Aleteia

Ahora puedes hacer el Camino de Santiago desde cualquier parte del mundo

SANTIAGO DE COMPOSTELA
Comparte

Este ‘Camino virtual’ emplea el sistema de Street View, postales y un mapa interactivo en línea y en tiempo real para ayudarte a andar por la ruta de peregrinación más famosa del mundo

El Camino de Santiago es la ruta de peregrinación más famosa del mundo, y con razón. Desde el siglo IX, innumerables peregrinos han caminado sus 772 kilómetros hasta el santuario de Santiago el Apóstol, en la catedral de Santiago de Compostela.

Miles de personas planean hacer esta peregrinación cada año, especialmente en verano. Este año, las restricciones relacionadas con la pandemia han trastocado esos planes. Sin embargo, ha surgido un reto de Camino virtual que está posibilitando que personas de todo el mundo “anden el Camino” desde allá donde estén.

Inscribirse en el desafío incluye los siguientes beneficios:

  • Postales virtuales a lo largo del viaje
  • Capacidad de registrar tu progreso a través de un mapa interactivo en la web o en una aplicación móvil
  • Visión de Street View de tu ubicación virtual
  • Medalla de logro tras la compleción
  • Certificado digital personalizado de compleción

Una de estos peregrinos del Camino “desde casa” es Katie Murphy, una madre estadounidense de Wisconsin que educa a sus seis hijos en casa. Decidió realizar el reto como una forma de aunar su interés por el Camino y su pasión por el running.

“Siempre he querido completar el Camino real como peregrinación”, afirma. “He leído el libro del padre Dave Pivonka sobre su experiencia en el Camino y he visto la película El Camino”.

Con seis niños en casa, Murphy dice que no está en una fase de la vida que le permita completar el Camino real, pero el virtual le intrigaba. Cuando un amigo le envió información sobre el tema, ella pensó que sería una forma maravillosa de experimentar el Camino de Santiago sin viajar a España. El desafío también la animaría y motivaría como corredora.

“Me encanta correr”, asegura, “así que esto es un desafío perfecto para cubrir muchas millas también por el ejercicio”.

Incluso desde casa, el reto puede ser un auténtico viaje espiritual, ya que los peregrinos se embarcan en oraciones y devociones. Murphy tiene previsto rezar por intenciones específicas en su Camino.

“He preguntado a mis amigos por los medios sociales sin tienen peticiones de oraciones”, explica Murphy, “y rezo deliberadamente por quienes han pedido oraciones mientras yo voy completando millas”. 

Murphy ha disfrutado enormemente el Camino virtual y, para todos los interesados en inscribirse, les dedica estas palabras de aliento:

Si te planteas aunque sea un poco hacer el desafío, ¡lánzate de cabeza e inscríbete! Está mucho mejor organizado y es más interactivo de lo que podía esperar. Es una forma magnífica de desafiarte física y espiritualmente. He disfrutado al recibir las postales con información más detallada sobre el lugar en el que estoy en mi viaje. Y me encanta poder ver dónde estoy en el Camino real a través de mapas interactivos. También es todo un detalle poder ver la cantidad de personas que están también haciendo la travesía.

El Camino virtual puede ser una fuente de reflexión y de crecimiento físico y espiritual, incluso sin tener que salir de tu localidad.

“Creo que muchas personas sienten el agobio del peso de todo lo que ha estado sucediendo [en el mundo] a lo largo de los últimos meses”, comenta Murphy. “Este reto es una fantástica manera de recuperar el centro espiritual y físicamente”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.