Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 01 diciembre |
San Nahún
home iconCuriosidades
line break icon

La isla con más epidemias y cuarentenas

ISLA DE FLORES

Jimmy Baikovicius-(CC BY-SA 2.0)

Pablo Cesio - Aleteia Uruguay - publicado el 07/05/20

Isla de Flores (Uruguay): Sabia en epidemias y “refugio” de María Auxiliadora

Año 2020. Costa de Montevideo, capital de Uruguay. Mientras de fondo –a través de diversos medios de comunicación- solo escucho y percibo las “voces del coronavirus”, decido por un instante aislarme y mirar por la ventana.

Sí es cierto, puede variar el clima, el movimiento del agua, el colorido del paisaje, pero siempre está ahí. ¿Compañía?, ¿fuente de inspiración? No lo sé. Lo único que puedo afirmar con certeza es que con el paso del tiempo me sigue cautivando.

Me refiero, querido lector, nada más ni nada menos que al faro de la Isla de Flores, una magnánima construcción (pero muy diminuta ante mi mirada) que ha servido de auxilio a lo largo de las décadas a muchísimos navegantes que se animaban a lidiar con las temidas aguas del Río de la Plata (en especial el Banco Inglés), pero también ubicado en un sitio cargado de historias de inmigrantes, cuarentenas, esperanzas y dolor.

Es que la Isla de Flores –a poco más de 20 kilómetros de la costa y hasta con alguna versión histórica que indica que debe su nombre al hecho de haber sido descubierta durante la Pascua Florida- guarda el privilegio de ser reconocida como lugar de referencia tanto nacional como regional a la hora de frenar la expansión de enfermedades graves del Siglo XIX como la fiebre amarilla, el cólera, la viruela, peste bubónica, entre otras.

ISLA DE FLORES
Magalí Rossini-(CC BY-SA 3.0)

Cuando la epidemia del cólera empezó a atacar cada vez con mayor virulencia a Uruguay a partir de 1865 se decidió –en medio de la terrible emergencia sanitaria- proyectar lo que se conoce como Lazareto (hospital aislado donde se tratan enfermedades infecciosas), iniciativa ampliamente aplaudida a nivel internacional y saludada por su capacidad de control epidemiológico para aquella época.

Es debido a esto que las personas que en aquel tiempo anhelaban llegar a Uruguay –principalmente provenientes de países europeos como España, Italia o Francia- debían tener antes una estadía por la Isla de Flores: concepto mejor conocido como cuarentena.

Como consecuencia, también, además de Lazareto, en los tres islotes que conforman la Isla de Flores se desarrollaron espacios para inmigrantes (hotel), oficinas, sitios para desinfección de los pasajeros, así como o cementerio, capilla y horno crematorio.

No en vano, a un reciente trabajo de reconstrucción virtual se ha denominado “La Isla del Purgatorio”, pues para muchos significaba el paso previo al cumplimiento del sueño de poder empezar una nueva vida tras dejar atrás el sufrimiento en el lugar de origen. Aunque muchos otros nunca la dejaron.

Con el paso de los años, mientras la función de sitio de cuarentenas comenzó a decaer, la Isla de Flores también supo albergar a presos políticos y funcionó como cárcel. Luego el sitio fue cayendo en el olvido, la decadencia y solo visitado –además de su flora y fauna- por sus “guardianes”, sus fareros.

Actualmente, está vigente el denominado Proyecto Isla de Flores (PIF) a cargo del Instituto de Investigaciones Históricas y Sociales del Plata (IIHSP) con el fin de otorgarle vitalidad a la isla.

Pero también el lugar ha ingresado desde 2018 al Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP) bajo la categoría Parque Nacional, siendo un lugar que perfectamente podría atraer más al turismo.

Más imágenes aquí (hacer click en galería): 

“Refugio” de María Auxiliadora

La Isla de Flores guarda otro curioso secreto, más allá de todo lo que podrían haber vivido muchos inmigrantes cuando la actividad se desarrollaba en toda su plenitud. El 6 de marzo de 2012 fue posible la colocación en la isla de una imagen –de tamaño natural- de María Auxiliadora, quien desde ese lugar protege y bendice a los navegantes del Río de la Plata.

ISLA DE FLORES
Matero Uruguayo-(CC BY-SA 3.0)

Pero la iniciativa tiene un trasfondo aún más sorprendente, pues la Isla de Flores fue la puerta de entrada a América de las primeras misioneras salesianas.

“Seis hijas suyas llegaron aquí pisando por primera vez tierras americanas”, reza una placa conmemorativa.

Efectivamente, en diciembre de 1877, luego de una escala en Río de Janeiro, donde había fiebre amarilla, las seis religiosas salesianas enviadas por Don Boscodesde Italia pisaron el nuevo continente tras arribar a la isla.

La situación generó incluso el envío de cartas tanto a Don Bosco como a Madre Mazzarello, religiosa con la cual el santo fundó el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora, siendo letras que forman parte del rico patrimonio testimonial en cuanto a las vivencias en cuarentena de las personas que tenían contacto con esta isla del sur del mundo.

A continuación el breve pasaje de una de las cartas dirigidas a Mazzarello el 14 de diciembre de 1877, cuyo original se encuentra en el Archivo Salesiano del Vaticano, pero cuyas copias fueron donadas al IIHSP y reproducidas en el libro “Lazareto Isla de Flores SOS” de Juan Antonio Pérez Sparano (2019) y vinculado al PIF.

“La llaman Flores, pero son tres islas unidas: en la primera hay otras personas, también en cuarentena; en la segunda estamos nosotros y está llena de caracoles y serpientes, ¡otro que flores! La tercera está llena de conejos, de gaviotas, de pájaros de los cuales no sabemos el nombre en italiano, y de vacas que matan a golpe de fusil, cuando no pueden proveerse de Montevideo a causa del viento que no permite que lleguen las barcas”.

Presente y futuro de la isla

Vuelvo a mirar por la ventana. El faro sigue ahí. Pero luego de este desahogo creo haber pagado una gran deuda personal. Contar alguna vez por qué este lugar sigue siendo tan atrapante, tan especial, tan actual (a pesar de todas las carencias y proyectos soñados).

Ojalá algún guionista -algún día- también lo pueda contemplar.


FIESTA GAUCHA

Te puede interesar:
¿Una Virgen entre los gauchos?: Uruguay y una popular fiesta criolla


URUGUAY

Te puede interesar:
Una iglesia, la primera fotografía que se tomó en Uruguay




Te puede interesar:
¿Quién es Jacinto Vera y por qué puede ser considerado «apóstol» de Uruguay?

Fuente consultada: Pérez Sparano, J.A, (2019), Lazareto Isla de Flores S.O.S historia de un naufragio anunciado, Montevideo, Uruguay, Tradinco.

Tags:
epidemiaturismo culturaluruguay
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
corazones.org
Reza hoy a la Virgen de la Medalla Milagrosa
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.