Aleteia

Chile: El coronavirus se llevó al «Cristo de la Noche»

MIGUEL VALDIVIA
Twitter | @cristodenoche
Comparte

La pandemia sacude con fuerza a Chile y también se cobra la vida de un hombre que dio su vida por los demás hasta el final

“En ese retiro conocí a Dios, me dio fuerte, conocí al Espíritu Santo que no lo conocía y le hice una promesa; que si eres realmente Dios y te presentas en Siempre con una sonrisa al servicio de los demás. Con una humildad que se ve muy pocas veces, a pesar de su trabajo que era agotador, siempre tenía tiempo para todos.mi vida yo dejo las drogas y el alcohol, y me ponía al servicio de Él”, este es parte del relato de conversión de Miguel Ángel Valdivia, quien murió de coronavirus hace algunas semanas en Chile.

La historia de Miguel es dura, con graves problemas familiares, con violencia en las calles “y con un par de balazos en el cuerpo” como él mismo relataba. El consumo de pasta base (droga) y alcohol lo tenían totalmente capturado; hasta que en el año 2000 lo invitaron a un retiro de conversión que le permitió alejarse de sus amigos y comenzar a ir a la iglesia con una Biblia que escondía cuando caminaba hacia el templo por las calles de la comuna de Renca.

 

MIGUEL VALDIVIA
Twitter | @Muni_Renca

 

Así nació la Fundación Cristo de la Noche, hace dos décadas cuando Miguel iba con un termo con café y partió a La Vega, centro de abastecimiento de frutas y verduras para Santiago, después se fue debajo de los puentes a acompañar y hablar del Hijo de Dios a hombres, mujeres y jóvenes; para que poco a poco fueran dejando la droga y el alcohol. En una entrevista a diario Encuentro dijo: “Siento que Dios ha hecho todo lo demás”.

Enrique Astudillo, periodista del Arzobispado de Santiago, conoció a Miguel y lo ayudó a dar a conocer la fundación en los medios de comunicación.

“Escucharlo hablar con pasión de cómo Cristo lo había sacado de muerte y del amor que que sentía por Jesús me llamó la atención. Porque de la misma manera que me impactó a mí también lo hizo en los colegas que escuchaban su historia y se empapaban de ella; y eso en esta profesión es difícil de ver”.

El fundador de Cristo de la Noche no se amilanaba ante nada ni nadie “porque conocer a Dios lo tenía tan encarnado que fue su carta de presentación para acercarse a Ministros, Senadores, Alcaldes para solicitar ayuda». “Él mismo me decía a pesar de que yo con suerte se leer y hablar a mí no me da vergüenza,  porque voy a hablar de Jesucristo y en su nombre voy a pedir para los más pobres”, destaca Enrique.

 

 

“Miguel dio su vida por los demás hasta el final, porque a pesar de esta pandemia él estuvo siempre al servicio de los otros, saliendo a buscar gente, tratar de proteger a los más necesitados. Ser testigo de esto me llena de orgullo”, cuenta emocionado el periodista.

Todos quienes conocieron a Miguel subrayan que siempre estaba con una sonrisa, a pesar de lo extenso e intenso que podía ser cada jornada, él tenía tiempo para escuchar y atender a quienes lo necesitara.

Enrique tienes muchas anécdotas acerca de Miguel, pero hay dos que él menciona con especial cariño. La primera es acerca de un chico que llegó a la fundación para desintoxicarse. Este joven era el doble del cantante estadounidense Marc Anthony; y Miguel lo hacía cantar y bailar en cada actividad o visita que realizaba algún medio de comunicación, porque para él era sumamente importante que conocieran las personas que llegaban hasta Cristo de la Noche.

“La segunda es más personal porque gestioné que el Club de Fútbol Universidad de Chile, uno de los más grandes del país, donaran muchísimas cosas y también asistieron algunos jugadores. Yo estaba como loco trabajando y feliz de poder estar cerca de estos grandes deportistas, como David Pizarro. Al final de la actividad un jugador se acerca a Miguel y le entrega una camiseta oficial para que la subaste y así obtener más recursos. Él la agradeció, y cuando se fueron llegó y me dijo: “te vi tan entusiasmado haciendo la nota y sabiendo que eres fánatico de este equipo, que quiero regalarte esta camiseta porque es la única manera que tengo para agradecerte por todo lo hecho. Me emocioné y yo no quería aceptarla, porque sabía que era una fuente de dinero importante para la fundación. Pero Miguel se negó. Eso te muestra lo noble y humilde que era Miguel con la gente que lo ayudaba. Agradezco a Dios por haberlo conocido, porque él siempre buscó servir a los más pobres”.

Coronavirus vs Chile 

Este país de América Latina ha sorprendido en las últimas semanas por la explosión de casos positivos luego de un período inicial de cierto control. Actualmente, es uno de los más afectados de la región -aspecto que generó que tuviera que endurecer medidas de distanciamiento social- y de momento se llevaban registrados a nivel oficial más de 259.000 casos positivos y con un número de fallecidos que se acercaba a los 5.000.  En el medio de todo esto, lo acontecido con Miguel, luz en medio de la oscuridad y siempre al servicio de los demás.

 

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.