Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 28 noviembre |
Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa
home iconEstilo de vida
line break icon

Qué hacer con niños hartos del confinamiento

UPSET CHILD

Shutterstock

Ignasi de Bofarull - publicado el 11/05/20

Es posible disciplinar a los menores de 6 años aunque ya lleven muchas semanas en casa

Hasta los dos años el niño obedece porque la madre le coge en brazos cuando algo anda mal o le toma de la mano para sacarlo de diferentes atolladeros. Y esto se puede hacer con cuidado sin pegar tirones ni gritos y menos aún golpes.

A partir de los dos y medio el niño comienza a ser protagonista de su disciplina. Es una época en que los niños son capaces de asimilar ciertas reglas y límites. Para disciplinar a los hijos no se trata de ponerse muy serios ni amenazantes. Es más bien una labor que apela más a la capacidad del niño de dejarse convencer que a una tarea que consiste en someterlo inflexiblemente a unas reglas.

El objetivo no es la disciplina en sí misma sino la orientada a la vida relacional. Es importante que el niño sea capaz de vivir con un cierto orden en familia, en el aula, y en otros ámbitos sociales.

No al castigo

Si esta tarea se hace bien desde el principio, se puede evitar el castigo, las palabras duras y los gritos que tanto daño pueden hacer a esa capacidad de dejarse convencer de la que hablábamos antes. Con el castigo se despertará el miedo en el niño.

Con el castigo físico no solo no arreglamos nada, sino que estropeamos nuestra relación con el niño. No hablemos pues de estrategias de refuerzo positivo ni de refuerzo negativo que, en lugar de disciplinar buscan adiestrar, casi domar, a un niño como se podría hacer con un perro.

El seguimiento de las reglas nacerá del buen trato, de la cordialidad, de la convicción. El niño querrá “hacer lo que dice mamá para que todos estemos más contentos”.Así crecerán los controles internos del niño, en el apego seguro, en un clima previsible y agradable. ¿Cómo?

Relaciones positivas

Construyendo unas relaciones positivas con el niño. Cuando un niño tiene relaciones afectivas positivas con los adultos que le cuidan (padres, cuidadores, maestros) este se sentirá mucho más inclinado a seguir las directrices del adulto.

Y las buenas relaciones tienen lugar cuando los adultos emplean suficiente tiempo para con él, para escucharle, para atender a las señales que emite, para jugar con él y responder a sus necesidades. La prisa no es buen consejera. Ignorar al niño tampoco.

Adaptarse

Es muy importante adaptarse al nivel del desarrollo del niño. Conviene por eso adaptar nuestras palabras para que nos entienda. Si el niño está muy cansado e irritable responderá más a los abrazos que le confortan que ciertas peticiones incomprensibles para él que aún le tensarán más.

Sencillez

Habrá que establecer sencillas reglas que el niño pueda entender y habrá que indicar cómo cumplirlas ofreciendo apoyo y seguimiento para el aprendizaje de estas reglas. La clave: paciencia y sensibilidad.

Orden

La disciplina también necesita un entorno organizado y ordenado (exterior/interior) donde el niño aprende y juega. Una casa organizada facilita el buen comportamiento y que el niño logre controlarse al contar con libros, juegos y otros materiales atractivos basados en sus intereses.

El niño que cuenta con juguetes adaptados a su edad tiene la posibilidad de jugar con más facilidad. Se animará por ejemplo a construir una torre con piezas de un juego de construcciones, lo que le permitirá concentrarse y aprender a autorregularse.

Un niño que juega con gusto sabe responder mejor a aquello que se espera de él y además es capaz de relacionarse mejor con sus padres o cuidadores y maestros.

Sin embargo, el caos en el hogar no ayuda nada.


KIDS

Te puede interesar:
Si no hacemos nada nuestro hogar se vuelve un caos

Rutinas

El día a día del niño debe construirse sobre la consolidación de unas rutinas y horarios que deben ser predecibles. En este orden el niño crece en seguridad y sabe qué sucede en cada momento y va adquiriendo hábitos tan necesarios en cualquier momento, también en los inciertos y cambiantes como este.

Su ansiedad decrecerá pues sabrá qué sucederá en cada circunstancia, y si no está ansioso se portará mejor. En este horario, las transiciones (por ejemplo, al pasar de cenar a dormir) deben ser anunciadas para que el niño se prepare a sí mismo sosegadamente.

Insistimos: el caos horario hace saltar todo por los aires. De ahí la disciplina. Y además aumenta la ansiedad y el estrés del ambiente.

Muy bien

El niño estará atento a las prescripciones cuando se le ofrezca un reconocimiento claro y un elogio proporcionado. En ese tono el niño se siente más inclinado a obedecer. (Y no olvidemos que buscamos su obediencia para que se obedezca progresivamente a sí mismo).

El aliento y el elogio deben expresarse de manera positiva, descriptiva y prescriptiva. El aliento y el elogio deben proporcionar información sobre el comportamiento conveniente del niño. Ejemplos: «¿Puedo decir que estás listo para ir a la cama pues has cenado la mar de bien y estás ahora mismo que se te cierran los ojos?”.

“Debes estar muy orgulloso de ti mismo por ponerte el abrigo solo”. El aliento y el elogio deben etiquetar los comportamientos, no el niño (por ejemplo, escuchar bien, comer bien, en lugar de eres un buen niño).

Reglas claras

Hay que usar directrices claras, directas y simples. Cuando se usan directrices claras es más probable que las sigan.

  • Conviene señalarle lo que debe hacer en lugar de reprenderle diciéndole lo qué no debe hacer.
  • También toca limitar el número de directrices.
  • Debe usar afirmaciones/preguntas precedidas por un “si pasa tal cosa/ entonces sucederá…que tu podrás”.De ese modo el cuidador ofrece consecuencias lógicas y naturales a las pautas que se le proponen al niño: “Si ya estás preparado con tu mochila ya podemos subir al coche y marcharnos”.
  • Estas prácticas ayudan a los niños a comprender que pueden tomar decisiones y que las decisiones tienen consecuencias. Estas prácticas ayudan a los niños a elegir, a ser libres, a tomar la iniciativa.

A pensar

Si algo anda mal y el niño no obedece es bueno proponer un tiempo de reflexión (time-out), sentando al niño en una silla quieto un rato separándolo sin aspavientos, con sosiego, del curso de la vida normal en el hogar.

No en el cuarto oscuro, desde luego, sino en una esquina en el comedor de casa.Pedagogos y psicólogos recomiendan estas medidas cuando los comportamientos son persistentes e inaceptables dado que es una solución no-invasiva en la medida en que no es un correctivo humillante.

Sin embargo, sí es una corrección clara y concisa. El tiempo de reflexión solo debe usarse si se cuenta con enfoques alternativos que enseñen a los niños qué hacer después de este aviso en lugar de la conducta problemática.

Juegos para toda la familia en tiempos de coronavirus

10 ideas para enseñar a los niños que valoren lo que tienen

Tags:
como criar a los niñoseducaciónniños
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.