Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 04 diciembre |
San Juan Damasceno
home iconHistorias que inspiran
line break icon

"No te olvides de llamarme mañana, por favor"

Shutterstock

Dolors Massot - publicado el 20/04/20

Una madre de familia española crea un grupo de voluntarios que atiende a ancianos solos. La iniciativa se ha extendido a Argentina y los voluntarios aumentan cada día.

Pilar de Beas es una madre de familia madrileña que ha convertido la etapa de confinamiento en una ventana para muchos ancianos que sufren la soledad. Conoció recientemente al párroco de Villabrágima, un pueblo de 1.000 habitantes de la provincia de Valladolid donde la pandemia del coronavirus ya ha segado vidas.

Este sacerdote, Francisco Casas, estaba preocupado porque a causa del coronavirus en el pueblo las familias están fuertemente aisladas.

Las autoridades quisieron frenar el contagio en el pueblo, después de detectar más de 11 casos y de que se produjera una muerte. Pero el confinamiento ha hecho que muchos ancianos queden solos y sin posibilidad de recibir las habituales visitas o las conversaciones con los vecinos. Los efectos de este aislamiento van más allá de lo físico.

El párroco pidió a Pilar oraciones por una persona fallecida y ella quedó con una inquietud: «Pensé qué podríamos hacer desde Madrid para paliar la soledad y la falta de apoyo a esos ancianos que se están quedando solos. Es fácil que se pongan tristes, que no tengan a quién comentar sus preocupaciones, y que les tiente la desesperanza de pensar que ya nadie en esta sociedad se acuerda de ellos».

Una solución sencilla

Esta mujer, católica que vive la espiritualidad de Schoenstatt, ideó un sistema sencillo pero que está resultando un éxito: las llamadas de teléfono.

Un equipo de voluntarios se turna para llamar a diario a los ancianos. «En unos minutos se hacen amigos del alma. ¡No te imaginas la de cosas bonitas que suceden! A estos abuelitos les ha cambiado la vida», comenta.

Llamados a dar su tiempo a los que necesitan hablar

Ya son 40 ancianos y el equipo de voluntarios no para de crecer. «Vamos por los 300. Muchos jóvenes y personas de mediana edad -explica- se han sentido llamados a dar su tiempo para los mayores. Hablan con ellos, les escuchan, comparten sus historias… y ves que a los ancianos les hacía mucha falta».

«No te olvides de llamarme mañana, por favor»

Ayer, sin ir más lejos, «una señora -comenta Pilar- me dijo: te has equivocado de día, tú me llamas los miércoles y hoy es martes, pero conversemos ahora y no te olvides de llamarme mañana también, por favor».

También en residencias

Así Pilar ha puesto en contacto a voluntarios con ancianos que viven en sus casas y también en residencias, pero no faltan los obstáculos. «En las residencias ven con buenos ojos lo que hacemos pero, por la ley de protección de datos, no nos pueden facilitar información sobre sus ancianos. Es una pena».

Ha conseguido, sin embargo, que una abuelita hablara con otros mayores de su misma residencia «y son ellos los que nos han pedido, por iniciativa suya, que algún voluntario se comunique con cada uno».

También en Argentina

Con este sistema de voluntariado ha llegado a atender a ancianos de Argentina. Ahora que está en marcha este equipo, Pilar cree que «nos ha hecho descubrir un modo de ayudar a las personas que están solas, más allá de la situación de confinamiento. Nuestra sociedad lo necesita», añade.

«Queremos llegar a más»

Ella misma, ha puesto a disposiciónsu correo electrónico para facilitar que personas mayores, entidades o residencias de ancianos puedan recibir estas llamadas de apoyo. «Queremos llegar a más», dice Pilar. Quien quiera puede escribirle a pilardebeas@hotmail.com.

«No podía quedarme de brazos cruzados»

Pilar es madre de 6 hijos y abuela de 6 nietos. No le sobra el tiempo de dedicación a su familia pero asegura que «emprender este voluntariado es algo que debía hacer. No podía quedarme de brazos cruzados y ya se ve que, como yo, muchas otras personas también se han puesto manos a la obra».


JAIL

Te puede interesar:
Un sacerdote canadiense se ofrece a entrar en la cárcel para llevar adelante su ministerio durante la pandemia


ABC

Te puede interesar:
«¿Sabes de otra manera de morir mejor que dando la vida por los demás?»


NUNS

Te puede interesar:
«En algunos monasterios de clausura empiezan a pasar hambre»


CAPTAIN TOM MOORE

Te puede interesar:
100 vueltas al jardín que salvan vidas


ELDER

Te puede interesar:
Monjas polacas reemplazan al personal de un asilo de ancianos afectado por COVID-19

Tags:
ancianosargentinacoronavirusespañainiciativasoledadsolidaridad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.