Aleteia

Desilusiones que se pueden evitar

HUG
Di JPRFPhotos - Shutterstock
Comparte

Amar a alguien que no es como se espera, causa dolor, sufrimiento y tristeza pero siempre hay un camino.

Andrea y Carlos atravesaban por desilusiones en relación a muchos malos entendidos.

Sonrieron cuando les dije que la más fina madera luce impecable, hasta que se desmorona a causa de las termitas que pasan inadvertidas. En el matrimonio muchas cosas pueden no funcionar, pero no serán como las termitas de la relación, si además de amarse, los cónyuges se comunican y aclaran los malos entendidos.

Algo muy importante, ya que entre varón y mujer no solo existen diferencias corpóreas, sino también psicológicas.

Aquí algunos de sus mutuos reclamos:

Ella: «Yo creí que mi amor sería lo más importante para él, pero no es así. Es su trabajo, claro que es necesario y me importan sus logros, pero…»

El:«Pasa que mi esposa no valora mi esfuerzo, ni comprende el estrés que provoca el sacar a la familia adelante.»

Diferencias a comprender:

  • La importancia del trabajo para el hombre es de gran peso psicológica en su autoestima, por lo que uno de sus temores es no ser capaz, competente, y no ganar lo suficiente para las necesidades familiares.
  • Para la mujer en cambio, el amor debe ser la esperanza y la razón de su mutua unión, por lo que las manifestaciones afectivas, los detalles de cariño, las fechas de cumpleaños o aniversario de bodas, revisten de gran importancia.   

Ella: «Me afano por arreglarme lo mejor posible, cocinar lo que más le gusta, y extraño una felicitación, un piropo; una mirada de admiración o aprobación, como antes. A veces me da por pensar que ya no me quiere.»

El: «¡Mujer!  Tú sabes que no es mi intención, sin embargo, estoy pendiente de todo lo que necesitas, y… ¡dudas de mi amor!  ¿No será que eres tú la que me está dejando de querer?»

Diferencias a comprender:

  • La mujer, si no se siente reconocida y querida por el esposo, le cuesta trabajo llevar una buena relación consigo misma, y por lo tanto con él. Es así, porque un componente muy fuerte de su autoestima proviene del cariño y la valoración del esposo.
  • El en cambio considera que obras son amores, y no comprende que para su esposa no es suficiente solo con saberse amada, sino que necesita además sentirlo y escucharlo.

Ella: «Siempre tiene tiempo para sus amigos, su familia, sus aficiones, y solo me dedica el tiempo que le queda libre, y todavía quiere intimidad, como si nada.»

El: «¡Lo ves así solo por celos y por no tenerme confianza! ¡Si supieras como me siento cuando me rechazas en la intimidad!»

Diferencias a comprender:

  • A la mujer por la incomprensión en acumulamiento de detalles, le cuesta mucho sincerarse con la persona que la ha desilusionado. Si recibiera las suficientes manifestaciones de cariño, tendría mucha seguridad y no sentiría celos por los espacios de autonomía del esposo.
  • La mujer a diferencia del hombre no puede separar sexo de amor, y por el sentimiento de decepción suele negarse bruscamente a la intimidad sin considerar como lo tome el.

Ella: Cuando le platico mis problemas siento que simplemente no me escucha.

El: ¡Claro que te escucho, pasa que luego ni siquiera aceptas mis consejos!  Aunque admito que en algunas cosas resulta que tienes razón.

Aspectos a comprender:

  • El varón tiende solo a racionalizar los problemas olvidando comprender los sentimientos de la esposa, mientras que ella suele hablar de sus problemas más que nada para intimar, por lo que   busca ser escuchada y comprendida en sus emociones, más que consejos.
  • La mujer a diferencia del varón es más intuitiva, que es una forma de conocer las cosas superiores a lo racional.

Conclusiones para Andrea y Carlos antes de asistir a un taller de comunicación matrimonial.

Los dos pueden tener culpa y razón, más la verdadera dificultad casi siempre es la falta de humildad para reconocer que no necesariamente el punto de vista personal es el correcto.

Por ello el éxito de un matrimonio no depende del esfuerzo que ambos pongan en mejorar la calidad de su amor como cada uno lo entiende. Es necesario además aprender a comunicarse creando sus propias formas ricas en intuiciones y sutilezas para expresar pensamientos y sentimientos de forma honesta, directa y correcta.

Que las diferencias corpóreas y psicológicas son una razón de bondad para construir su proyecto en unidad. De esa forma no confundirían la incomprensión con la falta de amor, y en vez de ellos se generaría su mutuo sentido de plena aceptación y pertenencia.

Significa que el verdadero éxito de un matrimonio es que con el tiempo crezcan más en su unión que en lo material u otros tantos aspectos.

Consúltanos en: consultorio@aleteia.org

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.