Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 06 diciembre |
San Sabas de Capadocia
home iconEspiritualidad
line break icon

Cómo dejé la industria del sexo por el cristianismo

RealCrissy Moran Facebook

Mark Stricherz - publicado el 26/06/20

Sin embargo, quería más para su vida. Tras tomarse fotos y distribuirlas, recibió ofertas de revistas para adultos, incluida Hustler.

A los 25 años, apareció en su primer video sexual. (También le contó a un pariente sobre los abusos sexuales de su infancia, pero no hizo denuncia).

Crissy vivió en Jacksonville, pero se mudó a Encinitas, California, más tarde. Vivir lejos de su ciudad natal era una cosa. Volverse una actriz protagonista en una película era otra.




Te puede interesar:
La confesión de un actor sobre su adicción a la pornografía

«Sentí que estaba por  encima de todo»

Crissy vio el negocio de la pornografía como el camino a la autonomía.

“Pensé que sería muy fortalecedor entonces, sabes, tenía a todas estas personas que dependían de mí. Sabía lo que tenía que esperar. Sabía qué escenas tenía que hacer y quiénes eran los influyentes” dijo. “Sentí que estaba por encima de todo el mundo, la gente me necesitaba”.

Incluso la elección de Crissy de un compañero sexual masculino confirmó su visión de que estaba al mando. Mientras sus competidoras femeninas estaban emparejadas con actores mayores, durante tres años y medio ella estuvo emparejada con el novio con quien vivía.

Vivió con otros chicos también. De hecho, tenía recurrentes citas amorosas. Necesitaba tener hombres a su alrededor. La hacían sentir deseada y que no estaba sola. Los hombres dominaban también su vida profesional.

Las críticas feministas han señalado que la pornografía estadounidense atiende los deseos masculinos de intensa estimulación visual en lugar de las relaciones de pareja.

Las películas de Moran reflejan esto; con títulos apropiados para la programación de la audiencia general, protagonizó Jack’s Playground 15, Country Girls y Men’s Only Gorgeous All Girls.

Los hombres ayudaron a Christina a volverse no sólo famosa sino rica.

Su página web para adultos sacaba fácilmente 20.000 dólares mensuales, y tenía tanto dinero que podía descansar durante meses.


PORNOGRAFIA

Te puede interesar:
La pornografía mata el amor

Un cambio radical

Pero la competencia de Crissy por la autonomía a través del ego y la carne no le consiguió el respeto de los hombres.

Por ejemplo, se dio cuenta de que muchos hombres la veían como un objeto sexual y poco más. Sus sueños y esperanzas no importaban; los de ellos sí.

Un día, viajó a Albuquerque, Nuevo México, para reunirse con su novio en su trabajo, que no era en la industria porno.

Un colega de él distribuyó copias de su esposa posando en topless. Los hombres se rieron. A Crissy no le hizo gracia. Si este fuera mi esposo, esperaría que no distribuyera fotos mías”, recuerda haber dicho a los hombres. Se sintió avergonzada y enojada.

Esa fue la gota que derramó el vaso. Tras el incidente, Crissy le dijo a su agente, “Necesito una pausa. No sé qué decir. Luego le dije que se había terminado”, recuerda haberle dicho.




Te puede interesar:
Tacones para bebés: Niñas hipersexualizadas desde la cuna

Christina habló sobre Dios con alguien. Dijo que confiara en Él y que me guiaría. Me sentí condenada a darme por vencida… Esta gente en la industria no eran realmente mis amigos”.

A pesar de que Crissy permaneció en Los Angeles, su estilo de vida cambió. Perdió contacto con amigos y colegas de trabajo.

El hombre que llevaba su página para adultos se rehusó a cerrarla. Ya no recibía grandes nóminas mensuales. Sobretodo, tenía que aprender a vivir sola, especialmente sin novio.

El retiro de Crissy del negocio de la pornografía hizo fuertes estragos a nivel emocional y espiritual en ella. “Tuve fuertes traumas posteriores. No sabía cómo salir y pagar mis cuentas. Estaba acostumbrada a pagar mi manicura, mi peluquería. Renunciar a eso fue traumático, extremadamente traumático como digo”.

La transición de Crissy de estrella de porno a una mujer cristiana no fue algo automático. Hubo baches en el camino. No siempre se abstuvo de salir con chicos, dijo. Tenía pesadillas. Pero se unió a la Iglesia cristiana en Los Angeles.

  • 1
  • 2
  • 3
Tags:
cristianismopornografiasexualidadtestimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ary Waldir Ramos Díaz
Benedicto XVI: "El Señor me ha quitado la pal...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.