Aleteia

Covid entre los waorani, indígenas en el corazón de Di Caprio y Ruffalo

WAORANI
Shutterstock | fotos59
Comparte

Con la confirmación de un caso positivo vinculado a una joven embarazada, la pandemia también se propaga entre los pueblos originarios de la Amazonía

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

El coronavirus, que sigue sacudiendo a Ecuador, también ya es una realidad entre los indígenas waorani, comunidad que se ha hecho famosa en los últimos años por la férrea defensa -en cuanto a aspectos territoriales-  de actores de Hollywood como Leonardo Di Caprio o el propio Mark Ruffalo (Hulk).

Según informó el propio Ministerio de Salud Pública de Ecuador, el primer caso de Covid en esta comunidad indígena se dio a través de una mujer embarazada de 17 años, situación que genera más preocupación no solo por la expansión de la pandemia en la Amazonía, sino por la vulnerabilidad de estos grupos.

Por otro lado, en la zona donde ahora emerge la noticia del coronavirus,  recientemente se dio una situación compleja vinculada al derrame de crudo, hecho que también llamó la atención y generó un fuerte llamado a la acción.

 

“Estamos en riesgo”

A través de la ONG Alianza por los Derechos Humanos de Ecuador, reproducido por organizaciones como Waorani Resistencia Pastaza, se alerta que la propagación de este virus localizado en tres provincias (Napo, Pastaza, Orellana) “podría ser catastrófica y altamente letal”, principalmente entre los más ancianos, quienes –según la organización- “no poseen defensas que les permita resistir y generar anti-cuerpos para combatir varias enfermedades”.

Es por eso que se exhortaba de manera urgente a brindar atención humanitaria y en salud en el territorio waorani.

 

 

La respuesta de Ecuador

Además de haber trasladado a esta mujer a un hospital de Quito (sitio en el que permanecía aislada), se ha informado de manera inmediata qué se empezó a hacer para evitar la propagación del nuevo coronavirus entre estas personas.

“Como primera acción se localizó al presidente de la comunidad, Juan Enomenga, se explicó el objetivo de la intervención y se presentó al equipo de personal médico, de epidemiología y laboratorio que realizaría la toma de muestras en la localidad. Además, se acordó el acompañamiento de 2 habitantes de la comunidad para la localización de domicilios de los casos captados inicialmente”, expresa el Ministerio de Salud de Ecuador.

Al mismo tiempo, se hizo referencia a la denominada Ruta de la Salud Indígena Amazónica y el programa “Todos los Ojos en la Amazonía”, que implica, por ejemplo, la prevención, además del acceso a pruebas diagnósticas.

Así avanza el Covid en la Amazonía

En los últimos días el impacto de la pandemia en la Amazonía también se ha seguido de cerca gracias a la labor de organizaciones como la Red Eclesial Panamozónica (Repam). A través de su sitio web se puede seguir de manera constante el “mapa de los casos confirmados” (ver aquí).

Hasta este domingo 17 de mayo, en base al relevamiento hecho por Repam, en la Amazonía había más de 70.000 casos y el número de fallecidos superaba los 4.100. Entre los lugares más afectados aparecen jurisdicciones eclesiásticas como Vicariato de Iquitos (Perú); Diócesis de Roraima y Macapá (Brasil) y Arquidiócesis Villavicencio (Colombia).

En medio de esta compleja situación -países como Colombia han adoptado la decisión de un confinamiento total en la Amazonía para intentar ponerle freno a un brote que se ha disparado de manera fuerte- los espacios de acompañamiento y solidaridad también se hacen efectivos a través de diversas organizaciones.  La propia iglesia no deja de reflexionar y llamar a la acción.

De momento, los famosos waorani –pueblo que ha podido ser escuchado de la mano de actores como Di Caprio o el propio Ruffalo cuando ganaron una batalla legal para proteger la selva de la perforación petrolera- ahora también cobran notoriedad debido a la pandemia.

Pero más allá de este caso puntual, el llamado sigue siendo el mismo: seguir de cerca todo lo que acontece con estos grupos vulnerables, escucharlos y ofrecer asistencia. Abrir el corazón como lo ha hecho siempre también el propio papa Francisco, quien hace cinco años le regalaba al mundo la famosa encíclica «Laudato Sí» sobre el cuidado de la «casa común».

 

La Amazonía y su gente:

 

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.