Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 04 diciembre |
San Juan Damasceno
home iconHistorias que inspiran
line break icon

Al fin logra rezar con los agonizantes del hospital más grande de América Latina

ANDRES ESTEBAN LOPEZ RUIZ

Facebook | Padre Andrés Esteban

Jaime Septién - publicado el 18/05/20

El padre Andrés Esteban López puso en marcha los "Rosarios de la esperanza" para rezar por los enfermos que no podía visitar durante la pandemia. Pero este inquieto e insistente sacerdote ha conseguido lo que pretendía: entrar en el hospital

Comenzaba el mes de abril y el padre Andrés Esteban López, párroco de la Sagrada Familia, situada en el corazón de uno de los barrios populares de la Ciudad de México, el barrio de Portales, ponía en marcha, junto con otros sacerdotes de su misma parroquia y fieles católicos, los rosarios de la esperanza.

Ante la imposibilidad de penetrar en los hospitales públicos para atender espiritualmente a los enfermos contagiados por el Covid-19, el padre López decidió “adoptar” enfermos, enfermeras, camilleros, personal de limpieza y de vigilancia y rezar a la distancia las cuatro coronas completas del Rosario por cada uno de ellos.

La iniciativa fue acogida con fervor por cientos de fieles que rezaban los misterios gozosos por un doctor o una doctora; los misterios luminosos por un enfermero o una enfermera; los misterios dolorosos por los agonizantes y los misterios gloriosos por un miembro del personal de limpieza y de vigilancia de los hospitales.

La finalidad de esta campaña de oración es que la Virgen entre  «donde nosotros no podemos entrar” y consuele “a quienes están sufriendo”. Pero el padre López es insistente y quería él también entrar en el hospital.

A fuerza de insistir, el padre López logró doblegar la negativa de las autoridades de salud y la de los directivos del Hospital General de México, el hospital más grande de América Latina, y tras tocar puertas por casi un mes, finalmente obtuvo el permiso para rezar personalmente con enfermos en estado crítico.

ANDRES ESTEBAN LOPEZ RUIZ
Facebook | Padre Andrés Esteban

Quedarse a bordo

Los «Rosarios de la esperanza» surgieron cuando el padre López fue a confesar a una mujer que había sido contagiada del virus. La mujer logró recuperarse de la enfermedad pero el sacerdote pensó que habría muchas personas graves, aisladas, en los hospitales, y no tendrían quién las acompañara en la recta final de su vida.

También quería acercarse a los médicos. Ya se lo había dicho al periódico Desde la Fe: “Muchos médicos están sufriendo realmente, tienen miedo; pero ellos no tienen más opción que estar ahí, y la gran mayoría son verdaderamente valientes, porque aún a riesgo de contagio, han decidido quedarse a bordo del barco”.

ANDRES ESTEBAN LOPEZ RUIZ
Facebook | Padre Andrés Esteban

Al penetrar en la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital General, este sacerdote de 35 años cumplió su deseo más profundo: acompañar a los agonizantes con la bendición, los santos óleos, la oración y la misericordia de Dios mediante la absolución de sus pecados, y acompañar también al personal sanitario que los atiende.

Así describe lo describe El País: “Oró un momento en silencio y pasó a la siguiente habitación. Los médicos y enfermeras se paralizaron por un instante y se le quedaron viendo. Como si le dijeran: ‘¿Y este hombre qué hace aquí? Todo mundo quiere salir de aquí, pero usted quiere entrar’”.

Y remata el relato con este párrafo: “Y entonces empezó a predicar. ‘Para que termine esta pandemia, te rogamos, óyenos’. Las oraciones de(l padre) López pedían la salvación de los agonizantes. El eterno descanso para los fieles difuntos. Fe y fortaleza para el personal sanitario. Y la sensación de incomodidad y el miedo se esfumaron”.

ANDRES ESTEBAN LOPEZ RUIZ
Facebook | Padre Andrés Esteban

Un signo de esperanza

Con tres minutos por paciente para administrar la Extremaunción y la Absolución, el padre López se empieza a convertir en una figura conocida entre los médicos y algunos enfermos que todavía siguen con vida en Terapia Intensiva. También de los familiares que esperan afuera noticias.

“Tal vez no podamos remediar toda la amargura por esta pandemia, pero quizá podamos dar un signo de esperanza”, dijo a El País el padre López que, junto con otros dos sacerdotes jóvenes de la Sagrada Familia, ha llevado a los enfermos mensajes de familiares en botellas de agua o en rollos de papel higiénico.

Y para quienes quieran “adoptar” a la distancia a una de las personas inscriptas en el rosario de la esperanza, el padre López ha escrito la siguiente intención:

«Oh Jesús, por tu amor, por la conversión de los pecadores, por la salvación de las almas, te ofrezco este santo Rosario, y, hoy particularmente, lo ofrezco por aquella persona que está agonizando para que en compañía de la Virgen María seas tu quien reciba su alma en el momento de su muerte. Te ofrezco este santo rosario por los médicos, enfermeros, enfermeras, sacerdotes, religiosas y por todo el personal que trabaja en los hospitales cuidando a los enfermos. Recibe Jesús este Rosario de Esperanza y sálvanos.»
Tags:
coronavirusrosariosacerdote
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.