Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 25 noviembre |
Santa Catalina de Alejandría
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Pasó algo malo? "Esto es justo lo que yo quería"

KOBIETA NA DACHU

Edwin Andrade/Unsplash | CC0

Carlos Padilla Esteban - publicado el 25/05/20

¿Pandemia? ¿Crisis económica? ¿Separación? Lo que Dios permite es lo mejor, elegirlo te permite dejar de vivir amargado y lleno de quejas y mirarlo todo con una sonrisa de paz y esperanza

A veces me parece que Dios no está en mi camino. Cuando las cosas no resultan como yo deseo, cuando mis planes no se realizan. Y alzo mi voz al cielo gritando para que me oiga. Quiero saber por qué las cosas no suceden cuando yo quiero.

Él me lo recuerda: «No os toca a vosotros conocer los tiempos o momentos que el Padre ha establecido con su propia autoridad».

Los tiempos de Dios no son los míos. Ni sus caminos los que yo añoro y deseo. Tiene otros planes.

Pienso en esta pandemia. Me ha sucedido en el mejor momento de mi vida. ¿Es cierta esta frase? Oigo muchas quejas. Había tantos planes sobre el tapete, tantas posibilidades con las que había soñado…

¿Es este el mejor momento para que suceda todo esto que altera mis planes? Sin duda. Siempre que sucede algo en mi vida quiero pensar que es el mejor momento. Pero no lo hago con una mirada ingenua y torpe. No es así.

Es el mejor momento de mi vida cuando he perdido a un ser querido. Cuando he perdido mi empresa. Cuando no puedo estar con la persona a la que amo. Cuando no puedo seguir compartiendo la vida con quien amaba porque me ha dejado.

Sí, hoy es el mejor día. O como dice otra frase: «Esto es justo lo que yo quería».

Sus planes no son mis planes. Por eso es lo mejor. Es lo que Él quiere, porque Él no se desentiende de mí, no me abandona a la suerte, no se olvida de mi vida.

Me va a acompañar todos los días de mi vida. Va a estar presente en mí allí donde me encuentre. Y ese lugar en el que tenga que vivir estos días sin duda será el mejor lugar. Mi tierra, con los próximos con los que comparto la vida. Con las renuncias que forman parte de cualquier camino, de cualquier amor.

Esa mirada es la que me da esperanza y alegría. Esto es justo lo que yo quería, aunque elegiría mil veces el camino de la salud, de la vida, del amor fiel. O el camino contrario a aquel por el que camino.

Pero mi suerte está en Dios que siempre es fiel y no me deja. Lo que Él permite en mí es lo mejor, aunque no entienda. Decía el padre José Kentenich:

«Dios tiene un plan de amor con cada persona. No llegaremos a tener una plenitud de vida que incluye la paz y la alegría del corazón, si no nos preguntamos cuál es este plan y cómo podemos vivirlo y poner todo de nuestra parte para que esto se realice».

Su camino es mi camino, mi mejor camino. Va a ser el que me haga más suyo, más santo, más dócil, más generoso. Es su camino el que elijo, el que me lleva con prontitud a su presencia. Mi corazón se alegra.

Justo lo que yo quería. Esa mirada lo cambia todo. Dejo de vivir amargado y lleno de quejas y lo miro todo con una sonrisa de paz y esperanza.

Esta pandemia es justo lo que yo quería. ¡Qué contradicción! Cuando ha provocado tantas muertes y dolores, cuando ha llevado a la ruina a tantas personas. ¿Cómo puede haber un bien escondido en medio de tantas ruinas?

Dios es el único que puede sacar un bien de un mal, una perla preciosa de un poco de tierra. Puede hacerlo todo porque me ama con locura y convierte mis terrenos pedregosos en anchos caminos llenos de flores y árboles.

No tengo miedo porque confío. Le he perdido el miedo a la vida. Dejo de temer que esta pandemia me quite la paz. Mi vida es para la eternidad.

Estoy llamado a confiar en medio de mis tormentas exteriores e interiores. Confío en que ese Dios al que amo nunca me va a dejar sin esperanza, no me va a abandonar, no se va a alejar por otro camino. Va a caminar a mi paso y va a realizar la promesa de plenitud que un día tejió en mi pecho. No le tengo miedo a la vida.

Tags:
aceptarconfianzacoronavirusepidemiafe
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.