Aleteia

La fabulosa historia de un sacerdote aviador, filmada por Stanley Kubrick

© Capture d'écran Flying Padre
El padre Fred Stadtmuller viajó en avión para encontrarse con sus feligreses.
Comparte

El extraordinario cineasta estadounidense Stanley Kubrick comenzó su carrera cinematográfica lejos de los temas polémicos que se le conocen. Uno de sus primeros filmes es un pequeño documental dedicado a la figura insólita de un sacerdote católico de Nuevo México, el padre Fred Stadtmuller. Su particularidad es que se desplazaba en avión para ir al encuentro de sus feligreses

Flying Padre se rodó en 1951. En esta época, Stanley Kubrick acababa de lanzarse en la dirección y contaba en su activo con una única película, dedicada al boxeador Walter Cartier. Esta película cuenta la jornada típica del boxeador, de ahí el título Day of the fight.

El mismo año, el joven cineasta decidió escoger una segunda figura inspiradora para realizar su próxima película. Se trata del padre Fred Stadtmuller, un sacerdote misionero de servicio en el territorio vasto y caluroso de Nuevo México, Estados Unidos. Allí, las largas distancias y los desiertos, próximos a los de Arizona, son un auténtico quebradero de cabeza para lograr estar cerca de su nutrido rebaño: su parroquia se extiende sobre 10.000 kilómetros cuadrados.

De modo que el sacerdote se desplazaba a bordo de su Piper Club, un avión ligero biplaza de cabina cerrada bautizado “Spirit of St. Joseph”, y atravesaba el cielo para ir a la iglesia o acudir en ayuda de una joven madre cuyo hijo de un año estaba enfermo. Con este documental, el director rinde un hermoso homenaje a las misiones católicas.

[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=M681-jhx2Kk&w=560&h=315]

La odisea de un sacerdote salvador

En 1951, Stanley Kubrick solo tenía 23 años y poseía ya esa aspiración de abordar temas intensos. El sacerdote, de origen bávaro y del que relata dos días sucesivos, parece ser un pretexto para ahondar en el misterio de lo espiritual, o del arte, con la ayuda de su cámara.

A esa edad, su maestría ya era sorprendente. La primera panorámica sobre el desierto prefigura su futuro genio, los numerosos travellings futuros, los primeros planos de rostros y los cortes. Una voz en off relata las aventuras del “padre volador” y su avión salvador. A veces de tono irónico y alborozado, la película destaca la poca gloria que cosechó el sacerdote a pesar de sus logros y su abnegación.

Cuando el sacerdote se dirige a un enterramiento, el “Spirit of St. Joseph” es recibido como un signo de consuelo por parte de los fieles. Lo vemos también celebrar la misa a través de planos muy luminosos y maravillosamente encuadrados.

En un juego de oposiciones entre el sacerdote y los demás personajes, uno siempre luminoso y los otros más sombríos, las imágenes cuentan la historia de un mensajero espiritual. Un mensajero que ve las miradas puestas en él, unas veces teñidas de esperanza, otras de angustia, mientras que su mirada permanece fija en su objetivo y en su misión. La odisea del Flying Padre, con sus alas bondadosas, marca el inicio de la obra del joven Stanley Kubrick.

Ficha Técnica

Título original: Flying Padre: An RKO-Pathe Screenliner (S) (1951)


País: Estados Unidos


Dirección: Stanley Kubrick


Guion: Stanley Kubrick


Música: Nathaniel Shilkret


Fotografía: Stanley Kubrick (B&W)


Reparto: Documentary

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.