Aleteia

Papa Francisco empuja al Vaticano a reciclar, reforestar y usar paneles solares

SOLAR PANELS
ANDREAS SOLARO | AFP
Comparte

La ‘conversión ecológica’ que inicia en casa

El papa Francisco insiste en la necesidad de cambiar los estilos de vida debido a que la “tierra está herida”.  El Estado de la Ciudad del Vaticano por su parte está actuando una serie de iniciativas y proyectos para respetar las indicaciones de la encíclica social ‘verde’, Laudato Sí.

Así, la “conversión ecológica” inicia en casa, señaló Fernando Vérgez Alzaga, Secretario General de la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano este jueves 18 de junio de 2020. “Lo que se ha hecho a nivel personal debe también traducirse a nivel institucional”. 

Se trata de “sensibilizar a nuestros empleados y a todos los que giran en torno a la Gobernación, directa o indirectamente, hacia una ecología integral que se traduce en pequeñas acciones cotidianas”, afirmó Vérgez Alzaga en la presentación del documento «En camino hacia el cuidado de la casa común – Cinco años después de la Laudato Si`», elaborado por la Mesa Interdicasterial de la Santa Sede sobre la ecología integral.

En el pequeño Estado de 44 hectáreas se aplica el reciclaje de residuos, el cuidado de las zonas verdes, el ahorro del consumo de agua y energía, la elección de fuentes renovables, entre otras iniciativas.  

Paneles fotovoltaicos

De esta manera, siguiendo el espíritu de la encíclica, la Gobernación del Estado del Vaticano, incluso antes del 2015, ha instalado “paneles fotovoltaicos en el techo del Aula Pablo VI, que producen energía eléctrica sin la emisión de contaminantes. Y se instalarán más en el futuro. 

La revolución ‘verde’ del Papa también ha salido de las Murallas Leoninas.  Por ejemplo, se han instalado paneles solares en el edificio que es sede de la Specola Vaticana en Tucson, Arizona. 

Desde 2009, en el Centro Industrial Vaticano funciona un sistema de «enfriamiento solar», necesario para la conversión de la energía solar en energía térmica y de refrigeración que se utiliza para climatizar el comedor de servicio durante el verano”, explicó el alto prelado. 

La iluminación ‘verde’

Asimismo, hay una continua modernización de las instalaciones eléctricas, que incluye el nuevo alumbrado de la Plaza de San Pedro y la columnata de Bernini, que ofrece un ahorro de energía de hasta el 80%. 

Un ejemplo es la nueva iluminación de la bóveda de la Capilla Sixtina, lo que ha permitido reducir los costos de la energía y las emisiones de gases de efecto invernadero en un 60% y favoreciendo la conservación de los frescos. 

La Gobernación del Estado del Vaticano ha adoptado sistemas de domótica, que apagan automáticamente la iluminación al final de la jornada laboral. 

TIZIANA FABI | AFP

Reforestación 

Monseñor Vérgez Alzaga ilustró que en los Jardines Vaticanos se está aplicando el proyecto «Bio Gardens», con el cual se elimina en sólo tres años el uso de plaguicidas de origen químico, dejando espacio a la biodiversidad y al uso de productos de origen natural para el control de las malas hierbas y a los abonos de origen orgánico.

250 nuevos árboles altos y la sustitución de unos 2.300 setos, característicos de los Jardines del Vaticano, hacen parte de un proceso de planificado de reforestación del Estado. 

ST PETER'S BASILICA; VATICAN GARDENS
Sonse|Wikipedia|CC BY 2.0

Ahorro de agua 

Para evitar el despilfarro de agua se usan circuitos cerrados para el reciclaje del liquido precioso  destinado a las fuentes de los Jardines Vaticanos y la red de extinción de incendios dentro de las Murallas Leoninas. La automatización del riego de los Jardines ha permitido ahorrar alrededor del 60% de los recursos hídricos y en función del tipo de cultivo/planta y de las condiciones meteorológicas.

VATICAN GARDENS
Sailko|Wikipedia|CC BY 3.0

Villas Papales

Respetar la tierra y garantizar productos de calidad es posible como demuestra – según explicó monseñor  Vérgez Alzaga – la actividad agrícola del Estado de la Ciudad del Vaticano, que tiene lugar exclusivamente a través de la Dirección de las Villas Papales en la zona extraterritorial de Castel Gandolfo.

©CPP/CIRIC
©CPP/CIRIC

Transporte 

Desde 2014, el tráfico de los vehículos de los empleados de la Gobernación dentro del Estado ha sido limitado. Sólo los que residen a más de dos kilómetros del Vaticano pueden aparcar allí. Otro ámbito importante es la instalación de una red de infraestructura de carga para vehículos eléctricos e híbridos. 

Calefacción

Asimismo se ha prestado mucha atención a la calefacción y el aire acondicionado en los edificios. En este contexto, se ha modernizado la central térmica del Estado y sustituido los sistemas de aire acondicionado que utilizan gases derivados de los clorofluorocarbonos, causantes del efecto invernadero en la atmósfera, por equipos que cumplen las normas internacionales.  

La reorganización del sistema de recogida de residuos urbanos permitió una diferenciación del 59% en 2019, 12 puntos mejor que el resultado obtenido en el año anterior. La remodelación del Centro de recogida del Estado también se ha traducido en una notable mejora en el ámbito de los residuos especiales, no peligrosos y peligrosos, llegando a diferenciar el 99% de los residuos gestionados. 

Transformación de desechos

Otro paso importante para la sostenibilidad es la transformación de los desechos. Un programa, actualmente suspendido por la emergencia sanitaria debido a la propagación de COVID-19, que prevé la instalación de un compostador electromecánico para la transformación de los residuos orgánicos producidos en el Estado en un «Compost» de calidad. De esta manera, las 600 toneladas de material orgánico producido regresan a la naturaleza en forma de mantillo.

Reciclar y economía circular 

Monseñor Vérgez Alzaga destacó otros cuidados del medio ambiente dentro de las Murallas Leoninas en tiempos de pandemia y que pueden inspirar a otras instituciones: 

  • la presencia de contenedores/compactadores para botellas de PET ubicados en el interior de los Museos Vaticanos.
  • la reducción de los residuos indiferenciados a sólo el 2% (es decir, hasta el 98% de los residuos se seleccionan correctamente).
  • De esta manera, los desechos ya no se consideran un gasto para su eliminación, sino como un recurso económico resultante de su uso rentable y virtuoso.
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.