¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Te quiero, mamá

FLOWERS
Gentileza
Comparte

En un regalo, no importa el dinero sino el amor que has puesto en él.

Día de la Madre. La situación de confinamiento no hacía fácil encontrarse con nuestras madres y abuelas a no ser que la familia viviera en la misma casa.

Pero el amor es ingenioso.

Miriam vive en la misma ciudad que sus padres, pero a un buen trecho de distancia. Con el confinamiento, además, están prohibidos los encuentros. Hay que mantener la distancia social.

Era imposible organizar, como en años anteriores, una comida familiar de las de mantel de celebración, aperitivo por todo lo alto, postre sorpresa y sobremesa interminable.

Miriam lleva años independizada, pero un detalle como el Día de la Madre no se le iba a escapar. De modo que organizó su jornada para hacer que la de su madre fuera especial.

Cero presupuesto, pero todo el amor del mundo

No había presupuesto: la crisis ha pasado factura a la familia, que desde hace años -como tantas familias en el mundo- lucha a brazo partido por salir adelante. Han aprendido a hacerlo con alegría. 

Cosas que no nos decimos

Pero el Día de la Madre no va de regalos caros ni de dinero en un sobre de “vale por lo que te apetezca”. Va de cariño y de agradecimiento. Va de muchas cosas que no se dicen a veces por vergüenza, porque se dan por sabidas, por no parecer cursis. Cosas que más de uno luego lamenta no haber dicho antes.

FLOWERS
Gentileza
El ramo de Miriam para su madre.

Miriam preparó la salida que el estado de emergencia, en la desescalada, permite para hacer un paseo una vez al día. El paseo tenía una clara línea de meta: la casa de sus padres. Lo más cerca que podría estar de su madre. No iba a poder entrar en el portal, ese portal que la ha visto crecer y madurar.

Por el camino, en uno de esos barrios nuevos de la ciudad donde alguien ideó una zona verde, pudo recoger varias flores silvestres. Sencillas, de colores, sin pretensiones.  Llevaba una goma del pelo y las unió: un poco de genista, un crepis, un trébol bastardo, vicia…

FLOWERS
Gentileza
El portal de la casa donde viven los padres de Miriam: el confinamiento no permitía encontrarse.

Con el ramillete improvisado, se acercó al edificio y llamó por teléfono. Se aseguró de que su ramo quedara bien atrapado entre el cristal y las rejas de la puerta de entrada.

Su madre no tardó ni medio segundo en bajar a buscar las flores y ver a su hija en la distancia.

FLOWERS
Gentileza
El ramo, entre el cristal y los hierros de la puerta.

Se lanzaron un beso al aire, intercambiaron unas palabras encendidas a pesar de la mascarilla y la madre subió enseguida a poner las flores en agua.

FLOWERS
Gentileza
Ya colocado en casa.

Encontró un tarro de mermelada vacío y limpio y pensó que era el jarrón perfecto para ese ramo rústico. A esa imagen se le llamará en las redes sociales raw beauty, la belleza en crudo, así, belleza tal cual, sin aditivos.

Y ahí estuvo la madre de Miriam, toda la mañana, llorando de alegría ante esas cuatro flores sin pretensiones pero llenas de sentido.

Habrá más días del año para decirse “te quiero”, pero saber que pase lo que pase, tu hija está ahí, es el mejor regalo que el mundo le podía haber hecho ayer.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.