Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 04 diciembre |
San Juan Damasceno
home iconEstilo de vida
line break icon

Acabo de descubrir con el confinamiento que mi mujer me ha sido infiel

PHONE

Shutterstock | Alliance Images

Mercedes Honrubia García de la Noceda - publicado el 21/05/20

El confinamiento ha servido de lupa para los problemas de muchas parejas. Luis pidió ayuda al Instituto Coincidir. Esta es su historia

Eran mediados de marzo cuando recibí una llamada de un hombre, (Luis), muy preocupado porque su matrimonio hacía aguas.

Acababa de descubrir que su mujer (Luisa) le había sido infiel unos meses antes. En ese momento su corazón dio un vuelco.

-Pero… yo la quiero, no puedo entender qué ha pasado, no sé qué puedo hacer….

Entonces le pregunté: – «Luis, ¿quieres luchar por tu matrimonio?»

-«¡Claro!, Luisa y nuestros hijos, son la razón de mi vida.»

Fue entonces cuando nos pusimos manos a la obra, sabiendo que este momento de confinamiento nos ponía las cosas, si cabe, más difíciles. No sabíamos qué podría pasar durante ese período, conviviendo las 24 horas del día en una situación cuanto menos tensa, llena de preguntas y de incertidumbres. Lo que sí sabíamos es que Luis la quería y quería apostar por su matrimonio y darse una segunda oportunidad.

Primero empezamos a trabajar con Luis, para que pudiera sobreponerse a ese sufrimiento y analizar desde la calma qué les había podido llevar a esa situación.




Te puede interesar:
Pareja e infidelidad: Es necesario ir a las raíces de la decepción

Algo más tarde empezamos a trabajar con Luisa, para descubrir a través de un ejercicio de introspección qué le había llevado a Luisa a tener esa actitud con otro hombre.

Las razones de ambos nos llevaron a la misma conclusión: 

Nos habíamos instalado en una rutina que nos hizo ser más compañeros de piso que un matrimonio, un equipo”. 

Fue en ese distanciamiento tanto físico como emocional. Cuando una tercera persona apareció en la vida de Luisa, al empezar a compartir conversaciones con ella, poco a poco fue generándose una confianza y una complicidad propia de una pareja, con las consecuencias que de ello se derivaron.

Una vez los dos decidieron darse una oportunidad, empezamos a trabajar técnicas de comunicación. Durante todo este período de convivencia intensiva ambos han aprendido a respetar espacios y tiempos, a hacer preguntas, a valorar aspectos positivos del otro, pero sobre todo a saber escucharse y a comunicarse cada día, y digo bien, cada día.

Parece mentira que, en pleno 2020 en el que estamos hipercomunicados, pueda ser tan importante una mera conversación de pareja, en un rato consensuado por ambos para conversar cada día. Ambos han apostado por continuar conociéndose poco a poco, con sus anhelos y sus inquietudes, con sus alegrías y sus preocupaciones, con sus expectativas y sus realidades.


Wedding engagement ring - Woman

Te puede interesar:
Cómo comprender y superar la infidelidad

Así, Luis y Luisa han tenido conversaciones sobre cuestiones que antes nunca se habían tratado, conversaciones donde a través de diferentes retos que hemos ido planteando cada semana, han ido subiendo distintos peldaños en su nivel de comunicación y donde poco a poco van vislumbrando un horizonte de esperanza, en el que la ilusión por su proyecto es cada vez más firme.

Eso no quita que no haya habido momentos de dificultad, de dudas, de temor y de incertidumbre, pero poniendo las cartas encima de la mesa y apostando por lo que de verdad importante, su familia, Luis y Luisa han ido encontrando lugares desconocidos para ambos, que han generado una luz-guía en medio de la oscuridad en la que estaban inmersos.

Y todo esto gracias a un período de confinamiento, que ha permitido a este matrimonio darse una oportunidad para creer que su proyecto de vida, la familia que un día decidieron formar juntos, merece la pena, sabiendo que el perdón al otro y a uno mismo es clave para poder curar la herida que una infidelidad provoca en el corazón de la pareja, pero que bien cicatrizada te recuerda que esa herida tuvo un efecto positivo en su matrimonio y cómo no, en su familia.

Luis y Luisa siguen trabajando en su relación, en su equipo y sabiendo que hay días mejores y otros peores, tienen muy claro que como dicen en la película Up de Pixar :

Vale la pena luchar por lo que vale la pena tener.”

Por respeto a la intimidad de la pareja protagonista de esta historia hemos cambiado sus nombres.

Tags:
amorcomunicacionpareja
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.