¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El padre Naim: de las bombas de Irak al coronavirus en España

Comparte

El sacerdote que huyó del Daesh en Irak y ahora acompaña a enfermos con COVID-19 en Albacete (España)

En junio de 2014, el padre Naim Shoshandy enterraba a sus vecinos en Irak. Hoy, seis años después hace lo mismo en Albacete. Fin de lo comparable.

“Esto no tiene nada que ver con las bombas”, nos explica. Entonces rescataba cuerpos sin vida de escombros. Y sentenciado queda que no se puede comparar una guerra con la pandemia. Porque el padre Naim ha visto caer bombas.

Perdió a su hermano en la invasión de Mosul por el Daesh. Y en junio de 2014 tuvo que abandonar su ciudad, Qaraqosh, por la destrucción. En el bolsillo, un rosario, una cruz y poco más. Primero a un campo de refugiados. Después a España.

Hoy, a miles de kilómetros de su tierra, tiene el teléfono encendido a todas horas para atender a pacientes de la pandemia. La primera llamada que atendió fue la del Obispado, que demandaba sacerdotes para acompañar a enfermos por el COVID en el Hospital General de Albacete, el mayor de una de las provincias más golpeadas por el virus en España.  “Gracias a Dios aquí se ha permitido que un sacerdote pueda acompañar a los enfermos y rezar, porque hay sitios donde no se puede”, nos explica.

Gentileza

Varios son los sacerdotes que prestan este servicio en un hospital que, en el caso de Naim, queda muy cerca de su casa. De hecho su parroquia está al lado. Y asegura que ha tenido que despedir a feligreses de su Iglesia.

“He visto mucho sufrimiento en las familias, mucha soledad en los enfermos y en los suyos”, relata. En el hospital y en el cementerio, donde los funerales se han reducido a un puñado de familiares. “En el entierro no puedes dar un abrazo de pésame y la gente, en ese momento, necesita un abrazo”.

Y aún así, asegura que sólo recibe cariño. “Los enfermos me agradecen que  esté con ellos, sus familias también, la cercanía para darles esperanza y alegría”, explica el padre Naim.

Para el personal sanitario del hospital solo tiene aplausos, como los que cada día a las ocho de la tarde, lanzan los españoles desde sus balcones:  “Hacen todo lo posible para salvar vidas. Son, de verdad, santos”, concluye.

Considera que “todo no está en nuestras manos”, pero lo que llegue hay que afrontarlo con fortaleza. Él lo hace, dentro del hospital, tras un equipo de protección que le ha facilitado el servicio médico del hospital. Porque aunque no tiene miedo, sí todo el respeto. Y por ello,  sigue todos los protocolos: guantes, mascarillas y traje de protección.

Su teléfono suena casi todos los días. Cuando le llaman, dice, siempre está preparado. Dentro del mismo hospital no puede permanecer mucho tiempo. Reglas del estado de alarma que vive España. Para empezar, “no puedo entrar en el Hospital si no me he recibido la llamada correspondiente”, desgrana. Unas estrictas normas para evitar contagios que no permiten visita alguna a contagiados.  La de los sacerdotes es la única excepción, porque en el Hospital de Albacete, hay otros sacerdotes que como Naim acompañan a los enfermos.

“Hay gente que se pregunta: ¿Qué está haciendo la Iglesia en esta situación?”. Y él contesta: “Pues aquí estamos, la Iglesia también está aquí, cada uno aporta lo que puede, hay sacerdotes oficiando misa en las redes, en sus parroquias, incluso desde sus casas. Yo doy gracias a Dios por tener esta fuerza porque no es fácil,  no se están muriendo por bombas, pero es muy duro”.

Y aunque esta no es una guerra como aquella, su experiencia en Irak, asegura, le sirve para recordar que hay situaciones en las que dar ejemplo y ser fuerte.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.