Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 01 diciembre |
San Nahún
home iconCuriosidades
line break icon

¿Sabías que... el cono helado nació a causa de una epidemia?

GIRL, EAT, ICE CREAM

Kseniia Perminova | Shutterstock

Una penna spuntata - publicado el 03/06/20

Antes de los barquillos, el helado se servía en un vasito de vidrio, que después de enjuagarse pasaba al cliente siguiente

Aunque ahora nos parezca un imprescindible del verano, en realidad el helado es un invento bastante reciente, pues hasta el siglo XVIII no existía la tecnología necesaria para confeccionarlos. Hasta entonces, los helados eran un bien de lujo que sólo se encontraban en las cortes reales, y se parecían más a nuestros granizados y sorbetes.

En el momento en el que se inventa máquina refrigerante, el problema de la producción en masa estaba resuelto, pero entonces surgió otro problema: Cómo transportarlo para su consumo individual. Durante más de cien años, el helado se siguió reservando para su consumo en locales selectos, o cremerías.

A principios del siglo XX, por fin, surgen los primeros carritos de helados y su consumo empieza a popularizarse, pero susbistía el problema del transporte individual: la solución adoptada en un principio era la producción de vasitos de vidrio – en Inglaterra se les llamaba penny lick, porque costaban un penique – que después de ser lamidos por un cliente, se lavaban en el momento y pasaban al siguiente usuario, como explica Robin Weir, autor de Penny Licks and Hokey Pokey, Ice Cream Before the Cone.

Sin embargo, los penny lick (y soluciones parecidas usadas en otros lugares de Europa) fueron acusados de ser una potentísima fuente de contagio durante las epidemias de cólera y tuberculosis.

Antes o después, las autoridades fueron prohibiendo los vasos de vidrio, especialmente durante la pandemia de gripe española de 1919. Hacia mediados de los años 20, prácticamente en toda Europa se hizo obligatorio el uso de copas monouso hechas de barquillo, que aunque existían desde 1903, no eran muy del gusto de los heladeros por su fragilidad.

En este caso, fue la ley la que obligó a los heladeros a conformarse con los conos de barquillo, dando origen al helado que hoy conocemos. ¡Y es que en medio de la tragedia, a veces las pandemias también ofrecen inesperados avances!

Traducido y adaptado para el público español por Aleteia. Aquí el artículo original

Tags:
alimentaciónepidemia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
corazones.org
Reza hoy a la Virgen de la Medalla Milagrosa
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.