Aleteia

Venezuela venera dos reliquias con la sangre y el cabello de san Juan Pablo II

VENEZUELA
José Cohén
Comparte

Estos reliquiarios simbolizan la presencia física de su cuerpo entre los creyentes venezolanos, con los cuales no sólo se recuerdan sus dos visitas al país, sino también sus enseñanzas y mensajes de amor

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Venezuela no ha dejado de recordar el centenario del nacimiento de san Juan Pablo II, a pesar de que el 18 de mayo de este año 2020, coincidió con las limitaciones impuestas por la pandemia del Covid-19. Juan Pablo II ha sido hasta ahora, el único Papa que ha visitado al país suramericano. Lo hizo el 26 enero de 1985 y el 9 de febrero de 1996. Con motivo de estas visitas, la imagen del “Papa amigo” quedó sembrada en el alma de los venezolanos.

Existen dos reliquias de primer grado (es decir, que formaron parte de su cuerpo) mediante las que Karol Wojtyla, nacido el 18 de mayo de 1920, en Wadowice, Polonia, también se ha quedado para siempre en Venezuela. En primer lugar, una muestra de sangre que es venerada en la parroquia “San Juan Pablo II”, en Montalbán, Caracas, la cual llegó al país en noviembre de 2014; la segunda, algunos cabellos del pontífice que, en junio de 2015, fueron entregados a la Universidad “Dr. Rafael Belloso Chacín” (Urbe) de Maracaibo.

Existen otras reliquias pero en su mayoría son de tercer grado, -es decir, objetos que fueron usados o tocados por san Juan Pablo II- durante sus dos visitas al país. Algunos son netamente sagrados como los cálices usados en las misas; las vestimentas religiosas que llevó; sillas o tronos en los que se sentó durante las ceremonias y reuniones; las habitaciones donde descansó, con sus camas y lencerías. También se tiene conocimiento de la custodia de comedores con la mantelería y vajillas en las que llegó a comer el santo.

 

VENEZUELA
news flash | José Cohén

 

La gota de sangre en el reliquiario

Santiago Lodygo, quien es párroco de “San Juan Pablo II”, una iglesia parroquial que está cimentada sobre la explanada de Montalbán, donde el 27 de enero de 1985, el Papa celebró la eucaristía en su primera visita, concedió el privilegio a Aleteia de ver y fotografiar varias reliquias vinculadas al santo polaco que se encuentran en ese lugar. Pese a confirmar que la reliquia de primer grado bajo su custodia fue la primera en llegar a Venezuela conteniendo una gota de sangre de Juan Pablo II, expresó desconocer el momento y la manera en que el plasma fue extraído del pontífice.

“Es posible que haya sido extraída después de su fallecimiento el 2 de abril de 2005 para recordarlo”, expresó sin entrar en detalles. La otra posibilidad es que “el trozo de tela ensangrentado” haya sido parte de la vestimenta que el Papa llevó el 13 de mayo de 1981, cuando sufrió un atentado a manos del terrorista Mehmet Ali Agca, en la plaza San Pedro.

Santiago Lodygo, quien es de los padres palotinos y oriundo de Polonia, prefirió extenderse en el objeto de la reliquia. “Simboliza la presencia física de su cuerpo entre nosotros, para recordar sus enseñanzas y mensajes de amor, esperanza hacia el hijo de Dios y María Santísima que predicó y difundió en su largo pontificado, durante sus 104 viajes que realizó fuera de Italia, y su visita a 129 países de todo el orbe, incluyendo Venezuela”.

Explica que la misma fue entronizada en este templo por el entonces arzobispo de Caracas, cardenal Jorge Urosa Savino, el 14 de noviembre de 2014, tras la canonización de Juan Pablo II, el 27 de abril de ese año. Un año antes, el 17 de noviembre 2013, la parroquia había creada canónicamente durante una ceremonia en la que tomó posesión el también polaco y palotino Roberto Planchta. En 1989, el templo fue dedicado inicialmente a Nuestra Señora de La Visitación. Ahora es la parroquia “San Juan Pablo II” de Caracas.

Para la adquisición de la reliquia, las autoridades episcopales venezolanas redactaron una carta dirigida al arzobispo de Cracovia, cardenal Stanislau Dzwisz a quien formularon la solicitud, felizmente materializada, de donde surge entonces el certificado de originalidad.

Las reliquias no se pueden comprar ni vender. Son regalos que hacen crecer el culto por el santo, y motivan a la feligresía a seguir sus pasos y su ejemplo de vida cristiana”, dijo el padre Santiago alegre de mostrar los objetos vinculados al Papa.

 

El cabello de Juan Pablo II

Hacia el occidente de Venezuela, la Universidad “Dr. Rafael Belloso Chacín” (Urbe) de Maracaibo, cuenta con la segunda reliquia de primer grado de san Juan Pablo II, la cual llegó en junio de 2015. Monseñor Ubaldo Santana, entonces arzobispo de Maracaibo, entregó formalmente la reliquia a la casa de estudios superiores contentiva de algunos cabellos pertenecientes al “Papa amigo”, quien fue sumo pontífice durante 27 años.

“Tenemos los motivos para recibir este valioso presente, contamos con la cátedra libre Juan Pablo II en la que fomentamos en la comunidad los valores y el mensaje de amor del Sumo Pontífice a quien rendimos honores a diario con una plaza que lleva su nombre y en la que veneramos su imagen”, dijo el 17 de junio, Oscar Belloso Medina, el rector fundador.

EXPOSICIONES: El padre Santiago Lodygo anunció la intención de abrir una exposición fotográfica en las instalaciones de la iglesia caraqueña, en el marco del centenario de Juan Pablo II, para continuar difundiendo su legado. “Para hacerlo más vivo, especialmente a las nuevas generaciones”, dijo a Aleteia. Consideró al “papa viajero” como un hombre intelectual que amó a su familia, a  su país y conoció el dolor desde muy niño cuando perdió a la madre, a un hermano y también al papá quedándose solo en el mundo.

Cerró agradeciendo a Dios “por haber creado un ser humano tan valioso y especial que llevó su alegría, y su amor al prójimo en todas las naciones que visitó durante sus 27 años de pontificado”. “Sus reliquias son una forma de recordarlo entre nosotros”.

 

MASK
Te puede interesar:
¿De cuándo es esta foto?

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.