Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 19 mayo |
Domingo de Pentecostés
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Amigos en el cielo? San Gregorio Magno nos revela un poco

Parable of Lazarus and Dives

Museum Catharijneconvent, Utrecht, Photo Ruben de Heer | CC0

Philip Kosloski - publicado el 27/04/20 - actualizado el 26/04/24

Es tan poco lo que sabemos del cielo, sin embargo, deseamos llegar a él y encontrarnos con los seres que hemos amado en la tierra, ¿de verdad, será así?

Sabemos muy poco del Paraíso, ya que no es tanto un “lugar” como una “experiencia”insondable. ¡Es la unión definitiva con Dios y eso es difícil de explicar con palabras! Sin embargo, varios santos han intentado imaginar cómo sería el Cielo, empleando la Biblia como punto de partida.

¿Qué pensaban los santos?

Por ejemplo, san Gregorio Magno observó la parábola de Jesús donde aparecen el hombre rico y Lázaro. Señala que Lázaro está junto a Abraham en el Paraíso.

El pobre murió y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham. El rico también murió y fue sepultado. En la morada de los muertos, en medio de los tormentos, levantó los ojos y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro junto a él.

(Lucas 16,22-23).

En sus Diálogos, Gregorio usa este episodio del Evangelio como evidencia de que nos reconoceremos en el Cielo, incluso si no nos vimos físicamente entre nosotros en la tierra.

Todos nos reconoceremos

Pero para los elegidos acontece algo aún más admirable, porque no solo reconocen a los que han conocido en este mundo, sino que reconocen como ya vistos y conocidos a los buenos que nunca han visto. Porque cuando vean a los antiguos padres en la herencia eterna, estos no les serán desconocidos a la vista, ya que siempre los han conocido en sus obras. Allí todos ven a Dios en una claridad común. ¿Qué podrán ignorar allí donde conocen a Aquel que lo conoce todo?

De esta forma, compartiendo una unión íntima con Dios, serán capaces de hablar y conversar con cualquiera que esté en el Paraíso, incluyendo los grandes personajes históricos y los santos. No sentiremos nervios por hablar con ellos, sino que será un profundo encuentro de amigos.

Una visión de esa nueva realidad

Gregorio también emplea un episodio de su vida como ejemplo, describiendo un hombre piadoso al que conoció y que tuvo una visión similar antes de morir:

Un romano piadoso de una vida muy digna de alabanza, que murió hace unos cuatro años, vio a la hora de su partida –según atestiguan otros hombres piadosos que estuvieron allí presentes–, a los profetas Jonás, Ezequiel y Daniel, y los llamó por sus nombres diciéndoles que eran sus señores. Afirmó que ellos habían ido a por él, y con los ojos bajos, en señal de reverencia, dejó su cuerpo. Este hecho da a entender claramente cuál será el conocimiento en la vida incorruptible, ya que este hombre hallándose todavía en su carne corruptible, reconoció a los santos profetas a los que ciertamente nunca había visto.

Preparémonos en vida para la muerte

Podemos felizmente pensar en el Paraíso y esperar con emoción el día en que estaremos unidos con Dios y tendremos oportunidad de hablar con tantísimos santos que hemos admirado estando en esta tierra.

Tags:
amigoscieloresurrecciónsantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.