Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 05 diciembre |
San Sabas de Capadocia
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Cómo será la escuela tras la pandemia?

WEB2-EMPTY SCHOOL-CLASS-shutterstock_783666463.jpg

Shutterstock I DONGSEON KIM

Ignasi de Bofarull - publicado el 06/05/20

Pregunta difícil de respuesta incierta.

En la respuesta, uno corre el riesgo de responder más bien cómo quiere que sea la escuela en lugar de cómo será la escuela. Voy a intentar responder si no con todo el acierto, lo cual es muy difícil, sí con toda la lógica posible.

Consecuentemente ante una realidad tan intensa, tras estas largas semanas de confinamiento, la escuela debería comenzar repasando qué ha sucedido. Y tras este primer hito no perder ya el contacto con la realidad.

Responder en la escuela a las preguntas por la pandemia

Pienso en los alumnos de los tres últimos cursos de la escuela Primaria y sobre todo de la Secundaria.

Cuatro muros han impedido a estos estudiantes estar en contacto directo con una realidad llena de interrogantes que está hirviendo en la calle, en la prensa, en el mundo. Habría que tirar de este hilo para acercar la realidad a los estudiantes.

Creo que los más jóvenes son conscientes de que han vivido uno de los acontecimientos más trascendentes de las últimas décadas y llegarán a la escuela llenos de preguntas.

¿Dónde estoy? ¿Qué es una pandemia? ¿Un confinamiento? ¿Un virus? ¿Cuál es su origen? ¿Dónde está China? ¿Y la muerte? Más de un niño, de un chico, habrá perdido a un abuelo. Y entonces las preguntas se suceden: ¿Cuántos muertos? ¿Cuántos recuperados? Qué porcentajes? ¿Por qué?

SZKOŁA ONLINE
Maria Symchych | Shutterstock

¿Qué dice la historia y cuál es el papel de Dios?

Después vendrá la historia de las pandemias y habrá que regresar a la mortífera peste bubónica del siglo XIV (1348) que arrasó parte importante de la población de Eurasia. Y siglos más tarde, la mal llamada gripe “española” de 1918 (cuyo origen fue Estados Unidos) en la que, según algunos cálculos, se cobró más de 30 millones de vidas.

Finalmente aparece la pregunta por el mal en el mundo,por el destino o la providencia. Y para los mayores en la escuela Primaria y para toda la Educación Secundaria, cabe preguntarse qué papel ha jugado Dios en este asunto.

Mi respuesta es que no estamos ante un castigo divino, sino que Dios permite pruebas en función de la libertad de la que gozan los hombres.

Las asignaturas deben dar respuestas convergentes

Si nos fijamos, y sucederá, se generarán preguntas en todas las áreas y asignaturas. La contaminación, la emergencia climática exigen otra mirada tras esta pandemia. Se ha reducido a lo largo de todo el planeta la contaminación sobre todo en las zonas más urbanizadas e industrializadas.

Unas preguntas tiran de las otras: ¿cuándo llegará la vacuna?, ¿qué es la inmunidad ante el virus? Creo que la escuela, también, en Bachillerato, en la Universidad, en distintos foros políticos, científicos y de la sociedad civil va a repensarse el futuro. Solo algunos decidirán.

Y estas respuestas y planes de reconstrucción deben entrar en la escuela. Y estas preguntas y proyectos pueden dar mucho juego en el proceso de descubrimiento de la realidad que hay tras la educación.

SCHOOL
Antoniodiaz - Shutterstock

Cambio ético

Desde el punto de vista ético la escuela debe subrayar que el altruismo, el sacrificio, y, en ocasiones, la entrega de la propia vida, han jugado un papel capital al servicio del enfermo. Una tarea de cuidado que ha marcado el presente.

¿Cabe hablar de un cambio ético? Todos hemos admirado y aplaudido a los profesionales sanitarios y a todos aquellos que han estado al pie del cañón atendiéndonos estas semanas. ¿Deberíamos aprender de ellos y cuidarnos del otro, del prójimo de un modo nuevo? O seguir encapsulados en nuestro mundo a veces tan pequeño.

El don de la realidad

La escuela debe -sin alarmar, sin asustar a los chicos, sin exagerar- hablar de la pandemia apaciblemente y también destacar, en consecuencia, el don de la realidad que ahora empieza a vislumbrarse más allá de las cuatro paredes de casa.

La escuela debe enseñar, y lo hará creo, a crecer en gratitud ante la maravilla de la vida, ante el tesoro de la naturaleza. Todo será nuevo: la libertad de pasear, de ir de excursión, de, progresivamente, gozar con las piscinas y las playas en verano (este o el siguiente).

De redescubrir la belleza que hay detrás de cada hebra de vida. ¿Deberíamos aprender a cuidar más el tesoro de la vida?

SCHOOL, FRIENDS,
LStockStudio | Shutterstock

Aprender con esperanza

Sería bueno por tanto llenar el corazón de preguntas esperanzadoras también. Y habrá que hablar de la crisis económica del modo más inteligible posible, del crecimiento del paro y de la necesidad de afrontar estos retos preparándose muy bien en la escuela, estudiando, siendo curiosos, reflexivos, tenaces en nuestro trabajo.

Los niños de esta nueva escuela deben apreciar, se viene diciendo, el valor de formarse a diario para, en el futuro, contribuir, cada uno en su campo, a construir un mundo más justo, seguro y por supuesto saludable.

Despertar de un cierto sueño frívolo

Ha crecido nuestra vulnerabilidad. Los mayores lo sabemos. Quizá la tarea de la escuela sea despertar a los más jóvenes de un cierto sueño frívolo que los abocaba a pensar solo en divertirse y jugar.

¡Deben divertirse y jugar mucho y fundamentalmente en exteriores, naturaleza, deporte! Pero también deben, cada uno a su edad y ritmo, responsabilizarse y crecer en madurez.

Cuidar de la realidad entendida esta en sentido muy amplio. Y para esos es preciso dar paso a una escuela con muchas preguntas que generen mucho interés por la realidad, por la verdad de la realidad más allá de bulos y mentiras.

No solo ahora, sino a partir de ahora: también dentro de muchos meses cuando la pandemia esté algo olvidada.

Objetivo: conocer y cuidar la realidad y a sus habitantes

Temas: el planeta, la economía, la justicia, la verdad, la solidaridad, la familia, el manejo de la información. Hay faena.

Tags:
coronaviruseducación
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.