Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 28 noviembre |
Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa
home iconEstilo de vida
line break icon

Haz esto si te aprieta el cinturón después de comer

WORK

Photographee.eu - Shutterstock

María Eugenia Brun - publicado el 18/05/20

¿Has oído hablar de la distensión abdominal?

¿Alguna vez has sentido que después de comer te aprieta el pantalón o tienes el abdomen hinchado?

Seguramente sí, tal vez después de una ingesta excesiva en un cumpleaños, en una reunión familiar, puedes haber sentido una molestia, pero fue algo ocasional. Pero debemos estar atentos por si es un síntoma que se mantiene en el tiempo, ya que puede esconder una intolerancia a ciertos alimentos o también alguna enfermedad.

La distención abdominal o también llamada abdomen hinchado, puede producirse tanto en personas delgadas como con sobrepeso u obesidad, y aunque es más frecuente en mujeres también puede presentarse en hombres.

¿A qué se debe está distensión abdominal?

En la mayoría de los casos, se debe a algún problema digestivo debido a un consumo excesivo de alimentos, que se suele solucionar simplemente con un cambio en la alimentación.

Pero en otras ocasiones constituye un síntoma de alguna patología o de algún trastorno digestivo, atribuibles a un colon irritable, una intolerancia a la lactosa o una alergia al gluten, en el cual es necesario que cada persona examine su molestia con su médico para conocer el diagnóstico y poder solucionarlo rápidamente.

Encontrando la causa de la molestia, tenemos la solución

  • Intolerancia alimentaria:

Es cuando no somos capaces de digerir ciertos componentes de los alimentos como puede ser la lactosa, la fructosa o el gluten, entre otros. Estos elementos en vez de pasar al torrente sanguíneo, van directamente al intestino alimentando a las bacterias intestinales y por ende provocando dolor abdominal, diarreas y gases.

Solución: Es necesario realizar los estudios pertinentes pautados por el médico para conocer con exactitud el tipo de intolerancia y a partir de allí un nutricionista brindarle una dieta personalizada. Por lo general una de las pautas al principio es eliminar de la alimentación el componente rechazado y luego irlo incorporando progresivamente para probar tolerancia.

  • Síndrome de Colon Irritable o enfermedad de Crohn:

Se trata de enfermedades inflamatorias intestinales que lesionan el intestino y durante un episodio agudo de la enfermedad altera su funcionamiento provocando digestiones incompletas, diarreas, estreñimiento, dolor abdominal, gases.

Solución: Tener un buen diagnóstico y seguir una dieta personalizada pautada por el nutricionista.

  • Exceso o escasez de fibra en la dieta

Si ingerimos poca fibra (menos de 25-35 g/día) es probable que la materia fecal no adquiera un tamaño normal y se produzca estreñimiento y vientre hinchado con el pasar de los días.

Por el contrario, puede suceder que la ingesta de fibra sea excesiva, lo que produce una malabsorción de componentes haciendo que la materia fecal no se forme adecuadamente y se produzcan diarreas y distensión abdominal.

Solución cuando ingerimos poca fibra: Debemos ir incorporando en nuestra dieta la fibra, pero de forma progresiva para evitar que se vuelva a producir inflamación o malabsorción. Los alimentos que te ayudaran son los cereales integrales, legumbres, frutas y vegetales, lo ideal son 5 al día combinando crudos y cocidos. El consumo de agua a lo largo del día también es muy importante.

Solución cuando ingerimos mucha fibra: Debemos masticar muy bien los alimentos porque esto ayuda a aligerar el proceso digestivo. Reducir la cantidad de fibra dietética o fraccionarla a lo largo del día también es una buena solución.

Controlar la cantidad de legumbres que consumimos ya que son alimentos con alta capacidad de producir flatulencias, así como también no olvidarnos a la hora de consumirlos que antes se deben dejar en remojo la noche anterior, luego descartar el líquido, y cocinarlas bien.

  • Gases:

Lo que comemos, así como nuestros hábitos alimentarios influyen fuertemente en la aparición de gases y distensión abdominal. Por lo que la solución estará en modificar esos malos hábitos y evitar por unos días el consumo de algunos alimentos.

Solución: Comer poco, despacio y varias veces al día. Masticar bien los alimentos con la boca cerrada porque ayuda a que traguemos menor cantidad de aire.

Evitar las comidas ricas en grasas y las verduras flatulentas como la col, coliflor, brócoli, alcachofas, pimientos, el pan caliente, la pasta, las legumbres al dente, estas últimas deben consumirse bien cocidas, sin piel o en forma de purés o hummus.

Evitar las bebidas alcohólicas y con gas, refrescos, gaseosas, agua con gas o de sifón… reducir el consumo de chicles y edulcorantes.

Recuerda lo ideal es llevar una dieta lo más saludable posible, priorizando el consumo de alimentos naturales siempre pero mucho más cuando estamos con síntomas de distensión abdominal.  Además, es recomendable evitar la ingesta de productos ultra procesados por su alto contenido de sal, azúcar y grasa, los que producen la hinchazón abdominal.


FEET

Te puede interesar:
Dieta para evitar la retención de líquidos




Te puede interesar:
FODMAP, una dieta alternativa para personas con colon irritable


KOBIETA Z OWOCAMI

Te puede interesar:
¿La intolerancia a la fructosa significa no más frutas ni dulces?


health food

Te puede interesar:
¿Los antinutrientes en los alimentos son dañinos para la salud?

Tags:
alimentaciónnutricion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.