Aleteia

Una por día y en 45 minutos, vuelven las misas con fieles a Uruguay

URUGUAY
Comparte

La fecha acordada -en diálogo con el gobierno nacional para el regreso de celebraciones religiosas con presencia de gente- es el 19 de junio, fiesta del Sagrado Corazón de Jesús.

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

El próximo 19 de junio será un día festivo en Uruguay. La mayoría de los uruguayos hará una pequeña pausa en sus actividades cotidianas para recordar el natalicio del que es considerado el “padre de la patria”, José Gervasio Artigas (también es tradicional que debido a esto sea el Día del Abuelo).

 

Sin embargo, para la pequeña comunidad de creyentes de uno de los países más laicos de América Latina ese día –además de celebrar la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús–  tendrá un plus especial, pues representará nada más ni nada menos que la posibilidad de retornar en cuerpo y alma a la misa.  Esto es algo que había quedado en suspenso desde que en marzo se estableciera la emergencia sanitaria debido a la pandemia del coronavirus.

 “Pareciera que Dios no es útil”

«Para muchos de nosotros -y el Uruguay parecería que lo estuviera demostrando en estos días con algunas decisiones que se toman- Dios no es útil. Dios no es práctico. Sí es práctico que funcione el comercio, la industria, la construcción y que haya movimiento de dinero. Es decir, que Uruguay no se quede económicamente», expresaba el arzobispo de Montevideo, cardenal Daniel Sturla, en su columna semanal de radio (Oriental) ante la decisión de la apertura de shoppings en Uruguay en el marco de la «nueva normalidad» y de cara al Día de la Madre de este 14 de junio.

«Se acerca el Día de la Madre y pareciera que el mejor homenaje es abrir los shoppings. Así se pueden hacer los regalos y hay un movimiento de dinero», señalaba.

«Que el Señor ilumine a quienes tienen que tomar las decisiones y que entonces podamos dar pasos hacia esta nueva normalidad que nos encuentre a cada uno en su lugar y que le dé a Dios el único lugar que le corresponde: el primero», agregaba con énfasis Sturla y de alguna manera dejando entrever el reclamo para que desde el Poder Ejecutivo se diera lugar también a la habilitación de misas con fieles, siendo que el protocolo sanitario ya había sido aprobado.

Mientras tanto, todo parecía continuar en el marco de la virtualidad y misas por internet hasta nuevo aviso. Pero este jueves 11 de junio se dio el anuncio tan esperado. El encargado de hacerlo  –luego de una reunión en la sede de gobierno de Uruguay junto a representantes de otras comunidades religiosas- fue el propio Sturla, quien hizo referencia al anhelado 19 de junio y en una “primera fase”.

Por último, Sturla agradeció por la decisión adoptada:

“Todas las iglesias estamos agradecidos con las medidas del gobierno en cuanto al cuidado de la gente y como uruguayos estamos orgullosos del comportamiento de la gente. Para nosotros era importante que pudiera volver la celebración religiosa para el cuidado espiritual de nuestra gente”, agregó.

Pero este viernes 12 de junio el tema dio un nuevo giro debido a que el intendente de Montevideo, Christian Di Candia -quien preside la entidad denominada Congreso de Intendentes-, salió al cruce del acuerdo diciendo que aún no es posible la realización de liturgias y que «siguen prohibidas».

El tema seguía generando expectativa en la tarde, hasta que desde la Secretaría de Presidencia, a cargo de Álvaro Delgado, se volvió a respaldar la fecha pactada para este 19 de junio del regreso a misas con fieles y a señalar que el Congreso de Intendentes «acompaña» la decisión. Acto seguido, la Arquidiócesis de Montevideo emitió este tuit:

¿Cómo será el regreso a las misas en Uruguay?

Aforo limitado, una celebración por día en cada iglesia y con una duración no mayor a 45 minutos. El protocolo acordado con el gobierno nacional dado a conocer este 11 de junio para el regreso a las misas contempla entre otras cosas las ya clásicas medidas del uso del tapabocas, alcohol en gel y la exhortación a que no participen mayores de 65 años o aquellas personas que sean población de riesgo. También se recuerda que continúa la excepción del precepto dominical.

Ver protocolo que utilizará Uruguay en el siguiente video publicado por la Iglesia de Montevideo en su sitio web:

 

 

Uruguay vs coronavirus, una “isla” en la región

Mientras en Brasil, Chile y Argentina la situación con respecto al coronavirus parece no dar tregua, en Uruguay de momento todo parece “bajo control” (desde que estalló la crisis sanitaria el pasado 13 de marzo se han registrado hasta la fecha 847 casos positivos con 772 personas recuperadas y 23 fallecidos).

Incluso, en los últimos días varios medios internacionales han hecho referencia al ejemplo de Uruguay en su lucha contra el coronavirus, país que entre otras cosas –a pesar de ser un país de poco más de tres millones de habitantes- ha lidiado de manera exitosa con la pandemia sin tener que apelar a la “cuarentena obligatoria” y con la colaboración de un grupo de expertos científicos asesorando al gobierno.

No obstante, lejos de cantar victoria, la situación merece continuo monitoreo debido a que las amenazas persisten desde sitios fronterizos como al norte con Brasil, país que se ha posicionado como epicentro de la pandemia en América Latina.

Otro caso similar al de Uruguay es el de Paraguay, país que este 15 de junio entrará en fase tres de la cuarentena inteligente. En esta etapa, en cuanto a las misas, será permitida la presencia de hasta 20 fieles. Las parroquias deberán tomar todos los datos de los presentes y adoptar medidas sanitarias como el distanciamiento social, entre otras. También se sugiere a las parroquias celebrar una misa por día. 

Por lo pronto, ahí está Uruguay, y ahora dando también un paso fundamental que tiene que ver con la vida espiritual de su gente.

 

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.