Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 04 diciembre |
San Juan Damasceno
home iconEstilo de vida
line break icon

¿En paro a causa de la pandemia? Consejos para animarte

Duet PandG | Shutterstock

Dolors Massot - publicado el 20/05/20

Actitudes y valores que necesitas para buscar empleo en tiempos de cuarentena.

La pandemia del coronavirus ha desencadenado una situación económica global muy difícil. Cientos de miles de personas han perdido el trabajo y tal vez tú seas una de ellas.

¿Por dónde empezar a buscar un nuevo empleo? ¿Estás preparado para ello? La situación es compleja, porque muchas de las fórmulas que hasta ahora funcionaban, no sirven en la «nueva normalidad», comenzando por la expresión «salir a la calle a buscar trabajo».

Todo se ha hecho más difícil, pero sabemos que las dificultades pueden convertirse en oportunidades.

Si estás en paro, aquí tienes algunos consejos sobre valores y actitudes que te pueden ayudar a tomar decisiones acertadas y alcanzar la meta que te propones. Puedes verlos en la galería fotográfica o leer el texto completo en la página siguiente:

Ahora tú eres tu jefe.

Tómate este tiempo de paro como un nuevo trabajo: el trabajo de buscar trabajo. Tú eres tu jefe y vas a organizar tu empresa: que tengas un plan a medio-largo plazo y un plan diario. Exígete y evalúa cada día cómo evolucionas.

MOLESTOWANIE
Mag Pole/Unsplash | CC0

No te quedes anclado en el pasado.

No sirven los lamentos. No es que el mundo vaya contra ti: muchas otras personas han perdido su trabajo. Mejor no pienses «en modo perforador» qué ha ocurrido y quién es el culpable, dándole vueltas día y noche: hay que dar pasos en busca del siguiente trabajo.

La diseñadora Coco Chanel dijo: “No pierdas tiempo chocando contra una pared, con la esperanza de transformarla en una puerta”.

¿Cómo lo vas a explicar?

Piensa bien qué vas a decir y a quién. Para unas personas es imprescindible hablar del problema sin necesidad de que les den la solución. Para otras, no es necesario verbalizar el problema. Piensa cuál es la actitud que más va con tu forma de ser.

Busca ayuda emocional en quien te la puede dar.

Acude al amigo leal, a la persona de confianza para contarle tu situación y que pueda orientarte en cada paso que vas dando. Esa ayuda emocional tal vez no sepa de mercado laboral pero sí de quién eres tú por encima de las circunstancias.

son hugs father
By sebra|Shutterstock

Agárrate a tus seres queridos.

El trabajo es importante y nos aporta dignidad, pero hay quien nos quiere por encima de todo eso. Nos van a querer pase lo que pase. Es el momento de descargar nuestra preocupación y reforzar la idea de «familia»: nos quieren por quienes somos, a las duras y a las maduras.

La guerra se gana con la suma de pequeñas batallas.

Marca unos pequeños objetivos diarios: desde ordenar la mesa de trabajo (o parte de ella) hasta revisar tu agenda de contactos (o un par de letras), pasando por asistir a una conferencia vía Zoom.

SHUTTERSTOCK

Esmérate en el arreglo personal diario.

Estar confinado y buscar trabajo desde casa puede causar la falsa impresión de que «puedo ir como quiera porque nadie me ve». Hazlo por ti: cuídate. Y hazlo por los que viven contigo: arréglate cada mañana como si fueras a salir de casa para ir al trabajo.

Algunos medios de comunicación auguran la muerte del traje, en el caso de los hombres, por culpa de la cuarentena. No estoy segura de que eso ocurra porque ir elegante siempre será un sello distintivo. Pero tal vez sea el momento de plantearse ahora como estar elegante, de forma adecuada a cada situación: por ejemplo, para una entrevista de trabajo por internet.

Elegancia interior y exterior.

Va ligado al punto anterior. Quizá te plantees que, precisamente ahora que necesitas renovar tu look para hacer entrevistas de trabajo, no vas bien de presupuesto como para hacerlo. Aparta esa idea, que te creará inseguridad y malestar.

Cuida el aspecto externo, pero no te obsesiones. Al buscar trabajo, lo más importante y quien debe brillar no es un pedrusco en el dedo o un Rolex en la muñeca: eres todo tú. Otra cita de Coco Chanel viene bien aquí: “No es la apariencia, es la esencia. No es el dinero, es la educación. No es la ropa, es la clase”. Pues a por eso: esencia, educación y clase. 

Da gracias.

Es un ejercicio muy sencillo. Consiste en que cada día vas a pensar motivos por lo que dar gracias: comienza por «la vida» y sigue.

Medalla de la Virgen Milagrosa.
© Alain PINOGES/CIRIC

Busca iconos que te motiven.

¿Quién o quiénes son tus referentes? Escribe sus nombres y piensa en ellos a diario. Te inspirarán acciones positivas. Imprime su fotografía y póntela a la vista. O pon sus imágenes como fondo de escritorio en el ordenador.

EMOCJE
Yuliya Kosolapova/Unsplash | CC0

Imprescindible: el buen humor.

Que no decaiga tu ánimo. Es muy duro estar en el paro, pero se sale más rápido de ahí si uno emprende la «búsqueda activa de trabajo» con una dosis de humor. A veces, en plena búsqueda de trabajo, va bien mirar una foto de Rambo o hacerse una partida de dardos.

Recuerda tu propósito de vida.

Te ayudará a conseguir trabajo con más energía que pensar en tus deudas o tu hipoteca. En tu propósito de vida está tu corazón y por él eres capaz de las cosas más grandes que jamás hayas imaginado: ponerte a estudiar de nuevo, reinventarte profesionalmente… Todo es posible, ponte a prueba. Tal vez el coronavirus es la ocasión para enfocarnos de nuevo hacia otras prioridades.

COLOR ESPERANZA
Sony Music Latin

Los músicos no pueden trabajar sobre el escenario: Ara Malikian, en una de sus intervenciones benéficas a causa de la covid-19.

Da gratis.

¿Buscas trabajo y el consejo es que des gratis? Pues sí. Dar tiene muchos efectos positivos: la generosidad amplía la mirada y nos hace mejores por dentro. Además, si estás hundido, saldrás de ti mismo y descubrirás que tienes mucho que dar a los demás: ¿Se te dan bien los arreglos de la casa? Haz un tutorial de Youtube. ¿En qué eres experto? Explícalo a través de whatsapp para que ese conocimiento llegue a otros.

De nuevo una frase de Chanel: “Cuántas preocupaciones desaparecen cuando se decide ser ‘alguien’ en vez de ‘algo’”. ¿Por qué no ser ese «alguien» que ayuda a los demás?


SONRIENDO BAJO LA CRISIS

Te puede interesar:
Superar la crisis con una sonrisa


PORN

Te puede interesar:
Porno gratis para tener nuevos adictos durante la pandemia


suspicious

Te puede interesar:
Cómo tratar con gente susceptible

Tags:
teletrabajotrabajo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.