¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Wilm Hosenfeld: El capitán nazi que salvó a “el pianista”

THE PIANIST
Focus Feature
Comparte

“Estoy tratando de salvar a todos”, escribió Wilm Hosenfeld en una carta a su querida esposa. Sobre este oficial de la Wehrmacht que ayudó a los polacos durante la Segunda Guerra Mundial, Wladyslaw Szpilman dijo: “el único hombre con uniforme alemán que he conocido”

Jorinde recuerda bien la carta que recibió de su padre en 1946 para su cumpleaños. “Quiero estar contigo este año. Qué suerte. Me levantaré temprano por la mañana, te prepararé un café, haré sándwiches, te marcharás, y dejaré que tu querida madre duerma. A lo largo de la guerra me harté de las preocupaciones y de trabajo.” Sin embargo, Wilm Hosenfeld nunca más hizo sándwiches para niños. Nunca ató tomates con ellos ni los plantó uno al lado del otro cerca del patio de la iglesia.

Annemarie Hosenfeld esperó con cinco niños durante siete años. Esperaba que su marido finalmente aparecería en la puerta. Como siempre, guapo, elegante, buena gente. Que alguna vez aquellos a quienes salvó la vida, le ayudarían a volver a casa.

Pero Wladyslaw Szpilman, gracias a quien el mundo conoció a Wilm Hosenfeld, no le pudo ayudar. Aún no sabía el nombre del buen alemán. En su diario sólo escribió que era “el único hombre con uniforme alemán que había conocido”.

Marido y padre

Mi familia es mi consagración, mi esposa e hijos son mis tesoros. No debo traicionarlos. 

Wilm (William) Hosenfeld nació en 1895 en Mackenzell. Durante la Primera Guerra Mundial luchó en la infantería alemana y fue herido varias veces.

Sin embargo, no era el ejército la vocación de su vida. Le encantaba trabajar con niños, así que se dedicó a la enseñanza. Él quería revolucionar la escuela alemana y, además de enseñar, educar. Él exigía, pero con amor.

Su bondad fue admirada por Annemarie Krummacher en el año 1918. El estaba encantado con su sensibilidad y delicadeza. Después de unos meses se comprometieron en secreto.

¿Por qué lo hicieron en secreto? Sabían que el matrimonio de un maestro católico del pueblo y una chica de una buena familia protestante se consideraría poco digno de aprobación.

Sucedió como lo habían previsto, pero su amor sobrevivió a los conflictos familiares y en 1920 se casaron por la Iglesia (Annemarie se convirtió al catolicismo). Tenían cinco hijos: Helmut, Anemone, Detlev, Jorinde y Uta.

Jorinde mencionó que cuando se dormía en los brazos de su padre y de repente se despertaba por su ronquido, él le respondía con una sonrisa: “No tengas miedo, aquí no hay ningún lobo.”

Durante el tiempo de la separación, Wilm envió docenas de cartas a la familia. Escribía sobre todo – sobre las cigüeñas polacas, los dilemas de los soldados, los sermones dominicales, la nostalgia. Pedía a los niños que estudiaran con dedicación, preguntándoles sobre su comportamiento y sus progresos. Y reafirmaba a su esposa su amor constante, y se preocupaba por si enfermaba.

Quiero unirme contigo en la oración; Dios os dará ánimo y fuerza, es el único consuelo que me llena. (…) Aguanta, mi querido y valiente Corazón; estoy contigo y estoy a tu lado. Que mi amor te levante y te cure pronto. ¡Que tengas la salud, besos para los niños! Te agarro a tu querida y delgada mano y me siento en tu cama, y te quito el pelo de la frente, y beso tus ojos tristes; duerme, mi Annemi, y recupérate, tu amado está contigo. Tu Wilm.

Soldado

Al principio le fascinaba la ideología nacionalsocialista. Estaba dispuesto a dar su vida por Hitler, a quien consideraba como un genio de la guerra. Pero cuando vio las actuaciones de sus compatriotas, cayó en la desesperación.

No quiero creer que Hitler quiera algo así, que haya alemanes que den tales órdenes. Sólo hay una explicación – están enfermos, anormales o están locos.

Llegó a Polonia en septiembre de 1939. Su primera tarea fue construir y establecer un campo de prisioneros de guerra en Pabianice, donde fueron enviadas 10 mil personas.

Hosenfeld trataba a los prisioneros con respeto. Hizo todo lo que pudo para aliviarlos un poco – permitió que sus familiares los visitaran y arregló liberaciones más tempranas. Defendió al Sr. Cieciora, entre otros, y esto le llevó a una profunda amistad con su familia.

Del mismo modo, ayudó a la rápida liberación del preso Joachim Prut y también se hizo amigo de sus familiares. Esta foto se tomó durante uno de nuestros encuentros.

Hosenfeld fue trasladado de Pabianice a Węgrowo y luego a Jadowo. En julio de 1940, fue destinado a Varsovia. Allí, entre otras cosas, estaba de guardia en la oficina del comandante de la ciudad y dirigía un complejo deportivo. Le encantaba el esfuerzo físico. Tomó nota: “No quiero explorar, el ejercicio fortalece internamente”.

Hosenfeld no cumplió órdenes contrarias a la fe católica. También incumplió la prohibición de asistir a las misas polacas y se confesó regularmente. Antes de la guerra era organista en su parroquia.

Cuando se enteró del futuro de los judíos del gueto de Varsovia, escribió:

Esas bestias. Perdimos esta guerra por este horrible asesinato en masa de los judíos. Hemos atraído una desgracia imborrable sobre nosotros mismos, una maldición duradera. No merecemos piedad, todos somos cómplices. Me avergüenza salir a la ciudad, todos los polacos tienen derecho a escupirnos a la vista. Todos los días mueren soldados alemanes por disparos, pero será aún peor y no tenemos derecho a quejarnos. No nos merecíamos nada más.

El hombre

Estoy tratando de salvar a todos los que tienen que ser salvados.

Los siguientes polacos rescatados por Hosenfeld fueron el Padre Adam Cieciora (fue contratado por la Escuela de Deportes bajo el nombre de Cichocki), Leon Warm, que escapó del transporte a Treblinka (también contratado), o el Sr. Koszela, que fue sacado por un oficial del transporte destinado a ser fusilado.

Y finalmente: Władysław Szpilman, el compositor y el pianista, que en el momento de su encuentro con Hosenfeld estaba a punto de morir de hambre. El alemán le traía comida, una colcha, un abrigo.

La conmovedora escena en la que Szpilman se sienta al piano por primera vez en tres años para tocar el Chopin nocturno del oficial alemán fue inmortalizada en el libro “Pianista” y en la película del mismo título.

WŁADYSŁAW SZPILMAN, ŻONA
Wojtek Laski/EAST NEWS
Władysław Szpilman z żoną Haliną, 2000 rok.

Por razones de seguridad, Szpilman no quiso saber el nombre del alemán, pero le dio el suyo. Unos años más tarde Hosenfeld lo hizo público en una carta a su esposa. Esperaba que los polacos que había salvado le devolvieran el favor y le ayudaran a volver con su familia.

W. Hosenfeld, W. Szpilman/Wikipedia

Prisionero

En enero de 1945. Hosenfeld fue enviado a un campo de prisioneros de guerra. Sucedió que en su regreso a Varsovia se le cruzó el violinista Zygmunt Lednicki. Este, en un arrebato de ira, gritó unas cuantas frases a los soldados, por las cuales dio a entender que era músico.

Un alemán flaco levantó los ojos ante estas palabras. Se acercó a la valla y le preguntó a Lednicki si conocía a Szpilman. Por supuesto que sí, pero antes de que pudiera oír el nombre del oficial, fue advertido por el guardia. Luego Szpilman trató de encontrar ese campamento, pero no pudo hacer nada.

En Minsk, Hosenfeld fue condenado a 25 años de prisión. En julio de 1947 sufrió un derrame cerebral. Estaba paralizado del lado derecho y tenía un trastorno del habla. Escribía cartas con la mano izquierda. Sufrió un segundo derrame en septiembre de 1948. Su estado mental se deterioró, perdió la esperanza de volver con su familia.

Las últimas líneas que cruzó con su esposa eran: “No te preocupes por mí. Hago todo que puedo, como las circunstancias lo permiten. Saludos a todos con mucho cariño, ¡Que vaya bien todo! Tu Wilm”.

Murió el 13 de agosto de 1952, rápidamente y sin dolor, tenía 57 años. Su aorta torácica se rompió. Fue enterrado en el cementerio ya hoy abandonado, cerca del hospital del campamento. Annemarie falleció 20 años después.

Wilm Hosenfeld fue premiado con la Cruz de Caballero de la Orden de Polonia y la Medalla de Justicia entre las Naciones.

Fuentes: La película “Gracias a él vivimos”; “Trato de salvar a todos”. La vida de un oficial alemán en cartas y diarios, 2007.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.