Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 05 diciembre |
San Sabas de Capadocia
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Hay que reír en medio de tantos miedos y angustias?

MONTAGE

Shutterstock | faboi | EverGrump

Carlos Padilla Esteban - publicado el 29/05/20

Falta una presencia que lo ilumine todo llenándolo de esperanza

Este tiempo de Pascua que vivo es un regalo de Dios. Un regalo de un amor que me desborda y supera. Llevo ya cuarenta días de luz, de Resurrección, de hogar santificado con su presencia.

Durante estos días se me ha presentado Dios en mi día, en mi vida. Ha venido a mi casa, a los míos. Y me ha dicho cuánto me ama.

Me ha dado señales de que está vivo. ¿Dónde está vivo en medio de una pandemia que huele a muerte, a miedo, a parálisis, a lejanía, a soledad, a incertidumbre? ¿Cómo puede estar vivo Dios en medio de mis rutinas y días aburridos?

Jesús está vivo paseando en medio de mi hogar, de los míos. Se ha aparecido en ese amor humano que me ha tocado recibir y dar.Se ha manifestado en un reino de Dios que ha surgido como la más pequeña de las semillas en mi corazón.

Es la Pascua un tiempo de alegría desbordante y contenida. De alegría honda y misteriosa. ¿Tengo razones para reír en medio de tantos miedos y angustias?

Jesús resucitado llena mi día de esperanza. Lo llena de vida. Es una fuente de agua viva que lo llena todo. El tiempo de Pascua tiene mucho de luz:

«Ilumine los ojos de vuestro corazón para que comprendáis cuál es la esperanza a la que os llama».

En tiempos de oscuridad como los que vivo falta luz. Falta una presencia que lo ilumine todo llenándolo de esperanza. ¿Dónde está la luz de Jesús resucitado? Los templos vacíos. Los sagrarios llenos de su presencia y su luz.

¿Y mi casa? Allí tiene que surgir la luz verdadera. Yo estoy llamado a ser la luz. No puedo esperarlo de otros. Luz en medio de un mundo en tinieblas. Luz que ilumine el camino y dé alegrías.

A menudo me puedo convertir en el que ilumina los defectos de mi prójimo. Los señalo, los hago visibles. Soy luz que despeja la sombra que cubre con pudor la debilidad. Y la expongo, la cuento, la muestro. No quiero ser ese tipo de luz. No pretendo levantar el pudor del que se cubre en su pobreza. No es esa mi misión.

Quiero ser una luz que desvele la belleza escondida. Allí donde aparece un rostro oscuro y sin belleza yo quiero ser la luz que desentierra un rostro maravilloso escondido.

PORTRAIT
Shutterstock | Stefaniya Gutovska

Quiero ese don de desvelar la belleza que el mundo no ve. La alegría escondida en ese pozo del que saco el agua que acaba con la sed.

La Pascua ha traído luz a mi vida en medio de la noche. No comprendo todo lo que significa este tiempo que vivo. Pero sí me ha enseñado a valorar los momentos, los instantes.

Me ha iluminado en mis horas que han corrido con rapidez ante mis ojos. He desvelado el sentido de estar en mi casa recluido. Es un tiempo de Pascua en mi hogar.

Vivo como los discípulos justo después de la resurrección. Esperando la venida del Espíritu para siempre. Pero algo se ha encendido muy dentro de mí.

Brota una luz de esperanza para tantos que viven sin ella. Me gustan las palabras del testamento espiritual que un padre le dejó a su hija monja en la comunidad Iesu Comunio:

«Querida hija, no estéis tristes porque lo que vais a enterrar no es más que mi cuerpo. Ya que mi alma estará gozando del rostro de Dios. Y digo esto no porque haya sido mejor o peor que otros sino porque confío plenamente en la misericordia del Señor. Toda nuestra vida ha sido una manifestación del inmenso amor que Dios nos tiene. No estés triste. Reza para que me perdone todas mis culpas. Al despertar me saciaré de su semblante. Busca al Señor todos los días de tu vida. Manteneos unidos y perdonad al que nos hizo mal. Os espero en el cielo».

Es la mirada de la Pascua. La muerte ha sido vencida. No debo tener miedo, aunque no lo pueda evitar a veces. Creo en la misericordia de ese amor que me ama en lo más profundo.

Creo en el poder del amor que enciende una luz poderosa dentro del alma. Tanto el amor que recibo, como el amor que torpemente entrego.

La Pascua ha despertado en mí el ansia de vivir para siempre, de subir más alto, de llegar a las cumbres. Quiero ser testigo de una esperanza que nunca muera.

He puesto mi confianza en ese rostro que me ama como soy y saca lo mejor que hay en mi alma. Goethe escribe:

«En nuestro pecho nace una pura aspiración hacia algo elevado, limpio, desconocido: hacia algo que es un eterno enigma, y a eso nos entregamos atendiendo la voz del agradecimiento. Yo comprendo la grandeza sagrada de ese anhelo cuando me es permitido contemplar su imagen».

He contemplado el rostro de Jesús vivo entre los míos, en mi hogar, en mi cuarto, en mis miedos, en mis angustias. Lo he contemplado diciéndome que no tema, que lo ame, que confíe.

Hace ya tiempo que no me preocupan las cosas poco importantes. No sé si estaré madurando en mi fe o es efecto de este confinamiento.

Pero quiero que sea verdadera la luz que ilumina ahora mis pasos y enciende mis palabras para dar luz a otros. ¿Será posible? Sólo Él puede evitar que mi voz sea un humo que sofoca.

Miro a lo alto, al misterio escondido dentro de mi alma, de los míos. Guardo silencio y contemplo a ese Dios que me llama por mi nombre.




Te puede interesar:
¿Sufres por algo que no depende de ti? ¡Elígelo!

Tags:
alegriaesperanzafelicidadpascuapazsufrimiento
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.