Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 02 diciembre |
San Habacuc
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Esta pandemia cambiará nuestra forma de trabajar?

PRACA

SHTTEFAN/Unsplash | CC0

César Nebot - publicado el 05/05/20

¿Cómo afecta el teletrabajo a la productividad?

A raíz de la pandemia del covid-19, muchos países han echado el cierre confinando a sus ciudadanos como medida sanitaria para evitar la propagación del virus. Esto ha llevado a reconsiderar los sistemas de trabajo.

En España la cantidad de empresas que han pasado al teletrabajo ha pasado del 4% al 88%, según revela un reciente estudio de la EAE Business School.

Desde el punto de vista económico, la organización interna de las empresas persigue la optimización de los procesos para optimizar su cuenta de resultados. Esta visión implicaría, que si antes de esta pandemia, no optaban por el teletrabajo era porque consideraban que el trabajo presencial era el proceso que les permitía maximizar sus beneficios.

No obstante, desde un punto de vista menos teórico, desde la teoría del comportamiento, las organizaciones empresariales no siguen necesariamente dinámicas optimizadoras perfectas. Antes bien, suelen desarrollar prácticas que les otorgan resultados y las siguen por inercia.

No cambiarían por costes de adaptación, salvo que no adaptarse hiciera que la organización incurriera en pérdidas y pusiera, por lo tanto, en riesgo su supervivencia en el mercado. En este sentido, ciertos cambios en los procesos de las empresas y en su comportamiento organizador podrían darse gracias a ciertos empujones o situaciones sobrevenidas.

La pandemia podría constituir uno de estos empujones que alteraría el comportamiento organizador de las empresas. Muchas compañías se han tenido que adaptar la teletrabajo, cuando hasta ahora, trabajar desde casa era algo impensable. Y no porque fuera técnicamente imposible, como queda patente, sino por inercias, falta de confianza y conocimiento en sistemas no presenciales que parecen escapar a la supervisión directa.

Una de las cuestiones relevantes consistirá en evaluar si la pérdida de productividad supuesta por la dificultad de supervisión directa será mayor que el abaratamiento de los costes que supone la presencialidad en el puesto de trabajo.

En artículos de investigación como el de Harker y MacDonnel (2012) destacaron la gran cantidad de estudios empíricos que demostraban que el teletrabajo aumentaba la productividad, fortalecía el compromiso organizacional y mejoraba el desempeño dentro de la organización.

Las mejoras tecnológicas y el desarrollo de las Tecnologías de Información y Comunicación han permitido ir mejorando estas evidencias en los últimos años.

La comunicación e-mail, la mensajería chat, el desarrollo de las videollamadas y videoconferencias compartiendo pantalla, el uso de herramientas online para la gestión y planificación del trabajo o el acceso a recursos de almacenamiento en la nube se han instalado como prácticas habituales en el teletrabajo y actualmente se han convertido en las aliadas necesarias para no interrumpir no solo el trabajo sino también la educación de los hijos en estos complicados tiempos de confinamiento.

Las familias que se han visto abocadas a aprender rápidamente, salvando incluso problemas técnicos. Esta adaptación resultaba difícil de imaginar hace apenas unas semanas.

Esta forzada ocasión, ante la amenaza de la pandemia, nos permite una oportunidad sin precedentes: el planteamiento extendido de las ventajas del teletrabajo en la productividad y la conciliación familiar.

El teletrabajo permite ahorrar tiempos de desplazamientos, riesgos de accidentes y, en consecuencia, también costes importantes. De ese ahorro de tiempos, puede surgir una mejor gestión de la conciliación de la vida familiar y profesional. Ese compromiso en la gestión amplía el grado de responsabilidad individual sobre el trabajo para orientarlo a la consecución de objetivos.

De esa manera, tal vez esta amenaza actual sea ocasión para transformar la organización del trabajo basada en la presencialidad física y temporal en un tipo de organización basada en la consecución de metas y la autogestión responsable del tiempo.

De igual manera que la internacionalización y globalización alteró la forma de administrar la organización del trabajo y los tiempos de empleo durante el siglo XX, tal vez podamos aprovechar en convertir la amenaza actual en oportunidad de cambio hacia nuevas formas de empleo.


WOMAN ON COMPUTER

Te puede interesar:
 ¿Y si el coronavirus nos enseña a conciliar?


WORK

Te puede interesar:
12 consejos para trabajar en casa exitosamente


MUM WORK

Te puede interesar:
¿Menos sueldo por el teletrabajo?

Tags:
conciliacióncoronavirusteletrabajotrabajo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.