Aleteia

San Pablo (Brasil): Un inusual Corpus Christi sin alfombras y procesiones

SAO PAULO
Comparte

Así ha sacudido el coronavirus a una de las celebraciones más populares en Brasil, que ha llevado todo al terreno de la virtualidad

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Ver el colorido que desata la fiesta del Corpus Christi en países como Brasil llena el alma. Las típicas alfombras coloridas –como las expuestas en ciudades como Santana de Parnaíba a lo largo de más de 800 metros- forman parte del paisaje habitual de una jornada que suele contar con niños y adultos colmando las calles celebrando.

Sin embargo, en 2020 todo cambió. Y todo gracias a la pandemia del coronavirus.

“Lamento no haber podido ver los dibujos transformados en alfombras, lo que nunca antes había sucedido, pero sé que debe ser así en este momento de aislamiento social, por solidaridad con nuestros hermanos, como el buen samaritano”, reflexiona en diálogo con Folha de Sao Paulo el artista plástico Alcides Maia, quien ha estado desarrollando bocetos (luego plasmados en las típicas alfombras) por más de dos décadas.

Ver tradición en imágenes aquí (hacer click en galería): 

 

De momento, la popular tradición deberá ser recordada y seguida –como ha sido habitual con estas celebraciones en tiempos de coronavirus-  a través de redes sociales y plataformas tecnológicas.

“No poder actuar o participar por primera vez como párroco causa cierta tristeza, porque sé que, además de una actividad cultural en la ciudad, es un momento fuerte en el que se puede difundir el mensaje de esperanza y amor a Dios”, cuenta también a ese medio Marcelo Augusto García, un sacerdote de la localidad de San Pablo, uno de los sitios más afectados en Brasil por el coronavirus.

Por otro lado, a modo de alternativa en esta oportunidad, la invitación es a que los fieles puedan de alguna manera vivir esta jornada especial con la colocación de algún símbolo tanto en ventanas como puertas y así recibir bendiciones.

 

¿Una alfombra virtual?

En otros lugares de Brasil, como Niterói (Río de Janeiro), también ha trascendido una iniciativa llamativa vinculada a la que es considerada la mayor alfombra de sal de América Latina durante Corpus Christi. En este caso, según se informó, a través de las redes se mostrará una «alfombra virtual» en este año tan especial sacudido por el coronavirus.

 

Un clamor por aislamiento social

Tan solo en San Pablo, el coronavirus ha dejado más de 150.000 casos confirmados y casi 10.000 fallecidos (en un país que se ha convertido en epicentro de la pandemia y que estaba por superar la barrera de los 40.000 muertos).

El pasado 8 de junio, representantes de las organizaciones pastorales y religiosas suscribieron «un llamamiento al Gobernador de São Paulo João Dória para prolongar, si es necesario, las medidas de aislamiento social, junto con los ayuntamientos de los municipios más afectados por la pandemia” (Conferencia Nacional de Obispos de Brasil).

La preocupación por la propagación del nuevo coronavirus está latente y lo que sucede con la población que vive a las afueras interpela.

En esos lugares, indica el mensaje, “las condiciones de vida precarias se ven agravadas por la pandemia”.  “Nuestros pastores trabajan con la parte vulnerable de la población, y vemos el sufrimiento de estos hermanos y hermanas golpeado fuertemente por Covid-19 ”, agrega.

El pedido culmina con una expresión de solidaridad con las familias que perdieron seres queridos y víctimas del nuevo coronavirus (ver texto completo aquí).

En tanto, este pedido se dio también antes de que el propio papa Francisco invitara a los brasileños a rezar a la Virgen de Aparecida por el fin de la pandemia.

 

 

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.