Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 25 noviembre |
Santa Catalina de Alejandría
home iconEspiritualidad
line break icon

Por qué cuanto más te conoces más libre eres

KNOW YOURSELF

Nelen - Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 09/06/20

No se puede caer bien a todo el mundo: mejor que vivir respondiendo a las preguntas que hace el mundo es acoger las que realmente te preocupan a ti

Siempre me acerco a la realidad desde donde me encuentro. ¿Qué pregunta llevo en mi interior? ¿Qué sueño vive en mi alma? ¿Qué palabras habitan en mi corazón?

Desde mi pregunta observo la vida, al otro. Sé que tengo que conocerme para responder estas preguntas. Tengo que mirar hacia dentro y al mismo tiempo hacia fuera, hacia el mundo.

Miro la realidad desde mi pregunta, desde mi inquietud, desde mi miedo. Me acerco a los otros turbado, feliz, o con miedo. Con un respeto exagerado, con un desprecio no disimulado.

Y veo la realidad de acuerdo con lo que siento, con lo que me pregunto.

Mira dentro tuyo

Miro mi corazón. ¿Qué pregunta me turba? En este tiempo de pandemia han surgido preguntas nuevas. El confinamiento me ha mostrado la fragilidad de mi vida, de mis vínculos.

Y me ha desvelado también la riqueza de todo lo que tengo. Quizás he tenido menos interferencias. Y he dejado que hable en mí la voz del alma.

Lis Bokt-CC

Quiero vivir con más intensidad, con más pureza. Quiero cuidar más los vínculos que Dios ha tejido en mi piel. Quiero ser más libre, más de una pieza.

Quiero vivir sin conformarme con la vida que llevo. No quiero vivir respondiendo a las preguntas que el mundo me hace. No pretendo que todos estén contentos conmigo.

Si me preocupo por caer bien a todos algo falla. No puedo ser lo que otros quieren que sea. El otro día, alguien planteaba:

«¿Soy guionista o actor de mi propia vida? ¿Escribo mi historia o vivo la que otros escriben para mí? Voy por buen camino si a alguien le caigo mal».

Es verdad que no quiero el odio ni el desprecio. No quiero que me rechacen. Pero quiero ser fiel a mí mismo, a mi originalidad. Decía Karl Jung:

«Nacemos originales y morimos copias».

No quiero que me pase eso. Quiero ser fiel a mí mismo, a mi verdad, hasta el final de mis días. No quiero vivir copiando a otros.


ACUTIS

Te puede interesar:
«Todos nacen como originales, pero muchos mueren como fotocopias”: Carlo Acutis

Quiero conocer y amar mi originalidad, aceptándome como soy. No quiero reaccionar desproporcionadamente cada vez que alguien sin pretenderlo toca alguna de mis heridas.

Quiero perdonar, borrar el rencor que habita mi alma. Quiero limpiar heridas del pasado. Sin borrar nada, porque el pasado es parte de mi herencia.

Quiero acoger las preguntas que tengo muy dentro, no desoírlas.

Observar para entender

El silencio más intenso de estos meses ha hecho más acuciante la necesidad de escuchar las voces de mi alma. Los gritos de mi rabia. Las risas de mi alegría. Los aspavientos de mi miedo. Los impulsos de mis pasiones.

Me he detenido a observar muy quedo quién soy yo. Con mis luces y mis sombras. El que no se conoce no se entiende.

El que no mira hacia dentro no sabe de dónde vienen sus palabras y sus gritos. No entiende sus silencios y se sorprende con sus miradas.

SURPRISE
Khosro - Shutterstock

Quiero conocer lo que hay dentro de mí para no vivir sorprendido. En la encíclica Fides et ratio leo:

«La exhortación Conócete a ti mismo estaba esculpida sobre el dintel del templo de Delfos para testimoniar una verdad fundamental que debe ser asumida como la regla mínima por todo hombre, calificándose como ‘hombre’ precisamente en cuanto conocedor de sí mismo».

El hombre que se conoce a sí mismo es más libre, es más hombre, es más dueño de sí mismo. Quiero conocer lo que habita en mi alma para no querer vivir contentando a todos.Quiero cuidar el jardín de mi interior para que dé frutos nuevos.


GARDEN

Te puede interesar:
Un huerto interior, ¿lo tienes?

Este tiempo me ha permitido conocerme más. He tenido más tiempo para confrontarme con mis límites. He descubierto cosas nuevas en mi corazón.

Una recompensa incalculable

Cuando conozco mi verdad soy más capaz de abrirme a la originalidad de los demás. Decía el padre José Kentenich:

«La condición para la apertura ante otros es la aceptación de sí mismo, una aceptación que sabe en cierto modo qué es lo que representa la propia originalidad, la propia forma de ser un ser humano, y que, por eso, puede reconocer también la originalidad ajena como una forma diferente de ser un ser humano».

Conozco mis debilidades y riquezas y me abro a las de los demás. No me siento amenazado por nadie. No dependo de la aprobación de los otros para tener paz en mi interior.

Soy dueño de mis pasos, de mis actos. Al mismo tiempo sólo conociéndome y aceptándome como soy puedo dejar a Dios entrar en mi alma y que vea lo que hay en ella.

Entonces aprenderé a conocerlo a Él. Dejo que vea mis límites y pecados. No se escandaliza. Yo tampoco me escandalizo.

WOMAN, SERENE, HAPPY
stockfour | Shutterstock

Este tiempo de confinamiento me ha permitido escuchar la palabra que pronuncio en mi alma. El sueño que tengo dormido en mi interior.

Sé quién soy y hacia dónde camino. Sé lo que no quiero, lo que no deseo. Acepto mi vida como es en este momento, no como me gustaría que fuera.

Veo mi interior y sueño con un abrazo intenso del Dios de mi vida que me quiere en mi verdad. Soy guionista de mis pasos junto a Dios.

Él susurra a mi oído, yo lo escucho y lo sigo sin querer contentar a los que me piden que les haga caso, que actúe según sus deseos.

No caigo bien a todos. Pero a Dios sí. Él me ama haga lo que yo haga. Eso es lo que me salva de verdad. Ese amor incondicional es el que me levanta cada mañana.

Tags:
aceptarautoconocimientoautoestimaidentidadlibertadmisionero
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.