Aleteia

Papa Francisco: Que Europa sea unida y fraterna

AP/FOTOLINK
Comparte

Su invitación en la misa de Santa Marta de este miércoles: El gris es muy traicionero, pidamos a Dios sencillez y la humildad para reconocer los propios pecados y así encontrar el perdón

En la misa de Santa Marta, papa Francisco, recordando la fiesta de santa Catalina de Siena, patrona de Europa, rezó por la unidad de Europa y de la Unión Europea, para que todos juntos podamos seguir adelante como hermanos.
En su homilía, invitó a pedir a Dios la gracia de la sencillez y la humildad para confesar nuestros pecados concretos y así encontrar el perdón de Dios.
Francisco presidió la misa en la Casa Santa Marta el día en que la Iglesia celebra la fiesta de santa Catalina de Siena, virgen, doctora de la Iglesia, patrona de Italia y de Europa.
En la introducción dirigió sus pensamientos a Europa, como lo ha hecho en otras ocasiones en estos días marcados por la pandemia de Covid-19:

Hoy es santa Catalina de Siena, Doctora de la Iglesia, patrona de Europa. Recemos por Europa, por la unidad de Europa, por la unidad de la Unión Europea: para que todos juntos podamos seguir adelante como hermanos.

En su homilía, el Papa comentó la Primera Carta de San Juan (1 Jn 1, 5-2, 2) en la que el Apóstol afirma que Dios es luz y si decimos que estamos en comunión con Él, también estamos en comunión unos con otros, y la sangre de Jesús nos purifica de todo pecado.

Y señala: el que dice que está sin pecado se engaña a sí mismo, pero si confiesa su pecado, Dios le perdona y le limpia de toda iniquidad.

El apóstol -dijo Francisco- llama a la concreción, a la verdad: dice que no podemos caminar en la luz y estar en las tinieblas. Peor es caminar en el gris, porque te hace creer que estás caminando en la luz y esto te tranquiliza.

El gris es muy traicionero. Lo contrario es la concreción de reconocer los propios pecados. La verdad es concreta: significa confesar los pecados no de manera abstracta, sino concreta.

Como dice el Evangelio de hoy (Mt 11, 25-30) en el que Jesús alaba al Padre porque escondió el Evangelio a los sabios y doctos y lo reveló a los pequeños.

Los pequeños -subrayó el Papa- confiesan sus pecados de forma sencilla, dicen cosas concretas porque tienen la sencillez que Dios les da.

También nosotros debemos ser sencillos y concretos y confesar nuestros pecados con humildad y vergüenza concretos.

Y el Señor nos perdona: debemos dar el nombre a los pecados. Si somos abstractos al confesarlos, somos genéricos, terminamos en las tinieblas.

Es importante -dijo el Papa- tener la libertad de decir al Señor las cosas como son, tener la sabiduría de la concreción, porque el diablo quiere que vivamos en el gris, ni blanco ni negro. Al Señor no le gustan los tibios.

La vida espiritual es simple, pero nosotros la complicamos con matices. Pidamos al Señor -concluye Francisco- la gracia de la sencillez, la transparencia, la gracia de la libertad y de conocer bien quiénes somos ante Dios.

A continuación, el texto de la homilía (transcripción no oficial):

En la Primera Carta del Apóstol San Juan hay muchos contrastes: entre luz y  tinieblas, entre  mentira y verdad, entre  pecado e inocencia.

Pero el apóstol siempre llama a la concreción, a la verdad, y nos dice que no podemos estar en comunión con Jesús y caminar en las tinieblas, porque Él es la luz.

O una cosa u otra: el gris es aún peor, porque el gris te hace creer que estás caminando en la luz, porque no estás en la oscuridad y esto te tranquiliza. El gris es muy traicionero. O una cosa u otra.

El apóstol continúa diciendo: «Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros».

Y aquí hay una cosa que puede engañarnos: decir «todos somos pecadores», como quien dice «buenos días», «feliz jornada», una cosa habitual, incluso una cosa social, y así no tenemos una verdadera conciencia del pecado.

No: soy un pecador por esto, esto, esto. La concreción. La concreción de la verdad: la verdad siempre es concreta; las mentiras son etéreas, son como el aire, no puedes agarrarlas. La verdad es concreta.

Y no puedes ir a confesar tus pecados de forma abstracta: «Sí, yo… sí, perdí la paciencia una vez, volví a perder la paciencia…», y cosas abstractas. «Soy un pecador».

La concreción: «Yo hice esto. Esto es lo que pensé. He dicho esto.» La concreción es lo que me hace sentir como un pecador en serio y no un pecador en el aire.

Jesús dice en el Evangelio: «Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, por haber ocultado estas cosas a los sabios y a los prudentes y haberlas revelado a los pequeños». La concreción de los pequeños.  

Es hermoso escuchar a los pequeños cuando vienen a confesarse: no dicen cosas extrañas, en el aire; dicen cosas concretas, y a veces demasiado concretas porque tienen esa simplicidad que Dios da a los pequeños.

Recuerdo siempre a un niño que una vez vino a decirme que estaba triste porque se había peleado con su tía…  Luego siguió. Le dije: «¿Qué has hecho?» – «Eh, yo estaba en casa, quería ir a jugar al fútbol – un niño, ¿eh? – pero la tía, la mamá no estaba allí, ella le dijo: «No, no salgas: primero tienes que hacer los deberes». Palabra más, palabra menos y al final le dije que se fuera a aquel lugar». Era un niño de gran cultura geográfica… ¡Incluso me dijo el nombre del país al que había enviado a su tía! Son así: simples, concretos.

También nosotros debemos ser simples, concretos: la concreción te lleva a la humildad, porque la humildad es concreta.

«Todos somos pecadores» es algo abstracto. No: «Yo soy un pecador por esto, por esto y por esto», y esto me lleva a la vergüenza de mirar a Jesús: «Perdóname». La verdadera actitud del pecador.

«Y si decimos que estamos sin pecado nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está con nosotros. “Es una forma de decir que estamos sin pecado es esta actitud abstracta: «Sí, somos pecadores, sí, perdí la paciencia una vez…», pero todo en el aire.

No me doy cuenta de la realidad de mis pecados. «Pero, usted sabe, todos, todos hacemos estas cosas, lo siento, lo siento… me da dolor, no quiero hacerlo más, no quiero decirlo más, no quiero pensarlo más».

Es importante que nosotros, dentro de nosotros mismos, pongamos nombre a nuestros pecados. …la concreción. Porque si lo mantenemos en el aire, terminaremos en las tinieblas.

Somos como los pequeños, que dicen lo que sienten, lo que piensan: todavía no han aprendido el arte de decir las cosas un poco envueltas para que entiendan, pero no se digan. Este es un arte de los grandes, que a menudo no nos hace ningún bien.

Ayer recibí una carta de un chico de Caravaggio. Se llama Andrea. Y me dijo cosas sobre él: las cartas de los chicos, de los niños, son hermosas, por su concreción.

Y me decía que había escuchado la misa en la televisión y que tenía que «reprocharme» una cosa: que yo diga «que la paz sea contigo», «y no puedes decir esto porque con la pandemia no podemos tocarnos». No ve que ustedes hacen así con la cabeza y no se tocan. Pero la libertad de decir las cosas como son.

Nosotros también, con el Señor, la libertad de decir las cosas como son: «Señor, yo estoy en pecado: ayúdame». Como Pedro después de la primera pesca milagrosa: «Aléjate de mí, Señor, porque soy un pecador».

Tener esta sabiduría de la concreción. Porque el diablo quiere que vivamos en la tibieza, tibios, en el gris: ni bueno ni malo, ni blanco ni negro: gris. Una vida que no complace al Señor. Al Señor no le gustan los tibios.

Concreción. No para ser mentirosos. Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonarnos: nos perdona cuando somos concretos.

La vida espiritual es tan simple, tan sencilla; pero nosotros la complicamos con estos matices, y al final nunca llegamos…

Pidamos al Señor la gracia de la sencillez y que nos dé esta gracia que da a la gente sencilla, a los niños, a los jóvenes que dicen lo que sienten, que no ocultan lo que sienten.

Incluso si es algo equivocado, pero lo dicen. También con Él, decir las cosas: transparencia. Y no vivir una vida que no es ni una cosa ni la otra. La gracia de la libertad para decir estas cosas y también la gracia de conocer bien quiénes somos ante Dios.

El Papa concluyó la celebración con la adoración y la bendición eucarística, invitándonos a hacer la comunión espiritual. A continuación, la oración recitada por el Papa:

“Creo, Jesús mío, que estás realmente presente en el Santísimo Sacramento del Altar. Te amo sobre todas las cosas y deseo recibirte en mi alma. Pero como ahora no puedo recibirte sacramentalmente, ven al menos espiritualmente a mi corazón. Como si ya te hubiese recibido, te abrazo y me uno todo a Ti. No permitas, Señor, que jamás me separe de Ti. Amén”.

Antes de salir de la capilla dedicada al Espíritu Santo, se cantó la antífona mariana del tiempo pascual «Regina caeli»:

Regína caeli laetáre, allelúia.
Quia quem merúisti portáre, allelúia.
Resurréxit, sicut dixit, allelúia.
Ora pro nobis Deum, allelúia.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.