Aleteia

4 consejos para ahorrar en familia mientras mantienes la distancia social

family picnic
Dragon Images | Shutterstock
Comparte

Que estos meses sean una oportunidad para hacer las cosas con prudencia

Quizás tienes miedo de volver a las tiendas por contagiar o que te contagien el COVID-19. O tal vez seas una de las millones de personas que han perdido el empleo o que ha visto disminuir sus ingresos desde que comenzó la pandemia y ya no tienes tanto dinero para comprar alimentos como antes.

Si ese es tu caso, aquí hay algunos consejos para gastar menos en comestibles y hacer menos viajes a la tienda para que haya menos tiempo potencial de exposición al virus para ti y tu familia.

1
Haz un par de comidas a la semana sin carne

La buena carne es cara, entonces, ¿por qué no acostumbrarse a incorporar más opciones vegetarianas en el plan de comidas? Elige dos o tres días (digamos miércoles y viernes, el último de los cuales es tradicionalmente un día de abstención de carne para los cristianos) y haz de estos tus días «sin carne».

Algunas ideas vegetarianas fáciles y económicas incluyen: huevos, tacos sin carne, ensaladas o tazones de arroz con frijoles y / o batatas sazonados con condimento para tacos en lugar de carne. (Pela una batata y córtala en trozos muy pequeños, luego cocínala en un poco de aceite en la plancha hasta que esté suave. Agrega comino y chile en polvo, y sal).

Un buen plato abundante y económico es la ensalada de pasta fría con queso y verduras (piensa en zanahorias cocidas, guisantes, tal vez incluso un poco de brócoli o coliflor finamente picados). Cocina la pasta y agrega algunas verduras frescas o congeladas, un poco de aceite y vinagre o un poco de aderezo para ensaladas, y disfruta.

Refrigera las sobras para un almuerzo rápido. Una berenjena suele ser más barata que un kilo de carne picada y sabe deliciosa al horno con salsa de tomate.

2
Utiliza siempre que puedas la opción pick-up

Aprovecha los servicios de recogida de tu supermercado, si los tiene. Encarga solo las cosas que realmente necesitas. Mantén el monto total en dinero que puedes gastar como límite y elimina cualquier cosa de su lista de pedidos que esté por encima de ese límite. Antes de abrir la aplicación, decide cuánto puede gastar, ¡y nunca encargues tus compras cuando tienes hambre!

3
Ten siempre helado y extras en la nevera

Guárdalos para las veces que tengas la tentación de salir. ¡Entonces puedes tomar un cono o helado o un dulce en casa por la mitad del costo, el mismo sabor y una experiencia gastronómica más segura!

4
Haz un inventario regularmente y sé creativo

Al final de cada semana o mes (según la frecuencia con la que compres), mira lo que tienes en la despensa en lugar de ir corriendo a la tienda. ¿Todavía tienes un poco de mantequilla de maní? ¿Qué pasa con algunas de esas cosas que acumulaste durante la cuarentena que no has usado? Ahora es el momento.

Si estás atascado y no se te ocurre qué hacer, intenta buscar en Google los ingredientes que tienes con la palabra receta para ver qué sucede.

Comprar con un presupuesto estricto puede ser difícil, pero proporciona un gran impulso para la creatividad en la planificación de comidas. Aunque definitivamente requiere más reflexión y atención, he descubierto que cuanto más te acostumbras, más fácil te resulta. También es mucho más difícil tirar los alimentos, lo que significa menos desperdicio de alimentos y una mejor planificación.

Combina esto con limitar tus viajes a la tienda de comestibles, y serás una persona más reflexiva, organizada y controlarás mejor el presupuesto. ¡Win-win por todos lados!

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.