Aleteia

5 consejos para salvaguardar la salud mental de tu familia en este momento

Monkey Business Images | Shutterstock
Comparte

El confinamiento con los niños es un desafío, pero estas estrategias les podrán ayudar

El confinamiento con niños es una historia totalmente distinta del confinamiento sin ellos. Mientras los amigos sin hijos están publicando en los medios sociales sobre las nuevas aficiones que están probando y sobre las recetas gourmet que están elaborando, los padres con pequeños quizás puedan disfrutar, con suerte, de unos pocos minutos a solas al final del día.

Ser padres nunca es fácil, pero el confinamiento ha llevado el reto a otro nivel. Sin embargo, por suerte existen medidas proactivas que los padres pueden tomar para ayudar a garantizar que todos los miembros de la familia saldan ilesos de este bache. 

James Schroeder, un psicólogo clínico pediátrico, es padre de ocho hijos con edades que van de unos mellizos de 13 años a un bebé de 8 meses. Ha compartido cinco consejos fundamentales para ayudar a los padres a salir adelante en el confinamiento:

Atención a la salud física

 

Schroeder anima a los padres a estar atentos a la salud física, incluyendo el sueño, la dieta y la actividad. No siempre se percibe de forma evidente, pero estos factores tienen un efecto enorme sobre los sentimientos y el estado de ánimo.

La salud mental está muy conectada con las prácticas del estilo de vida: los patrones de sueño, los de actividad y las opciones alimentarias”

“Durante este tiempo, es esencial prestar atención a estos tres pilares de la salud. ¿Definís bien vuestros hábitos de sueño? Hay muchas investigaciones que muestran que los patrones alimentarios están conectados con el ánimo y la salud mental, y también hay estudios que muestran que reducidos niveles de actividad se relacionan con una salud mental más pobre”.

Tomar decisiones saludables cada día puede ser un acto transformador de cuidado personal. No importa lo frustrante que haya sido vuestro día, dedicar 7 minutos a estirar y mover el cuerpo, o ir temprano a dormir para estar descansado puede ayudaros a sentiros más tranquilos y en control, según apoyan las investigaciones.

Esta pandemia es una especie de trauma global y todo el mundo tiene que procesarlo y superarlo a su manera. Por si fuera poco, mantener hábitos saludables quizás sea imposible ahora mismo: quizás las opciones alimentarias están limitadas o la ansiedad está generando insomnio. Por eso, es importante recordar el grandísimo impacto que tienen nuestros hábitos de salud física.

Descansos y cuidado personal

 

Schroeder tiene un mensaje importante para los padres que estén sintiendo la presión de estos tiempos:

Tenéis que poneros vuestra propia máscara de oxígeno antes de poder dársela a la persona a vuestro lado. Hay muchísimos padres bienintencionados que están intentando dar a sus hijos todo lo que necesitan pero que no están cuidando de sí mismos. A los padres les digo que la salud mental del hogar empieza siempre con vosotros. Cuidar de vosotros holísticamente es, en realidad, lo mejor que podéis hacer por vuestros hijos. Todo empieza con vosotros. No podéis ofrecer lo que no tenéis. No podéis fomentar el tipo de salud mental que vosotros mismos no estáis cultivando.

Está muy bien recomendar dedicar tiempo a uno mismo pero ¿cómo se aplica esto en la práctica? Schroeder alienta a los padres a planificar pequeños momentos de descanso a lo largo del día.

“No penséis en ello como 24 horas continuas, mejor incorporad descansos positivos para vosotros mismos”, explica. “Quizás 5 veces al día podéis dar paseos alrededor del patio o llamar a un amigo o escuchar música o incluso encerraros en el baño”.

Una estrategia clave es comunicar claramente a otro adulto en el hogar cuándo necesitas un descanso. Decir a tu cónyuge: “Necesito cinco minutos a solas en el dormitorio antes de cenar”, puede ayudarte a afrontar la rutina nocturna con una fortaleza renovada. Es un alivio tener esta “válvula de escape”, por breve que sea, cuando la necesitéis.

Reformula

 

La “reformulación cognitiva” es una herramienta psicológica de especial utilidad para los padres durante el confinamiento. La idea básica es convertir el diálogo interno negativo en algo motivador y positivo. Puesto en práctica, es un hábito de poderoso efecto.

“Los padres tienen que ser conscientes de su propio estado mental. ¿Qué mensajes y pensamientos internos estamos cultivando?”, comenta Schroeder.

“Por ejemplo, los padres podrían estar pensando: ‘¡Me estoy volviendo loco! ¡No puedo más!’. Pero tenemos que ser cuidadosos con no aceptar esos mensajes o no permitir que sean lo que nos repitamos una y otra vez. Uno empieza a creerse lo que dice de sí mismo”.

Schroeder insta a los padres a reemplazar esos pensamientos frustrantes con un diálogo interno que afirme su capacidad para perseverar a través de esta experiencia.

Cambiad ese pensamiento por: ‘Es un tiempo muy estresante, pero hay cosas que puedo hacer mejor’. O decíos: ‘Ya he superado momentos difíciles antes. Voy a mantener el tipo. Puedo hacerlo’. Durante este tiempo, queremos dejar un legado de resiliencia a nuestros hijos y no un legado de ansiedad. Todo empieza con lo que nos decimos a nosotros mismos”.

Otro ejemplo de reformulación de los pensamientos podría ser cambiar el “Estoy atrapado en casa” por el “Puedo centrarme en mi hogar y mi familia”. O cambiar “Yo solo quiero hacer las cosas de siempre” por “Estoy deseando hacer las cosas de siempre y estaré agradecido cuando pueda volver a hacerlas, pero también buscaré motivos para estar agradecido ahora”.

Gestiona el mensaje

Muy relacionado con la reformulación cognitiva está el gestionar el mensaje que presentamos a nuestros hijos.

“Es un tiempo muy estresante, pero la forma en que enfocamos el tema con nuestros hijos es muy importante”, afirma Schroeder. “Pensad en la forma en que somos un ejemplo para ellos, la forma en que actuamos y hablamos y pensamos delante de nuestros hijos. Centraos en mensajes sobre las cosas que podemos controlar en vez de mensajes de ansiedad y miedo”.

Podríais organizar que cada miembro de la familia comparta algo por lo que dar gracias cada día o decir a vuestros hijos: “Estoy encantado de que tengamos más tiempo para estar juntos en casa”. Muchas familias están creando una cápsula del tiempo que ayude a los niños a interiorizar pensamientos positivos de este tiempo, como el cambiar el “Estoy encerrado en casa” por el “Estoy a salvo en casa”.

Administrar el mensaje significa no solo controlar el ejemplo que dais a vuestros hijos, sino también los medios de comunicación que consumís.

“Me preocupa que las familias estén consumiendo mucho tiempo en los medios de comunicación durante esta época. Aquello que asimilamos es lo que vamos a exudar luego”, manifiesta Schroeder. El psicólogo anima a los padres a ver las noticias una o dos veces al día, pero a intentar no seguirlas de forma obsesiva. “Si estáis leyendo y viendo muchas cosas que van a fomentar la ansiedad, eso va a dañar vuestro estado mental. Tened cuidado con lo que consumís porque terminará abriéndose camino en vuestro interior”.

NO dudéis en pedir ayuda

Una pandemia global no es momento de hacerse el duro uno solo y sacarse sus propias castañas del fuego a toda costa. Estamos profundamente conectados mutuamente y somos responsables los unos de los otros, incluso estando físicamente distantes, como nos muestra el tiempo que vivimos.

Schroeder afirma: “Pide ayuda a personas que estén en tu mismo barco o que hayan pasado por lo mismo y que puedan animarte. Sin duda, este no es un tiempo en el que tener miedo de pedir ayuda. No pasa nada por decir: ‘¿Podemos hablar? No me encuentro muy bien’. A veces solo son necesarios un par de minutos al teléfono y eso ya te cambia el día”.

Si estás teniendo un día difícil, escribe o llama a un amigo, un familiar o un mentor. A esa persona le alegrará el día que contactes con ella tanto como a ti y te ayudará a reunir fuerzas para soportar mejor esta carga.

Poco a poco, con la ayuda de los amigos, la familia y la gracia de Dios, superaremos esto juntos.

Recordad también que hay terapeutas y psicólogos que ofrecen sesiones virtuales ahora mismo si necesitáis más ayuda profesional.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.