Aleteia

EE.UU.: Tennessee aprueba la ley del latido de corazón del nuevo ser humano para restringir el aborto

HEARING
Shutterstock | Elnur
Comparte

Prohíbe, entre otras cosas, que se pueda abortar si lo que se busca es eliminar al nuevo ser humano en razón de su raza, sexo, o si ha habido un diagnóstico de Síndrome de Down

La pandemia del coronavirus había retrasado la aprobación de la ley 23-5 en la legislatura del sureño estado de Tennessee (Estados Unidos).

Sin embargo, y tras varias interrupciones en el proceso, el Senado estatal aprobó el pasado viernes 19 de junio una norma que busca imponer severas restricciones al aborto.

Tras una negociación entre las cámaras del Estado, finalmente se llegó a la aprobación de una ley que prohíbe los abortos después de que se pueda detectar un latido cardíaco fetal.

Los médicos calculan que esto podría suceder aproximadamente a las seis semanas de embarazo.

También prohíbe que se pueda acceder a servicios legales de aborto si lo que se busca es eliminar al nuevo ser humano en razón de su raza, sexo, o si ha habido un diagnóstico de Síndrome de Down.

En otro apartado, prohíbe los abortos de mujeres menores de edad, bajo custodia del Departamento de Servicios para Niños.

La normativa de Tennessee exigirá que el médico que realiza el procedimiento de aborto, informe a la madre sobre la edad gestacional del feto y realice una ecografía antes de llevarlo a cabo.

Por lo demás, la iniciativa incluye una excepción si la vida de la mujer está en peligro, pero no establece excepciones por violación o incesto.

Nadie más vulnerable

Según expresó el gobernador (Republicano) de Tennessee, Bill Lee, tras la aprobación de la iniciativa, misma que respalda en su totalidad, se trata de «la ley pro-vida más fuerte en la historia de nuestro Estado».

Y en un tuit, Lee señaló: «Una de las cosas más importantes que podemos hacer para ser pro-familia es proteger los derechos de los más vulnerables en nuestro Estado, y no hay nadie más vulnerable que los no nacidos».

«La nueva ley histórica de Tennessee incluye algunas de las protecciones más fuertes en la nación para los niños no nacidos y sus madres», dijo Marjorie Dannenfelser, presidenta de la organización Susan B. Anthony.

«Esta ley reconoce la humanidad del feto al detener el aborto tan pronto como se puede detectar un latido del corazón, protegiéndolo de la discriminación letal en el útero», sentenció Dannenfelser.

Los legisladores Demócratas de Tennessee adujeron que la ley es inconstitucional por encontrarse el Senado suspendido por la pandemia y fue hecha en un “Capitolio cerrado”. Al mismo tiempo, organizaciones pro-aborto iniciaron un proceso de impugnación, como lo han hecho en Mississippi, Ohio y otros estados.

Por su parte, los activistas pro-vida anunciaron su decisión de seguir adelante con el esfuerzo para aprobar leyes similares y tratar de llevar un caso ante la Corte Suprema de Estados Unidos, que haga que se revoque su decisión original de 1973 (Roe v. Wade) de legalizar el aborto.

Con información de The Hill

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.