Aleteia

España: Un pescador se topa con una estatua de la Virgen y el Niño del siglo XIV

MARY STATUE
Comparte

La misteriosa estatua puede haber venido de una iglesia perdida en el Camino de Santiago

Un hombre que pescaba truchas en el río Sar en España descubrió una estatua medieval que representa a la Santísima Madre sentada en un trono con el niño Jesús en su regazo.

La revista Smithsonian informa que Fernando Brey casi pasó junto a la figura de piedra cubierta de musgo que sobresalía del agua. Al darse cuenta de que no era una roca de río, tomó algunas fotos y se puso en contacto con un miembro de la asociación de patrimonio local, quien sugirió que podría tener hasta 700 años.

Geplaatst door Asociación para a defensa do Patrimonio Cultural Galego op Zondag 14 juni 2020

En una entrevista en el diario local La Voz de Galicia, Brey explicó:

“Noté que la piedra era cuadrada, lo cual es extraño en un río, y luego miré sus líneas, la capa y la forma de la cabeza. Y me dije a mí mismo: «Hay algo aquí».

La obra de arte también muestra a un ángel a cada lado de la Virgen María, dibujando una capa o prenda similar alrededor de los hombros de María. Las hojas y flores decorativas están talladas en patrones de tejido alrededor de la base.

Geplaatst door Asociación para a defensa do Patrimonio Cultural Galego op Zondag 14 juni 2020

La talla ha sido dañada por el tiempo y el agua, pero también ha sufrido grandes daños en los rostros de la Virgen y el Niño. Un funcionario de Galicia sugirió, en una declaración recogida por The Guardian, que estos daños podrían no haber sido causados por la erosión:

«El rostro de la Virgen se ha perdido, al igual que la cabeza del Niño», explica el comunicado. «Esto probablemente se deba a un viejo impacto infligido en un intento de profanar la pieza».

No está claro de dónde procede la estatua, pero su proximidad a la última parada en el Camino de Santiago sugiere que pudo haber pertenecido a una iglesia perdida donde acudían los peregrinos.

La estatua ha sido retirada del río y llevada al Museo de las Peregrinaciones y de Santiago para su limpieza y estudio.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.