Aleteia

Dios también se hizo presente durante el desembarco de Normandía

BŁOGOSŁAWIEŃSTWO
EAST NEWS
Comparte

Pocos días después del Desembarco el 6 de junio de 1944, se celebró una misa en la playa donde muchos soldados de las fuerzas aliadas habían perecido.

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Los rostros son graves y de aspecto sombrío. Estamos el 12 de junio de 1944 en el cementerio provisional de Saint-Laurent-sur-Mer (Calvados).

Seis días antes, en la noche del 5 al 6 de junio, tropas compuestas en su mayoría por soldados británicos, estadounidenses y canadienses desembarcaron en la costa de Normandía, mientras que tropas paracaidistas fueron arrojadas detrás de las líneas alemanas. Miles de ellos dejaron allí sus vidas.

Fue en la playa de Omaha donde las pérdidas fueron mayores, lo que le valió el apodo de «Omaha sangrienta» o «la playa de sangre». Luego se creó un cementerio temporal al pie de la meseta dominante, en el sector Dog White, entre Saint-Laurent-sur-Mer y Vierville-sur-Mer.

[#DDay76] Omaha Beach

[#DDay76] 🇫🇷 12 juin 1944 : Messe organisée au cimetière provisoire de Saint-Laurent-sur-Mer en mémoire des 457 combattants – essentiellement américains – enterrés au pied du plateau dominant Omaha Beach à hauteur du secteur Dog White, entre Saint-Laurent-sur-Mer et Vierville-sur-Mer. Le cimetière temporaire a été réalisé par les hommes de la 3rd section, 607th Company, 6th Special Engineer Brigade.[#DDay] 🇬🇧 June 12, 1944: mass organized in the provisional cemetery of Saint-Laurent-sur-Mer in memory of the 457 combatants – mainly American – buried at the foot of the dominant plateau Omaha Beach near the Dog White sector, between Saint-Laurent-sur-Mer and Vierville-sur -Sea. The temporary cemetery was made by the men of the 3rd section, 607th Company, 6th Special Engineer Brigade.#Normandy #WW2 #Normandie

Geplaatst door D-Day Overlord – Marc Laurenceau op Donderdag 11 juni 2020

 

Este 12 de junio, hay una atmósfera de meditación. El padre John McGovern celebra la misa en el capó de un simple jeep en memoria de los 457 combatientes, en su mayoría estadounidenses, cuyos cuerpos están enterrados en este cementerio temporal.

Los supervivientes, agrupados alrededor del sacerdote al amanecer, algunos de pie, otros de rodillas, recuerdan silenciosamente a sus hermanos de armas mientras suena una corneta en el aire y una bandera estadounidense ondea en el viento.

El sacerdote pasa entre los soldados en uniforme y distribuye la comunión. Un poco más lejos, se coloca una corona sobre la arena.

Hoy, el cementerio temporal ha dado paso a otro cementerio más grande, de 70 hectáreas, donde 9.386 estadounidenses murieron durante la Batalla de Normandía.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.