Aleteia

Una mirada a La Conquistadora, la estatua de María más antigua de Estados Unidos

La Conquistadora
Comparte

Nuestra Señora del Amor Conquistador tiene un guardarropa perfecto digno de una reina

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

En Santa Fe, Nuevo México, que reside dentro de los muros de 133 años de la Catedral Basílica de San Francisco de Asís, se encuentra la estatua mariana más antigua de América. Conocida como La Conquistadora, o Nuestra Señora del Amor Conquistador, esta imagen de la Santísima Madre ha sido la pieza central de la comunidad durante casi 300 años más de lo que Nuevo México ha sido un estado.

Según la historia de La Conquistadora, ampliamente registrada en Wikipedia, la estatua de 30 pulgadas fue traída a Santa Fe por el padre Fray Alonso de Benavidesto, en 1626, aunque se desconoce cuánto tiempo estuvo en el Nuevo Mundo antes de esta fecha.

Los estudios dendrocronológicos de la madera utilizada para crear la obra de arte datan del Renacimiento, entre los siglos XV y XVII. Si bien esta datación es generalmente aceptada, la presencia de dos tipos diferentes de madera, sauce y olivo europeo, ha desconcertado a los expertos.

Durante cientos de años, La Conquistadora ha atraído la devoción de los fieles, quienes se han dedicado a honrar a la Santísima Madre con donaciones de pequeños vestidos y joyas elaboradas. Durante los últimos cuatro siglos, esta tradición ha construido un vestuario elaborado, que incluye más de 300 vestidos y adornos adornados con piedras preciosas.

Un informe de Atlas Obscura coloca el valor de la corona de oro de 14 quilates, utilizada para su coronación papal en 1960, en 65.000 $, mientras que otra pieza premiada de su colección es una cruz bizantina de 220 diamantes, zafiros y esmeraldas.

Atlas Obscura también señala que la estatua tiene una colección de pelucas, que están hechas de cabello humano y casi todas de color marrón oscuro. Varias de las pelucas están hechas de cabello donado por pacientes con cáncer. La estatua a veces se presenta con una figura de madera más pequeña del niño Jesús, que se ha determinado que se creó por separado de La Conquistadora.

La estatua histórica también tiene un cuerpo doble, llamado La Peregrina, que se utiliza como sustituto cuando La Conquistadora es sacada de la capilla para apariciones especiales en eventos.

Desde 1685, La Conquistadora ha sido cuidada por la Cofradía del Rosario, una cofradía que promueve y paga los gastos de la estatua mariana. Según el sitio web de la Catedral Basílica, son los custodios de la estatua y todas sus pertenencias y cubren todo, desde el mantenimiento hasta el cambio del atuendo de la Santísima Madre, que ocurre aproximadamente una vez al mes.

La membresía en la Cofradia del Rosario está abierta a cualquier persona que desee compartir su devoción a la Virgen María. Las partes interesadas pueden encontrar más información aquí. También disponible en el sitio web de la Catedral Basílica hay un recorrido virtual por los terrenos, que lleva a los espectadores cerca del crucero donde se encuentra La Conquistadora. Simplemente haz clic en el pasillo hacia el altar y luego gira a la izquierda para explorar el nicho adornado de la estatua.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.