Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 02 diciembre |
San Habacuc
home iconDesde Roma
line break icon

Coronavirus: "No hay palabras para consolar a un papá que pierde una hija"

SAD

Shutterstock | Photographee.eu

Ary Waldir Ramos Díaz - publicado el 25/04/20

Parte 2- El duro testimonio de un sacerdote en cuidados intensivos. La soledad de la muerte en tiempos de Coronavirus.

El Covid-19 golpea dos veces, independientemente de que el paciente esté infectado o que sufra otro mal grave. Esto por el sufrimiento físico y por la soledad de una muerte sin recibir el cariño y el último adiós de sus seres queridos.

“Es una de las cosas más fuertes que he podido vivir – comenta el padre Gerardo Rodríguez– el hecho de poder acompañar a un papá y a un hermano de una chica de 28 años que ha muerto dejando a una bebé de dos meses. Ella había sido mamá poco tiempo atrás”.

La joven no murió de Coronavirus, sino de una causa mortal distinta. “Pero el problema es que el Coronavirus ha bloqueado la posibilidad de poder hacer un funeral o de estar con la familia, poder darle la bendición como estamos acostumbrados”, contó el también capellán del Hospital Spallanzani, Instituto Nacional para Enfermedades Infectivas de Roma.

Un drama en el drama

“Tu pariente sube tal vez a una ambulancia y tu ya no sabes si lo vas a volver a ver o no. Eso es aterrador porque imagina lo que es morir – aparte que ya la muerte es difícil de digerir –  en total soledad, como sucede en estos casos.

No hay una función religiosa, para quien es cristiano, que te pueda acompañar. Yo lo que hago es ir a la morgue, recorriendo kilómetros adelante y atrás, para hacer la bendición de los cuerpos, de los cadáveres”.

El padre Gerardo cuenta cómo asiste a los pacientes asesinados por el Covid-19. “Acompañarles al menos con una oración, una bendición, a lo mejor hay uno o dos parientes máximo.

Muchas veces me ha sucedido que hacen una video llamada, del otro lado están los parientes conectados. Yo estoy solo con el cuerpo y con los de la funeraria. Y de este modo, a lo mejor desde la casa pueden participar, pero no es lo mismo”.

Inevitablemente existe una distancia corporal. “No les puedes consolar, como yo a menudo acostumbro, con el contacto físico: no les puedes abrazar, no les puedes dar la mano, no les puedes decir aquí estoy, yo te sostengo, no se puede, ¡es imposible!”, añadió.

“Se vuelve muy difícil, incluso para mí, pero para la persona lógicamente más. No te niego que para mí y mi ministerio es bastante complicado”, afirmó el sacerdote de la diócesis de Roma, nacido en Costa Rica.

No hay palabras para consolar a los familiares…

“Qué puedes decirle a un papá, a una mamá que acaba de perder a su hija de 28 años – quien había sido madre desde hace poco tiempo – qué palabras puedes decirle para consolarles.

¡No hay palabras! En ese momento, lo único que te queda por hacer es silencio y presencia,que el Señor hará el resto.  Rezas y no te queda más que hacer. Es la parte trágica de toda esta situación”.

Milagros…

También hay milagros en el Hospital. Hay personas que se han recuperado. “Tenemos el caso de uno de los primeros pacientes en Italia. Un hombre que estaba en coma, muy, muy grave. Precisamente, ayer hemos hablado. Él tenía ganas de confesarse y hacer la comunión. Él ya no es positivo. Ahora, podemos entrar a su habitación tranquilamente”.

Tras estar al borde de la muerte, las personas cambian su perspectiva. “Él me decía que en el fondo toda esta situación le ha servido para algo: Para ver mi vida, evaluarla de nuevo, saber qué es lo que estoy haciendo bien y pensar a tomar en serio toda mi existencia”, dijo padre Gerardo.

[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=HviIjfCl-mk&w=560&h=315]

Escala de valores

“Yo creo que es una de las cosas positivas que podemos tirar fuera de esta situación porque la escala de valores que teníamos en nuestra vida, a lo mejor no era la justa, ahora empezamos a entender que hay cosas en nuestra vida que tienen muchísimo más valor que antes: estar con la familia, tener la compañía de nuestros ancianos, conversar, estar juntos”, añadió.

Tags:
coronavirusdramahospitalmuertepapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.