pobres- y con signos de violencia.

De manera inmediata, las investigaciones se pusieron en marcha y se pudo comprobar que la causa de la muerte de la menor fue por asfixia y estrangulamiento. Según informaron medios locales como El Deber, el principal sospechoso de este asesinato fue detenido luego de haber intentado salir del país.

Este 9 de julio, recuerdan otros como la Agencia de Noticias Fides (Fides), el acusado –quien en audiencia pidió disculpas a la familia de la víctima y pidió someterse a juicio abreviado- recibió una sentencia de 30 años de prisión.

Los restos de la niña fueron enterrados en un cementerio local en medio de la congoja y el acompañamiento a sus seres queridos, entre ellos, su madre Yola Cavillo, quien pidió a través de los medios expresó que su hija era muy buena, noble y cariñosa, al tiempo de recordar que quería ser profesora y que nunca se cansaba de decirle que cuando fuera grande la quería ayudar.

 

 

“Violencia, complicidad y encubrimiento”

El caso Esther ha generado que muchos levantaran la voz. Pero en las últimas horas también hubo una expresión de indignación y mensaje de condolencias a la familia desde la propia Iglesia católica (comunicado).

“Estos días estamos indignados por la forma despiadada en que esta violencia se ha cobrado la vida de una niña: Esther, en la ciudad de El Alto. Más aún con los signos de complicidad y encubrimiento, signos de una sociedad que se deshumaniza cada vez más.  Expresamos nuestra solidaridad con su mamá, sus familiares, amigos y aseguramos nuestra oración por el eterno descanso de quien ha sido víctima de extrema violencia, cuando apenas comenzaba a vivir, uniéndose a la ya larga lista de niñas y mujeres víctimas de la violencia en Bolivia”, expresan los obispos.

Los obispos prosiguen su mensaje haciendo referencia a la violencia contra la mujer que sigue sacudiendo de manera muy dura a Bolivia, siendo un tema generalizado y preocupante en América Latina y es por eso que llaman a fortalecer los “valores dentro del hogar”.

Los obispos concluyen su mensaje afirmando que rezan por la recuperación de Áñez, otra gobernante con coronavirus en la región.  

 

 

Cinco historias de menores que impactan: 

 

Foto ilustrativa

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.