Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 05 diciembre |
San Sabas de Capadocia
home iconEspiritualidad
line break icon

Cómo ser un sol para los demás

KIND

Public Domain

Carlos Padilla Esteban - publicado el 22/04/20

¿Es el otro el cielo o el infierno? Puede ser el paraíso cuando mi vida resucita con Cristo

En este tiempo de encierro sueño con volver a los lugares donde he amado tanto la vida. Es algo muy fuerte en el corazón que clama y lo llena de sueños.

Quiero volver a los lugares amados y con las personas amadas. Después de tanto tiempo sin abrazos, sin encuentros, sueño con una Pascua de reencuentros y abrazos.

Cincuenta días de luz, de volver a abrazar y a amar como Jesús ama. El otro día escuchaba:

«Una de las claves de la felicidad son los otros».

Contradice a Sartre que aseguraba:

«El infierno son los otros».

¿Es el otro el cielo o el infierno? Puede ser el paraíso cuando mi vida resucita con Cristo. Él lo hace posible. Quiero volver con los que amo. Vivir con ellos. Son mi camino al paraíso.

Es lo que Jesús hace en sus apariciones después de resucitar. Vuelve a su tierra amada, a sus raíces, a Galilea. Vuelve a los que ama y los abraza, y les dice que los ama.

Jesús se aparece a ellos con cuerpo glorioso. Se aparece y no le reconocen. Y en sus gestos de amor ven con más hondura y lo descubren oculto.

Jesús se manifiesta en ese gesto de amor que tenía para cada uno. Va a Galilea y allí, junto al lago, en su mar amado de Genesaret, donde amó la vida y llamó a los suyos, se reencuentra con ellos y de nuevo salen a pescar juntos. Jesús y sus apóstoles, sus amigos.

Además, ahora vuelve de un modo nuevo, con una esperanza nueva. No es volver a la vida de antes, a la misma pesca, al mismo horizonte estrecho. Todo se ha ampliado. Jesús hace en este camino de la muerte a la vida todas las cosas nuevas.

Yo espero que algo cambie en mi vida cuando todo esto pase. Me da miedo pensar que todo va a seguir igual. La misma red, la misma barca, la misma mirada. Seguro que será diferente.

Es lo que espero, lo que sueño, lo que pido cada noche al acostarme. Que cambien mis pasiones, mis prioridades. Que tome en cuenta lo importante y no me pierda en superficialidades que me dejan vacío. Que valore lo que tengo y no viva esperando lo que no es posible.

Miro mis redes vacías y veo cómo Jesús las llena cuando me parecía imposible. Él prepara la comida para mí en la orilla como hizo un día para ellos. Lo hace esperándome, esperándolos.

A mí me espera siempre. He visto cómo Juan ve a Jesús de lejos y lo reconoce: «¡Es el Señor!». ¡Qué mirada tan pura! Ve a Jesús oculto en esa apariencia desconocida, nueva, resucitada. Es Él por fin que ha vuelto y está vivo.

Es Jesús que viene a mi mar, a mi vida, a mi barca. Le pido que me ayude a abrir los ojos para reconocerlo vivo entre los muertos.

Juan grita al reconocerlo. ¿Y Pedro? Él se lanza al agua. Parece que sí ha creído en esa mirada de amor de Jesús en casa de Caifás, cuando negó tres veces y lloró. Pedro corre hacia Jesús, desnudo, despojado ya de todo mérito y de todo poder. Ya no es el vencedor, sino el derrotado.

SIMON PETER
Waiting For The Word | CC BY 2.0

Y Jesús sólo le pregunta si lo ama. Me toca el corazón esa pregunta. Jesús necesita el amor de Pedro. ¡Qué alegría ese encuentro para los dos! Así va a ser para mí.

Jesús vive y se acerca a mí en medio de mi rutina. Me espera en la orilla de mi vida, cansado del trabajo, de este tiempo de encierro, de estas horas que pasan. Viene a la orilla de mi mar a decirme que me ama y quiere saber si yo le amo.

Se aparece en medio de mi actividad cotidiana. Y sólo me pregunta si lo amo. Y yo, que soy torpe, que tengo miedo y he vivido la muerte y el dolor, yo que soy de barro, y tengo manos de barro, dudo. No siempre lo reconozco ni lo amo.

Creo en Él y lo espero. Pero no siempre distingo sus manos, ni sus pies, cuando camina y habla a mi lado. No escucho su voz o la confundo con otras.

Me gustaría verlo como Juan. Y creer en los que lo ven como Pedro. Necesito comer con Él en la orilla. Ese mismo pescado que he pescado con Él.

Necesito decirle desde mi limitación: «Tú lo sabes todo, Tú sabes que te quiero».

Jesús llena de sentido mi vida entera. En estos días renuevo mi vocación, la llamada que escuché en mi alma un día. Me la vuelve a gritar para que no me olvide.

Él ha caminado a mi lado tantas veces. Él ha sanado mi corazón herido en medio de mi dolor. Él ha cenado conmigo para que nunca me sienta solo.

Él ha cargado con mi fragilidad humana cuando yo pensaba que podría hacerlo yo todo solo. Él ha creído en mí incluso cuando nadie más creía, ni siquiera yo mismo. Él ha soñado conmigo en sus sueños más vivos. Y me ha amado sin medida.

Y ahora me recuerda cuánto me ama y me enseña a vivir de un modo nuevo, a su manera, ya no a la mía. Esa es la fuente de mi alegría pascual.

Soy un hombre nuevo, porque Jesús ha resucitado en mí cambiando mis formas y el fondo de mi alma. Merece la pena vivir con Él. Eso es la Pascua. Es el reencuentro con aquel al que amo y está vivo.

No permaneció en la tumba donde lo enterraron. Ahora está vacía. Jesús vive dentro de mí, en cada alma que le ha dicho que sí desde su pobreza.

Vive en mí casi sin yo saberlo. Abrazo esta vida nueva y quiero dar alegría a los que tengo a mi lado. Soy para ellos su cielo, no su infierno. 

Tags:
cielocomunidadencasafelicidadrelaciones amorosas
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.