Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 04 diciembre |
San Juan Damasceno
home iconCultura e Historia
line break icon

Edith Stein, enfermera en un hospital de infecciones respiratorias

Miriam Díez Bosch - publicado el 16/04/20

Antes de su conversión al cristianismo

La conocemos por ser filósofa, copatrona de Europa, judía convertida al cristianismo, monja carmelita. Pero la pensadora Edith Stein (1891-1942) , la mente brillante que disertó sobre la empatía y sobre el estado y la noción de pueblo, durante la 1a Guerra Mundial, abandonó los libros, lo dejó todo y se fue de voluntaria enfermera.

Justo un mes de abril, como el nuestro. Era el año 1915. El hospital militar de Mährisch-Weisskirchen en Austria estaba lleno de enfermos y heridos.

Cuando inicia la 1a guerra mundial reconoce que “ahora ya no tengo una vida propia». Se apuntó a un curso de enfermería en el hospital donde trabaja su hermana Erna, determinada a ir a servir a su pueblo en guerra. Los hombres en aquel momento histórico se fueron de soldados o de voluntarios. Ella no quiso ser menos, por la conciencia que tenía de trabajar para el bien común, y también para no quedarse indiferente a lo que estaba ocurriendo.

La madre de Edith Stein, una severa viuda judía que llevaba el negocio familiar, se opuso a la idea de servir como enfermera, pero ella fue igualmente. Su madre le dijo claramente que no iría con su consentimiento, y Edith replicó que lo haría “sin tenerlo”. Al cabo de pocos días, mientras hacía la maleta para irse, la madre, que había estado preocupada y silenciosa después de esta disputa familiar, la ayudó con los preparativos.

También un profesor de griego de Edith Stein quiso disuadirla, diciéndole que ya que no tenía padre (el padre de Edith murió cuando ella era muy pequeña), se sentía con el deber de decirle, como si fuera su padre, que la reputación de las enfermeras en estos hospitales no era buena. Edith tampoco le hizo caso y se fue.

Escribe ella misma: “Se me asignó el Pabellón de enfermos del tifus… A los dos semanas de estar en este pabellón, me tocó servicio nocturno… La pequeña polaca me vino a buscar llena de miedo, en la primera noche, para atender a un moribundo. Yo avisé rápidamente al medico que estaba al lado también de guardia entre tanto le puse una inyección. Era la primera vez que veía morir a alguien”.

Su labor era atender a los ingresados en la sección de enfermos de tifus y prestaba servicio en el quirófano, viendo morir a hombres en la flor de su juventud. Al cerrar el hospital militar en 1916, siguió al filósofo y maestro Edmund Husserl a Friburgo donde obtuvo el doctorado con una tesis Sobre el problema de la empatía.

Lo que pasó después es más conocido. Esta pensadora de origen judío conoció el cristianismo, entró en el Carmelo de Colonia (su nombre religioso es Teresa Benedicta de la Cruz), dejó una obra filosófica ingente y en pleno delirio nazi fue trasladada a Auschwitz, donde fue exterminada en 1942. El 9 de agosto es su fiesta, y es una de las copatronas de Europa. Juan Pablo II la proclamó santa en 1998.


SONY DSC

Te puede interesar:
Papa Francisco: La valentía Edith Stein, ejemplo contra la perversión ideológica


WOMAN READING NEWS

Te puede interesar:
7 citas de Edith Stein que toda mujer debería leer


Edith Stein , estudiante en Wroclaw (1913-1914).

Te puede interesar:
Edith Stein: Filósofa, monja y mártir




Te puede interesar:
DIVINA ADIVINANZA ¿Qué sabes de Edith Stein?

Tags:
enfermerahistoriasantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.