Aleteia

Cómo hacer la compra en tiempos de pandemia

BUYING
Shutterstock | triocean
Comparte

¿Ahora con la distancia social cuesta más ser amable?

La COVID19 ha trastocado muchos aspectos de nuestro estilo de vida, incluyendo el modo de hacer compras. Con nuevas reglas y en un escenario diferente, las tiendas de comestibles y supermercados son los espacios físicos que han continuado activos aun en los momentos más críticos y duros de la pandemia cuando todo estaba cerrado y paralizado.

El acceso a los alimentos continúa siendo fundamental y uno de los grandes desafíos en las circunstancias actuales en las que nos vamos acostumbrando a convivir con determinadas normas sanitarias y cuidados para evitar la propagación del virus, aparece con el cómo mantener las relaciones y el trato con los demás para movernos en un ambiente agradable.

Ir de compras puede ser una experiencia difícil, confusa o incómoda. No es algo raro encontrarse con alguna mirada despectiva de los empleados o de los mismos clientes que quedan atrapados en algún pasillo esperando o demorando en las cajas, sentir la frialdad de ser ignorado por el distanciamiento o no saber si saludar a un conocido detrás de la mascarilla.

Ser amables es un principio fundamental para mantener un buen clima en las relaciones con los demás, cumplir las reglas de los cuidados sanitarios y compartir los espacios públicos. Podemos tener en cuenta algunas reglas de etiqueta útiles a la hora de hacer nuestras compras y aportar entre todos nuestro “granito de arena” para una mejor experiencia.

No bloquees los lugares de paso

Cuando estés comprando toma lo que necesites y continúa caminando. No te quedes bloqueando accesos o salidas, así como tampoco los pasillos si estás conversando. Esto sería algo normal, pero en estos tiempos hay que tener en cuenta una distancia que es buena respetar y facilitar el movimiento de las personas dejando espacio al próximo cliente.

Vuelve a colocar los productos en su sitio

Tómate el tiempo para devolver el artículo donde estaba o, al menos, entregarlo al empleado para que pueda regresarlo a su ubicación correcta o limpiarlo. Esto hará que las personas puedan encontrar los productos que buscan con más facilidad, se mantenga el orden y todo sea más dinámico.

Se cortés con los empleados

Haz un gesto de gratitud para con los empleados. Aunque tengas que mantener tu distancia, no los ignores, muestra aprecio y sé cortés en la manera que puedas con algún gesto saludable. El personal de estas tiendas no solo están haciendo un trabajo fundamental para todos, sino que suelen ser los más expuestos y es importante tener consideración con ellos.

Sé paciente en los tiempos de espera

Hacer compras hoy, aunque se intente hacer rápido, es posible que sea una tarea más lenta y haya tiempos de espera inevitables en las filas de los supermercados o tiendas. El número de personas se ha reducido para las entradas, y esto hace que necesitemos tener paciencia. No te coles en el carril rápido con más del número de artículos enumerados o en las cajas que tienen prioridad para embarazadas, personas con alguna discapacidad o mayores.

No dejes basura en tu carrito

La limpieza se ha convertido en una prioridad en los lugares de venta de comestibles. Son lugares muy concurridos y las normas de higiene esenciales. Puedes mostrar tu amabilidad colaborando en no dejar cupones, bolsas o basura en tu carrito de compras. Toma sólo un minuto y puede ser de gran ayuda para luego hacer la desinfección pertinente y ser utilizado por alguien más.

No uses tu móvil al momento de pagar

Esta recomendación no es solo para supermercados. Es de buena educación guardar el móvil antes de saludar al empleado y pasar rápidamente por el proceso de salida. Además, al mantenerlo fuera del escenario evitamos otro contacto y resguardamos la limpieza de los artículos que vamos tocando, sobretodo si estamos manipulando dinero.

Planifica con anticipación y organiza tus bienes personales

Puede que ahora tengamos que ir más cargados de la cuenta y es un gesto amable ser ágiles por los demás. Para ello puedes organizarte antes de salir de compras con tu lista de artículos, alcohol, cupones, barbijo (mascarilla) y tarjetas de crédito ordenados y preparados con antelación. Al final de cada compra llega el momento de pagar y no puede ser un momento para improvisar causando más retrasos en las filas.

Respeta la distancia en los sectores de venta directa

 

No acumularse en los sectores comunes es clave para respetar el distanciamiento obligatorio en sectores como verdulería, carnicería o panadería donde no hay productos envasados y requiera de un contacto personal con algún empleado y la espera de un turno para ser atendido. Ser amable con los demás implica tener en cuenta este detalle.

Guarda tu carrito o canasto de compras

 

Para mantener el orden es importante reubicar las cosas cuando hayas terminado con ellas. Incluso si está lloviendo o tienes que volver a casa rápido porque te están esperando, vale la pena tomarse un minuto para devolver el carrito o el canasto para no dejarlos esparcidos por el estacionamiento o apoyados en el suelo en cualquier lugar. De este modo no solo evitas que estos interrumpan el paso, sino que sean limpiados por el personal de manera efectiva.

Respeta las normas de seguridad y el límite de productos permitidos

 

Es un gesto amable cooperar con los procedimientos del lugar de compra. Ponte gel si te lo piden, usa tu mascarilla y respeta el número de productos permitidos para no desabastecer la tienda y compartir los productos con otros clientes. Puedes asesorarte antes con la persona encargada o el personal de seguridad que suele estar en la puerta para conocer las normas.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.