Aleteia

Benito Menni, un precursor de la atención a la salud mental

BENITO MENNI
Fair use
Comparte

El santo reformador de la orden de San Juan de Dios

Su nombre de pila, Ángel-Hércules, parece hoy una premonición del espíritu y fuerza de san Benito Menni, el fundador de la Congregación de Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús.

Este hermano de San Juan de Dios ha pasado a la historia por su asistencia integral a los enfermos y por restaurar la orden hospitalaria.

Nació en Milán el 11 de marzo de 1841, el quinto de los 15 hijos de Luis Menni y Luisa Figini.

Aparte del ambiente familiar, 4 claves le ayudaron a entregar su vida a Dios y a los demás: unos ejercicios espirituales a los 17 años, los consejos de un ermitaño, su oración diaria ante una imagen de la Virgen y ver cómo los hermanos de San Juan de Dios atendían a los soldados heridos en Milán.

Así que dejó su trabajo en un banco y se ofreció como voluntario para ayudar a trasladar a esos soldados que llegaban de la batalla de Magenta.

A los 19 años entró en la orden hospitalaria de San Juan de Dios. Fue entonces cuando cambió su nombre por el de Benito.

En 1866 se convirtió en sacerdote. Pío IX le encargó restaurar en España la prácticamente extinguida orden hospitalaria.

Empezó abriendo el primer hospital infantil de España en Barcelona y con los años sus seguidores se multiplicaron en España, Portugal, México y todo el mundo.

En Ciempozuelos, España, Benito y algunas jóvenes iniciaron una institución sanitaria femenina dedicada especialmente a la asistencia psiquiátrica.

Era un momento de grandes carencias en la atención a los enfermos mentales, y aquel grupo se acabó convirtiendo en una congregación presente en 24 naciones con más de 100 centros hospitalarios.

Cuando murió, en Dinán (Francia) el año 1914, había creado 22 grandes centros entre asilos, hospitales generales y hospitales psiquiátricos. Sus restos descansan en la Casa-madre de la congregación que fundó de Ciempozuelos (España).

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.