Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 27 noviembre |
Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Cómo salvarse?

Jeffrey Bruno | JTB | Aleteia

For being 'saved' in a 'practical' way.

Luisa Restrepo - publicado el 15/05/20

Te sorprenderá descubrir cuál es la única actitud que te permitirá llegar al cielo

Cuando trabajamos en el computador guardamos cada cosa que hacemos. De hecho, para estar absolutamente seguros, guardamos todo en otros dispositivos como un disco duro externo o un pen drive. Este es uno de los conceptos de “salvar” algo.

Otro puede ser ese concepto que nos devuelve a la infancia, cuando nos considerábamos “a salvo” si no éramos interrogados por el profesor, evitando así que nos encontrara sin preparación y sacar una mala nota.

En estos dos sentidos, salvar significa no perder, no olvidar, no fallar. Por lo tanto, podríamos decir que ser salvo significa ser dueño de la vida, de las cosas; ser el rey de lo cotidiano.

KING
Just dance|Shutterstock

En la vida de Jesús se nos dice que Él reina en la cruz. Paradójicamente, la cruz es el momento en el que está menos a salvo. De hecho, mientras está en la cruz, todos le dicen que se salve, que no falle. Se ríen de Él diciendo: «si eres el rey de los judíos, sálvate a ti mismo» (Lc 23,37).

Sálvese quien pueda

Las personas alrededor de Jesús están esperando, quieren ver qué pasa. Es la experiencia de todos los tiempos: sentimos la mirada de los demás, las expectativas, los juicios. Tenemos miedo de decepcionar o de ofrecer la oportunidad de que se rían de nosotros.

Se nos anima a competir, en comparación. Desde temprana edad se nos pide que demostremos cuán capaces somos, nuestro valor.

Y entonces experimentamos miedo, nos sentimos inadecuados e insuficientes. Nuestra vida pasa con la obsesión de demostrar que podemos hacerlo.

En realidad, esta lógica no nos salva, nos mata, nos hace infelices porque atrae nuestra atención hacia el objeto equivocado.

Borysevych.com/ Shutterstock.com

De hecho, Jesús escapa a esta lógica y combina el verbo salvar de una forma diferente. Su enfoque no está en cómo salvar la vida, sino en cómo salvar la de los demás. La mirada de Jesús no está obsesionada con sí mismo, por el contrario, está volcada a los otros.

El mundo nos muestra siempre que la opción es la auto salvación, básicamente pensar primero en nosotros mismos. Pero precisamente allí, cuando nos encontramos limitados por nuestras propias capacidades y fuerzas, incapaces de salvarnos, es que nos damos cuenta de que no podemos hacerlo por nosotros mismos.

Nuestra fe es una fe de salvación: no podemos solos, necesitamos ser salvados por Otro.

Sálvame

En ese momento es cuando caemos en la cuenta de que hay otra manera de conjugar el verbo salvar: la del buen ladrón, la del que reconoce que necesita ser salvado.

Solo esta pasividad nos abre las puertas del paraíso. La pasividad de dejar que el Señor entre en nuestra vida y la transforme.

SICK
Mongkolchon Akesin | Shutterstock

Para no ser olvidado y hacerse valer, el buen ladrón no intenta guardarse, no atrae la mirada hacia sí, sino que le pide a Jesús que lo recuerde.

De esta manera cumple la invitación que Él continuamente dirigía a sus discípulos: solo aquellos que pierden la vida por el Evangelio la encuentran. Solo los que se pierden como el grano de trigo dan fruto (Jn 12, 24-25).

Mientras más intentamos “salvar” nuestra vida, más la perdemos. Mientras más nos dejamos salvar, alcanzamos la plenitud.


VEILED CHRIST

Te puede interesar:
¿Por qué Jesús tuvo que morir para salvarnos? ¿Salvarnos de qué?

Tags:
salvacion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
WREATH
Maria Paola Daud
¿Has preparado ya tu corona de Adviento?
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.