Aleteia

Fallece víctima de un cáncer Pau Donés, cantante de Jarabe de Palo

PAU DONÉS
Comparte

El autor de “La Flaca” nos deja a los 53 años. Hace pocos días publicó su último disco.

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Pau Donés nos ha regalado música casi hasta su último aliento. Aunque estaba previsto para septiembre, el 28 de mayo salía a la venta el último disco de su banda, Jarabe de Palo, bajo el título “Tragas o escupes”.

El single, “Eso que tú me das”, dedicado a la hija de Donés, es el testamento musical de un autor prolífico que desde hace décadas ha compuesto y cantado temas que ya son un himno para varias generaciones.

Con enorme generosidad, como solo hacen los grandes, sacó nuevas canciones hace pocos días para hacernos un poco más llevaderos estos días de pesadilla por el coronavirus. Sabía que el público iba a responder con toneladas de cariño a ese enorme esfuerzo que hizo cuando ya estaba muy, muy enfermo.

Con Pau Donés se ha ido Jarabe de Palo y uno de los fenómenos más importantes de la música de los últimos años. Pero, como siempre pasa con los grandes, Pau Donés ya es eterno.

Hace 5 años un cáncer de colon irrumpió en su vida como hace esta enfermedad, sin llamar y sin pedir permiso, truncando cualquier proyecto inmediato o sueño. En 2016 anunciaba que se había curado del cáncer, pero, un año después, en 2017, “volvió el cangrejo”, sufrió una recaída. En 2018 decidió dejarlo todo para estar con su hija Sara ya que consideraba que no había pasado suficiente tiempo con ella.

Esta vez sí dijo adiós a giras, a estudios de grabación, a la fama y a la popularidad y solo ofrecía algún que otro concierto benéfico a favor de la lucha contra el cáncer. Sin embargo, el gusanillo de la música seguía dentro y, en cuanto pudo, volvió a subirse a los escenarios de nuevo, pero ante el avance de la enfermedad, anunció que se retiraba. Necesitaba todas sus energías para este segundo round.

En pleno confinamiento apareció con un vídeo en el que cantaba a capella “Los ángeles visten de blanco”, un homenaje al personal sanitario que luchaba contra la pandemia. Un mes después, desde ese mismo balcón, nos regaló “Vuelvo”, toda una declaración de intenciones: “vuelvo hoy mientras el cuerpo aguante, vuelvo hoy por mi gente, vuelvo y aquí pienso quedarme para siempre. Vuelvo porque de nuevo la música a mi cabeza ha vuelto”.

Donés necesitaba de la música y, con permiso de su hija Sara, volvió a tocar y a componer. En aquellos días de confinamiento ya presentaba un aspecto físico muy deteriorado, pero la vitalidad y el optimismo de su música estaban intactos.

La chispa de Jarabe de Palo

Allá por 1996 comenzaba la historia de Jarabe de Palo, un grupo encabezado por Pau Donés, entonces ejecutivo de publicidad. Por una serie de carambolas de la vida, conoció en Cuba a una mujer que le impactó, “la Flaca”. De ahí nació la canción “La Flaca” que, curiosamente, alcanzó fama mundial no a través de las radios o de las televisiones musicales, sino gracias a un anuncio de publicidad. Fue un boom total. Dos años después llegó el segundo disco “Depende”.

La chispa entre el público y Jarabe de Palo seguía como el primer día con una conexión inmediata. Así han pasado décadas y temas como “El lado oscuro”, “Agua”, “Grita”, “Humo”, “Déjame vivir”, que, por cierto, Donés reconocía como sus canciones favoritas, sus obras maestras.

“Vivir es urgente”, fue uno de sus lemas para este tiempo de enfermedad. Supo bien desde muy joven que vivir y “superar las trabas de la vida” era necesario. A los 16 años vivió el suicidio de su madre. Poco antes de ese suceso tan trágico, regaló a su hijo una guitarra eléctrica, la semilla de esa vocación musical. Fue una desgracia que, en palabras del propio Donés, “le quitó el miedo a vivir”.

“Me gusta estar aquí y, de momento, no me quiero ir”, confesaba en un reportaje hace unos años, cuando publicó su libro “50 palos”. En aquella época resumía, con el humor del que siempre hizo gala, que él “no había tenido una buena vida”, que había tenido “un vidón” y concluía que “gracias al cáncer” había estado más vivo que nunca. El testimonio y las canciones de Donés transmiten esa pasión por la vida que ya ha trascendido su propia muerte.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.